General

Abás necesita a Netanyahu

Dic 16 2014

Eugenio García Gascón – Público.es

Diez años después de la muerte de Yaser Arafat y del acceso al poder de Mahmud Abás, está claro que el presidente palestino necesita a Israel para mantenerse en el poder. Este parece ser su único objetivo y no la resolución del conflicto, es decir acabar con la ocupación.

Tras la muerte del ministro palestino Ziad Abu Ain la semana pasada pasada al norte de Ramala, tras ser golpeado por soldados israelíes, la dirección palestina ha dicho que está considerando acabar con la coordinación de seguridad con el Shin Bet, los servicios secretos israelíes. Pero esto tiene la pinta de no ser más que una declaración de circunstancias porque Abás sabe que para sobrevivir precisa de esa coordinación.

El presidente palestino sigue en su asiento precisamente gracias a la colaboración con los servicios secretos israelíes. De otra manera difícilmente conseguiría permanecer en el poder más de algunos días.

Mediante la cooperación con el Shin Bet, Abás mantiene a raya a Hamás, no solo a los milicianos armados, que en la práctica han desaparecido de Cisjordania, sino a las huestes de Hamás en general, que permanecen en la clandestinidad para no ser represaliadas.

Es el Shin Bet quien se encarga de hacer, junto con la policía palestina, todo el trabajo sucio en Cisjordania. En eso consiste la coordinación de seguridad entre las dos partes, de ahí que las amenazas de Abás no tengan credibilidad.

Abás necesita a Netanyahu tanto como Netanyahu necesita a Abás, e incluso más, de la misma manera que ha necesitado a los predecesores de Netanyahu con el fin de garantizar su supervivencia.

En los diez últimos años Abás ha colaborado estrechamente con cada uno de los distintos primeros ministros israelíes. A cambio ha obtenido la seguridad de que le dejarían continuar en la Muqata, el complejo de Ramala donde reside el presidente palestino.

De vez en cuando Abás hace alguna que otra declaración altisonante, pero hasta ahora este tipo de alocuciones no han llegado a ninguna parte. Israel puede vivir tranquilamente con declaraciones que carecen de trascendencia.

admin