General

EEUU el peor » amigo» del multilateralismo; la Gobernanza económica mundial paralizada

Abr 7 2014

Josep Xercavins Valls*

La afirmación que titula este post de hoy podría ser el título de una película que ya tenemos bastante vista y repetida: ¡otra de las películas de siempre!

Pero estos últimos meses estamos viviendo uno de los ejemplos más claros, una de las películas más malas, de una tendencia, de una realidad, que empeora día a día y en temas siempre muy importantes!

Es evidente que los EE.UU dejarán de ser muy pronto la primera potencia económica mundial; pero también es cierto que continuarán siendo durante bastante tiempo la primera potencia militar y, por lo tanto, política del mundo. Pero la gestión de los cambios que esto irá suponiendo en lo que se llama el orden mundial se puede hacer mejor o peor, con más o menos problemas, dependiendo, entre otras cosas, de cómo «sepa hacerlo» EEUU.

El protocolo de Kioto, un desgraciado » primer » recuerdo personal de la hipocresía internacional de EEUU

Es bien sabido (lo leemos tantas veces en el contexto de un tema cada día «más caliente» hoy en el mundo: el del cambio climático) que EEUU participaron activamente y firmaron positivamente, inicialmente, el Protocolo de Kioto para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Pero que, en cambio, después, y a pesar de algunos intentos de hacerlo por parte de la administración Clinton – Al Gore, EEUU no han ratificado nunca el Protocolo de Kioto.

Esta dualidad contradictoria: participo activamente en la elaboración y firmo un tratado multilateral, pero luego no lo ratifico y, por lo tanto, no contribuyo a que el tratado entre en vigor y, lógicamente, no me lo hago mío para no tener que cumplir la parte que me corresponde -en la que estuve de acuerdo en ponerla-, es el peor favor político que se puede hacer en un sistema político democrático en general y, muy particularmente, al multilateralismo que se ha intentado ir construyendo después de las guerras mundial del siglo XX.

Perdone el posible lector que explique batallitas vividas personalmente pero es que, en este caso, ponen en evidencia de tal manera la hipocresía con que EEUU tratan estos temas, que no me puedo estar de explicarla. Nos situamos en Johannesburgo, en el año 2002, en la celebración de la Cumbre de la ONU sobre Desarrollo Sostenible (era, en terminología actual conocida, Rio +10).

El Protocolo de Kioto aún no había entrado en vigor (aunque se había aprobado en 1987) porque no se cumplían aún las condiciones de ratificación para la entrada en vigor establecidas en el propio tratado, como es lo normal en estos casos. Los EEUU eran uno de los no ratificadores clave que lo estaba impidiendo. Pues bien, como es habitual en estas Cumbres, entre otras cosas mucho más importantes, los diferentes estados miembros que participan van tomando la palabra, ante el plenario de la Cumbre, durante los días que dura la Cumbre. El último día por la mañana, le tocaba a EEUU y, en su nombre, lo hizo el conocido ( por tantas cosas ) secretario de estado de exteriores Colin Powell . Pues bien la sorpresa estalló cuando Colin Powell defendió, en su intervención ante el plenario (yo estaba y lo veía y escuchaba), el Protocolo de Kioto y animó a los países a ratificarlo y tirarlo adelante. La sorpresa fue tan mayúscula que, espontáneamente, todo el mundo que estaba en aquella gran sala se levantó y estalló en un grito de protesta que obligó a Colin Powell a abandonar la sala, apresuradamente, protegido y escoltado por la policía de la ONU que es la responsable de la seguridad en una Cumbre de la Organización .

Los EEUU no están, actualmente, ratificando un acuerdo internacional que reformaría el FMI y, por lo tanto, algunas claves fundamentales de la Gobernanza Económica Mundial

Sólo dejándolo dicho ya me quedo tranquilo: el FMI es una de las organizaciones internacionales más responsables de muchos de los males sociales y económicos que sufre el mundo actualmente. Y probablemente sus reformas deberían ser de cepa a raíz, pero bueno, tampoco hay que despreciar una propuesta de reforma que, sin que el FMI deje de ser lo que es, como mínimo, su gobernanza cambiaría de forma muy sustantiva y, en principio y a mi modo de ver, positivamente.

El Sistema de toma de decisiones en el FMI y el G5 (G7 , G8 – ¿? – )

Probablemente también es bien sabido que el sistema de toma decisiones en el FMI es de tipo accionarial; en función de las » acciones- cuotas » que tú tienes, acabas teniendo (con algunos matices poco importantes en cuanto a los efectos prácticos) un porcentaje determinado de votos.

Desde los años 70, quien tiene el poder absoluto en el FMI es el G5 (EEUU -con un 16,75% de votos -, Japón -con 6,23% de votos -, Alemania -con un 5,81% de votos-, Francia -con un 4,29% de votos-, y el Reino Unido -con un 4,29% de votos-). La suma de los votos del G5 es pues del 37,37%, lo que sumado a un reglamento de votaciones que hace imposible que ninguna otra suma de votos pueda ganar a la anterior y que, además, da derecho de veto a los EEUU, demuestra el poder absoluto del G5 (y especialmente del G1, es decir, de los EEUU) en el FMI. Esta sigla G5 no es demasiado utilizada actualmente, más bien hemos oído hablar durante estos últimos años del G7 (que era el G5 y Canadá e Italia) y últimamente del G8 (porque se había añadido Rusia) que, todo parece indicar, volverá a ser el G7 como «castigo» fundamental a Rusia por los hechos de Crimea. En cualquier caso si la reunión de este club es importante es porque ha ostentado durante muchos años el poder económico mundial, a través, precisamente, del FMI y del BM: las Instituciones de Breton Woods.

