General

EEUU impide la creación de un Estado kurdo

Jun 30 2014

Nazanín Armanian*

Esta vez tampoco podrá ser. A pesar de la euforia desatada entre los kurdos iraquíes por la conquista de varias ciudades del norte del país, entre ellos Mosul y la petrolífera Kirkuk, que permite duplicar su dominio geográfico y su población, John Kerry rechazó la petición del presidente del Gobierno Regional del Kurdistán (GRK), Massoud Barezani, de reconocer un Estado kurdo independiente. Los hechos suceden en el 68 aniversario del derrocamiento de la efímera República de Kurdistán de Irán dirigido por el socialista Gazi Mohammad, por el ejército del Sha bendecido por EEUU.

Esta es la triste historia de millones de integrantes de una milenaria cultura atrapados entre varios Estados poderosos, quienes no han parado de aplicar el kurdicidio en todas sus dimensiones: étnica, lingüística, religiosa, histórica, humana. Y aún a pesar de tanto sufrimiento, de batallas sin ganar, mantienen, no la esperanza, sino el espejismo de que en las circunstancias actuales de un mundo dirigido por bancos y empresas de armas y de petróleo, en un Oriente Próximo, a la deriva, con dirigentes serviles a los intereses ajenos, un EEUU, al que llaman la cuna de la democracia (que niega un Estado para los palestinos), respetará la voluntad de los kurdos y les asignará un escaño en la ONU. ¡Cuánta ingenuidad en un mundo de realpolitik!

El dilema de Obama

Barak Obama sigue resistiendo, sin mucho éxito, a la presión (y trampas) de los republicanos, israelíes y saudíes que pretenden que EEUU mantenga una gran presencia militar en Oriente Próximo apuntando a Irán y Rusia; no oculta que su objetivo principal ha sido contener a China y no implicarse en minúsculas peleas vecinales en esta zona. Aún no había podido organizar la permanencia de las tropas en Afganistán, atender la crisis Siria y Ucrania, y firmar el acuerdo nuclear con Irán, cuando “de repente” se le presenta un nuevo desafío: recoger los destrozos producidos por unos cuantos hombres despiadados al apuntalado Gobierno iraquí. Como guinda, le informan de que unas personas llamadas “kurdos” le pidan permiso para declarar un Estado independiente sobre los restos del país que invadieron las tropas de su Ejército. Su repuesta ha sido un rotundo NO, por las siguientes razones:

1 – Para defender un Estado Kurdo de sus enemigos regionales, debe estacionar tropas en la región. Y hoy ni se lo plantea.

Los árabes no olvidan que los caudillos kurdos, desde un nacionalismo clasista, miope e insolidario fueron cómplices necesarios de la agresión de EEUU a Irak en 2003 que dejó decenas de miles de muertos (ver: iraqbodycount.org), luego cerraron sus ojos ante la muerte de millón y medio de niños y adultos árabes durante 12 años de bloqueo económico genocida y miraron hacia otro lado cuando salió el escándalo de Abu Ghraib o los vuelos de la CIA que transportaban personas secuestradas a los agujeros negros de la democracias capitalista.

2- Un Kurdistán separado no solo significaría la tutela total de Irán sobre la región petrolera del sur chií, sino regalarle un acceso terrestre directo a la zona chií de Arabia Saudí. Por lo que Riad tampoco defiende un Irak desintegrado.

3 – Un Irak fragmentado enfrentará directamente a Irán y Arabia Saudí, hundirá la producción de petróleo de los tres países, y con ello a los mercados de petróleo, obligándo a Obama a enviar tropas al Golfo Pérsico.

4 – Empujaría a Irán a una carrera armamentística, y fortalecería sus lazos con Rusia y China.

5 – El cambio de mapa de Irak y de Siria, o simplemente el cambio de sus mandatarios de chiíes a suníes ─que es lo que piden Israel y Arabia─, pondría fin a las negociaciones nucleares que se están desarrollando con Irán, consolidando los sectores belicistas en los Gobiernos de ambos países.

