General

Cambio climático: más -y más preocupantes- informes, datos, … (hacia París 2015-1)

Feb 17 2014

Josep Xercavins Valls*

¡Nunca había visto una expectación similar ante una reunión que debe celebrarse dentro de dos años! Efectivamente, del 2 al 13 de diciembre de 2015 tendrá lugar en París la COP 21 (la 21 reunión de la Conferencia de las Partes firmantes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático – UNFCCC ) .

Es bien sabido también que en esta reunión la comunidad internacional debería aprobar los nuevos objetivos e instrumentos para , definitivamente , luchar seriamente contra el cambio climático. He escrito a menudo sobre el tema y sigo muy preocupado (por decirlo suave) por lo que creo que será un nuevo fracaso como el de Copenhague 2009. Quizá por eso ya quiero empezar a escribir a partir de ahora y sumarme, humildemente, a la avalancha de iniciativas de todo tipo que intentan cambiar esta extendida pesimista previsión.
Hoy lo haré tocando tres aspectos : primero el de determinados foros que ya han tenido lugar o tendrán durante este 2014 y que dan una primera medida de la importancia que todo el mundo parece dar al tema; segundo el tema de diversos últimos datos significativos sobre el tema en cuestión; tercero ,y contrastando claramente con las dos perspectivas anteriores, la de cómo la mayoría de los gobiernos de los estados importantes del mundo no sólo no parecen ponerse a la altura política de la reunión del 2015, sino que, al contrario, siguen mirando sus intereses -como si el tema no fuese con ellos- e incluso continúan incrementando políticas nacionales concretas que empeoran, desde varios puntos de vista, las raíces del problema que tenemos !

Del Foro de Davos en la AG de las NNUU

No hace muchos días que el año ha comenzado con la cita habitual del Foro Económico de Davos (poco sospechoso de catastrofista; esa palabra que tanto se ha utilizado y se utiliza para desacreditar la preocupación por el tema). Como es habitual, allí, se ha presentado el correspondiente informe anual » Globales Risks Report 2014″ que se puede encontrar en: http://reports.weforum.org/global-risks-2014/
y del que sólo quiero extraer la siguiente cita textual ( las negritas son mías y casi lo dicen todo, si se tiene en cuenta quién lo dice) de la página 9:

«Los riesgos que se consideran de alto impacto y alta probabilidad lo son en su mayoría alrededor del medio ambiente y de naturaleza económica: mayor incidencia de fenómenos meteorológicos extremos , el fracaso en la mitigación del cambio climático y la adaptación, la crisis del agua , la disparidad de ingresos severa, el estructuralmente alto desempleo y el subempleo y la crisis fiscal en las principales economías » .

Por otra parte, este 2014, durante los días de apertura de la sesión 69 de la Asamblea General de la ONU (como siempre en septiembre en Nueva York), a la que suelen asistir numerosos jefes de estado y de gobierno del mundo, se celebrará, en principio el día 23 de septiembre, una Cumbre extraordinaria sobre el Cambio Climático, hospedada por el SG de la ONU: «Pretende ser un momento clave para elevar la ambición y la voluntad política en el camino a la COP 21 en París en diciembre de 2015».

De esto podemos estar seguros: ¡de encuentros, informes, etc. no faltarán! La cuestión es si, a veces, tanta iluminación nos ayuda a ver más claras las cosas.

El informe de la Organización Mundial de la Meteorología, OMM – WMO , y algunas «señales vitales» del Worldwatch Institute , WI
Una nota de prensa del pasado 5 de febrero de la WMO, en relación a uno de sus informes, me ha llamado especialmente la atención y transcribiré, siempre textualmente hoy, algunas afirmaciones que me parecen especialmente significativas y que serían, sin duda , justificativas plenamente del calificativo de alto riesgo del informe de Davos .