La crisis financiera y económica y el renacimiento del FMI

El FMI tuvo un importante declive alrededor del año 2005. Se quedó sin clientes. Los países en desarrollo fueron saliendo como pudieron de sus deudas de la época dura de la globalización económica neoliberal e, incluso, se hablaba de si lo mejor era cerrar el FMI.

Sin embargo la crisis financiera que comienza en 2007 y que se convierte en pública en 2008, hace que, en 2009, en la reunión de Londres del mes de marzo del G20 (entonces en plena efervescencia), se decidiera, a propuesta de Obama, la inyección económica más importante que se habría hecho nunca a la organización (1 trillón de dólares americanos y en unidades americanas) y que, evidentemente, resucitó con gran fuerza la vieja organización.

Yo ya he hecho referencia a ello alguna otra vez, ahora los nuevos clientes del FMI son: Grecia, Portugal, Irlanda, muy probablemente Ucrania pronto, …. Ahora es Europa que es tocada por la varita mágica malévola del neoliberalismo.

Los cambios en las realidades económicas mundiales y la propuesta de reforma del FMI de 2010

La crisis financiera y económica en la que aún estamos instalados iba en paralelo con otra situación que cada vez ha sido y es más clara: la importancia de las economías emergentes en la economía mundial; no sólo relativa, sino actuando de motor de toda la economía mundial durante los últimos años.

Este es uno de los hechos que explican la creación inicial del G20 que, después, se ha ido desinflando, políticamente, como una burbuja más de las que han caracterizado la crisis.

Sin embargo antes de empezar a desinflarse, en la reunión de Seúl de noviembre del año 2010, se llegó a un paquete de acuerdos de reforma del FMI que, en la práctica, venían a dejar intocado el actual sistema de organizaciones internacionales, pero suponían un acuerdo de re equilibrio de poderes muy importante en la Gobernanza Económica Mundial.

En la práctica este acuerdo daba a China un 6,4% de votos en el FMI (pasaría a ser el segundo país con más votos) y al conjunto de los países del BRICS un total del 12,9% de los votos. Es evidente que con esta reforma el G5 de toda la vida se repartía, en una parte no despreciable ni mucho menos, el poder de Gobernanza de la Economía Mundial con el BRICS. Otro aspecto de la reforma era que los países europeos reducirían su presencia en el comité ejecutivo del FMI a sólo dos lugares (de los 24 que tiene el comité), en el bien entendido que, a partir de entonces, los miembros de este comité ejecutivo pasarían a ser todos elegidos (hasta ahora los países del G5 nombraban directamente sus directores ejecutivos correspondientes) .

EEUU no están ratificando este nuevo e importante acuerdo internacional

Aunque no estemos hablando «estrictus sensus» de un tratado internacional, la reforma es de tal magnitud e importancia que se acordó que sería ratificada, como mínimo, por los estados más directamente implicados. Sobre todo, por lo tanto, por EEUU.

Pues bien, los EEUU acaban de volver a no aprobar el paquete de acuerdos de Seúl, por segunda vez este año : primero fue el Congreso el pasado 13 de enero y ahora – 3 ª semana del pasado mes de marzo-, diferentes voces claves tanto del Congreso como del Senado de EEUU han vuelto a reiterar que el paquete no será aprobado. Queda claro que no es un problema de dinero; al contrario es un problema de poder.

Así pues, tenemos otro ejemplo bien reciente y también bien importante de algo que ya hemos dicho pero que repetimos para terminar hoy:

Participar activamente en la elaboración y firma de un tratado -un acuerdo- multilateral, pero después no ratificarlo y ,por lo tanto, no contribuir a que el tratado -el acuerdo – entre en vigor y, lógicamente, no hacerlo para no tener que cumplir la parte que me toca -en la que estuve de acuerdo en ponerla-, es el peor favor político que se puede hacer en un sistema político democrático en general y ,muy particularmente, al multilateralismo que se ha intentado ir construyendo después de las guerras mundial del siglo XX. Esto es lo que continúa haciendo EEUU: ¡el peor » amigo» del multilateralismo!

Nota final

Y ahora que esta semana pasada los países europeos, principales productores de armas, han ratificado el nuevo tratado sobre el comercio internacional de armas me queda más abierta que nunca la pregunta de que acabaran haciendo los EEUU sobre su ratificación.

*Presidente de la asociación proyecto Gobernanza Democrática Mundial, apGDM, (Organización Catalana Asociada al Movimiento Federalista Mundial, MFM-WFM). Profesor de la Universidad Politècnica de Catalunya, UPC, y coordinador de su grupo de investigación en: Sostenibilidad, tecnología y humanismo, STH

admin