6 – No quiere dar la impresión de que Irak se ha desintegrado como consecuencia de la invasión.

7 – Prefiere retocar y mejorar la actual fórmula para Irak: un presidente suní kurdo, un primer ministro chií árabe, y un presidente del parlamento suní (algo parecido al Líbano). Lo que no se comprende es cómo pide la cooperación de Irán para un gobierno iraquí inclusivo, sabiendo que en la República Islámica los suníes, judíos, cristianos, ateos, kurdos, baluches, mujeres, entre otros sectores, están excluidos del poder. ¿O quizás pretende involucrar a Irán en una larga guerra de desgaste?

8 – No ve un movimiento nacional kurdo unido. El tribalismo de sus dirigentes, sobre todo el iraquí y el de Turquía lo han obstaculizado. El Partido Democrático de Kurdistán de Irak (PDK) es un partido de derechas, conservador, pro-occidental, casi propiedad de la familia Barezani. Mientras el PKK, de izquierda marxista, representa a las clases medias y al campesinado pobre. Difícilmente podrán alcanzar acuerdos aunque sean tácticos.

9 – La desunión no solo reina entre los partidos kurdos de Irak, Siria, Turquía e Irán, sino también entre las formaciones de un mismo país: siguen abiertas las heridas de la ultima guerra civil en 1994, entre el PDK, del clan de Massoud Barezani (presidente del GRK) y la Unión Patriótica de Kurdistán (UPK) el de Jalal Talebani (presidente de Irak). Por lo que EEUU desconfía de su capacidad de administrar un Estado en una zona tan compleja: ni siquiera han podido formar un nuevo Gobierno tras las elecciones parlamentarias del pasado septiembre por las peleas entre dos codiciados ministerios, el de los recursos naturales y el de Interior.

10 – No hay que ir a Kurdistán para saber que allí no hay democracia sino un corrupto clientelismo tribal adornado con libertades políticas. En el mismo Washington, Barezani ha impedido que la Oficina de Kurdistán sea dirigida por alguien que no sea de su familia. Por lo que lleva meses sin representante.

11 – Massoud Barezani ni siquiera respeta las formas de la democracia formal. A pesar de agotar los dos mandatos constitucionales, se niega a apartarse del poder porque, según sus seguidores, “es insustituible y el pueblo le quiere”. ¿Qué continuidad tendría un Estado kurdo vinculado a una persona que es mortal como todos? Sólo un sistema estéril y opresor es incapaz de producir talentos y renovarse.

De modo que de los tres principales requisitos para fundar un Estado, los kurdos cumplen sólo dos, a saber:

1.Viabilidad económica: la conquista de Kirkuk posibilita la atención a las necesidades primarias de la población y en un nivel digno.

2.Capacidad de mantener su propia seguridad: los peshmargas, entrenados por Israel y EEUU, ya son un ejército de profesionales con moral y motivación, que lucharían para proteger a lo que sería el embrión de un gran Estado.

Por otro lado, les falla “un proyecto de estado, sostenible y duradero en el tiempo”, por razones antes explicadas.

No es un secreto que Washington carece de una política propia respecto a los kurdos, y sus posiciones varían según la posición de los Estados de la región donde habitan. En caso de Turquía, un socio de la OTAN, Washington ha incluido a la izquierdista PKK en su lista de organizaciones terroristas; tampoco apoyó a los kurdos de Irak cuando fueron gaseados por Saddam Husein, todavía amigo en 1988.

Así que, la soberanía kurda no está en la agenda de la Casa Blanca.

¿Qué dicen los países vecinos?

Turquía: de negar la existencia de los 20 millones de kurdos de su país, sus autoridades han pasado a asimilar la presencia kurda en los órganos del poder en Turquía (ver: Baile de Turquía con el PKK: ¿Estrategia o táctica?), y a defender con la boca pequeña la independencia del GRK. Turquía ha invertido grandes cantidades de dinero y, a espaldas de Bagdad y a pesar del enfado de EEUU, sigue firmando contratos comerciales con el GRK directamente. La integración de Kirkuk en el dominio kurdo abre la posibilidad a Ankara de diversificar sus fuentes de energía, hoy muy dependiente de Rusia e Irán, y de paso consolidar lazos con la población turcomana y aumentar su influencia en el futurible país kurdo.