«El 2013 entre los 10 años más cálidos registrados» – desde que se tienen medidas reales de temperaturas: 1850 en todos los casos – .»Empatado con el año 2007 como sexto año más caluroso.» «13 de los 14 años más calurosos lo han sido durante el siglo XXI. Los años más calientes han sido el 2010 y el 2005. Otro año más caluroso es en 1998 donde hubo un excepcionalmente fuerte año del «niño». Ni el «niño» ni la «niña» -conductores principales de la variabilidad climática natural – estuvieron presentes en el año 2013, lo que lo transforma en el cuarto año más caluroso, cuando no hay dichos fenómenos, desde 1850″.
Ya nadie con dos dedos de frente pone en duda que todo este calentamiento es debido al efecto invernadero que se manifiesta por el continuado crecimiento de la concentración del CO2 (y de otros gases de efecto invernadero) en nuestra atmósfera. En este sentido «las señales vitales» del WI del pasado 27 de noviembre dicen, también textualmente,:

«Principalmente como resultado de la combustión de combustibles fósiles, así como la deforestación y el cambio de usos del suelo, la concentración media atmosférica de CO2 se sitúa en aproximadamente 393,9 partes por millón (ppm) en 2012, un aumento de más del 40 por ciento desde 1750 y del 24 por ciento ya desde que la Institución Scripps de Oceanografía comenzó a llevar registros en 1959; a inicios del 2013 el promedio de, de enero a septiembre, es 396,2 ppm. Los científicos vienen reclamando que se necesita que la concentración de CO2 se reduzca por lo menos a 350 ppm, si esperamos mantener un clima similar al que ha dado lugar a la civilización humana hasta la fecha. La concentración de CO2 atmosférico aumentó en 2,2 ppm en el año 2012 solamente, superando el incremento medio anual en los últimos 10 años. »

Tendremos que esperar todavía hasta el verano para tener la tercera parte del quinto informe de valoración (AR5 – Assessment Report 5) del IPCC, para que todos estos datos e informaciones acaben de engranarse y ,sin duda, den la peor fotografía que hayamos tenido nunca del conjunto de la problemática del cambio climático.
Todo ello, en teoría, para poner a toda máquina los motores de la negociación que debería terminar en París a finales del 2015.

¿Y mientras tanto que hacen los gobiernos de los estados del mundo? ¡A la luz del World Energy Outlook 2013 del pasado mes de noviembre!

Pues bien, según este informe de la IEA (Agencia Internacional de la Energía), que incorpora todas las medidas que los gobiernos del mundo han anunciado en materia de energía y mitigación del cambio climático, en una perspectiva 2035, el petróleo seguirá fluyendo de manera creciente para alimentar el aumento esperado del consumo que superará los 101 millones de barriles diarios para el año mencionado (habiendo crecido por tanto en unos 12 millones de barriles diarios). Este consumo se concentrará muy principalmente en el transporte y la petroquímica. Todo el aumento esperado de la extracción de crudo provendrá de los yacimientos no convencionales: petróleo extra pesado, arenas asfálticas, plataformas submarinas, etc. El petróleo convencional, el cual ha alimentado el crecimiento económico durante el último siglo, y pasado ya el «peak oil y la meseta correspondiente», continuará su declive y podrá ofrecer, como máximo, 65 millones de barriles diarios. El coste del crudo para esa fecha se situará en torno a los 128 dólares por barril, que es lo que hará viable la explotación de los yacimientos no convencionales. Sobre todo, y ahí quizás radique lo más importante de todo, esto será posible porque los gobiernos del mundo continuarán subsidiando la producción de petróleo, que en el año 2012, supuso unos 544.000 millones de dólares (5 veces más que el total de la ayuda Oficial al Desarrollo en el mundo – el famoso 0,7%). Escandaloso.
Véase http://www.worldenergyoutlook.org/publications/weo-2013/

Mientras tanto los subsidios para la producción de energía renovable limpia, como los propios objetivos concretos de tantos por cientos deseados de las mismas, bajan incluso en la UE, hasta ahora la líder en estas políticas .

Así, de un vector energético mundial en el que el 82 % de la energía primaria es de combustibles fósiles (como viene sucediendo desde hace 25 años), de acuerdo con este informe, por el año 2035 sólo podemos esperar que este porcentaje catastrófico vaya al 75%.
¡No parece que nada vaya por un buen camino!

*Profesor Universidad Politècnica de Catalunya, UPC. Presidente de la “asociación proyecto Gobernanza Democrática Mundial – apGDM”

admin