Erdogan juega a dos bandas: apoya a los yihadistas ─de hecho les ha cobijado en la frontera común con Siria (ver: Carta kurda en la partida siria)─, y también al GRK. Dentro de dos meses necesitará el voto de los kurdos para convertirse en el primer presidente elegido por sufragio directo del país. Para ello, debe amnistiar a los presos del PKK. Pero, ¿será capaz de hacerlo? Un pequeño estado kurdo en el norte de Irak, necesitaría el reconocimiento de Turquía, ese socio de la OTAN.

Israel: “EEUU debe lanzar un gran ataque para mantener la unidad de Irak o permitir su división en líneas religioso-étnicas”. Así han enfocado los israelíes el tema del Estado Kurdo con Washington, poniéndole entre la espada y la pared.

En la aplicación de la estrategia de “alianzas periféricas” de Ben-Gurión ─que propone desarrollar uniones con países y pueblos no árabes y/o no musulmanes de Oriente Próximo y África─, el Gobierno israelí ha establecido fuertes vínculos con los kurdos: durante sus levantamientos contra los gobiernos iraquíes de los años 1965-1975, enviándoles instructores y armas, por ejemplo. Luego las actividades culturales de unos 200.000 kurdos judíos iraquíes y decenas de asociaciones kurdo-israelís, han consolidado estas relaciones, no siempre inocentes. La autonomía kurda iraquí es hoy una base de espionaje israelí en las fronteras de Irán, de Siria y de Bagdad. Una vez independiente, Israel podrá usarlo como plataforma de ataque a Irán, en sustitución de Azerbaiyán ─otro vecino de Irán, de gobierno y mayoría de población chií, aunque socio de la OTAN e Israel─. Busca la complicidad de Turquía y repartir la zona de influencia entre ambos. Desde el 1991, el Mossad cuenta con una oficina en Erbil, capital de Kurdistán, entrena a los peshmargas e instruye a los servicios de inteligencia kurda. En julio de 2007, Human Rights Watch detallaba las torturas y los malos tratos en las prisiones administradas por los kurdos.

Los líderes kurdos son conscientes de que una relación abierta con Israel les cierra las puertas de los países musulmanes y de su gran mercado. No se privan de los mismos que reciben de los judíos, donde por arte de magia, encontraron en la leyenda del Rey Salomón raíces comunes entre ambos pueblos, desmontando la tesis del origen medo de los kurdos que les ubicaba en el grupo ario de los pueblos junto a los persas.

Rusia: a Moscú no le interesa un Kurdistán bajo el dominio total de Israel, ni más tensión en Irak. Cuando fue URSS, éste país fue el primero que en 1923 otorgó pleno derecho a los kurdos para desarrollar su cultura y realizar importantes investigaciones sobre sus orígenes, lenguas y religiones, y una autonomía administrativa que se llamó el “Kurdistán rojo”. Moscú también apoyó la Republica kurda de Irán de 1946 y, un año después, otorgó asilo al Mulla Mustafá Barezani, el padre de Massoud.

A Bagdad no le gustaron los acuerdos petrolíferos de Lukoil y Gazprom con el GRK, ni a éste la venta de armas y aviones rusos a Bagdad.

Con este panorama, en el mejor de los casos los kurdos mantendrán su estatus actual: un Estado semi independiente conseguido sin enfrentamientos con otros centros del poder como Bagdad o Teherán. Sin embargo, los kurdos pagarán un precio muy alto por apoderarse de Kirkuk: la seguridad y la paz de las que tanto gozaban hasta entonces.

*Nazanín Armanian es iraní, residente en Barcelona desde 1983, fecha en la que se exilió de su país. Licenciada en Ciencias Políticas. Imparte clases en los cursos on-line de la Universidad de Barcelona. Columnista del diario on-line Publico.es. Artículo publicado el 30.06.14

admin