General

Hasta se habla de visitas a la Casa Blanca

Dic 19 2014

Editorial – Página12, Argentina

El vocero de Obama dijo que “no descartaría” una visita de Raúl Castro a Washington en el futuro

Todavía no hay planes concretos para que nadie visite a nadie, pero que se hable del tema es un signo de los cambios.

El vocero del presidente Barack Obama, Josh Earnest, dejó la puerta abierta a un futuro viaje del mandatario cubano Raúl Castro a Washington. “No descartaría una visita del presidente Castro”, comentó Earnest en rueda de prensa, en el inicio de un proceso para el restablecimiento de las relaciones bilaterales, aunque señaló que en este momento no hay nada programado ni invitación oficial pendiente.

Tras el anuncio del acuerdo, Earnest no negó la posibilidad de que Obama visite Cuba en los dos años que le quedan al frente de la Casa Blanca. “Si hay una oportunidad para el presidente de visitar la isla, estoy seguro de que no la rechazaría”, indicó el portavoz. “Ciertamente, no descartaría una visita presidencial”, agregó Earnest y aclaró que no hay ningún viaje previsto por el momento. Obama y Castro anunciaron su intención de normalizar las relaciones bilaterales después de 53 años de antagonismo. Países de todo el mundo saludaron la decisión del gobierno de Estados Unidos de restablecer relaciones con Cuba y llamaron a completar el giro histórico con el levantamiento del bloqueo a la isla, un tema que está en el centro del prolongado conflicto y por el que se espera una dura batalla en el Congreso norteamericano.

La inesperada decisión de Obama, anunciada en simultáneo con su par cubano, desató celebraciones en Cuba y cayó como una bomba política en Estados Unidos, donde ya se prefigura como uno de los temas que más agitarán la carrera presidencial de 2016. Ayer, un día después de decir que no descartaba una visita de Obama a Cuba, la Casa Blanca señaló que un viaje de Castro a Washington también era posible como parte del acercamiento para poner fin a más de medio siglo de enemistad y de una política de sanciones que, según Obama, fue un “fracaso”.

Obama y Castro agradecieron al papa Francisco, el primer pontífice latinoamericano, por haber mediado en el acercamiento que se fraguó durante más de un año con negociaciones secretas celebradas en el Vaticano y Canadá, según revelaron funcionarios estadounidenses y confirmó Ottawa. El Papa, a quien se atribuyó un rol clave en el deshielo, celebró la decisión en sus primeras declaraciones públicas sobre el tema. “Todos estamos contentos porque hemos visto cómo dos pueblos que se habían alejado durante muchos años han dado ayer un paso de aproximación. Esto ha sido posible gracias a los embajadores y a la diplomacia”, dijo Francisco durante una ceremonia de entrega de cartas credenciales a embajadores ante la Santa Sede. El jefe de protocolo del Vaticano señaló que el pontífice argentino estaba contento por la importancia que Washington y La Habana dieron a sus gestiones.

El gobierno brasileño se mostró satisfecho con la reanudación del diálogo entre Estados Unidos y Cuba. “Felicitamos a los presidentes Castro y Obama por el liderazgo, coraje político y visión estratégica que demostraron con esa histórica decisión, que esperamos sea acompañada del rápido levantamiento del embargo”, aseguró el ministro brasileño de Relaciones Exteriores, Luiz Alberto Figueiredo, en un comunicado. La Cancillería brasileña les deseó los mayores éxitos a ambos países en ese proceso que, en su opinión, pondrá fin al último de los vestigios de la Guerra Fría. “La normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, medida que está en perfecta sintonía con el clamor unánime que se venía haciendo en el continente para que la próxima Cumbre de las Américas cuente con la participación cubana, contribuirá para la consolidación de la paz, de la democracia y de la prosperidad en nuestra región”, agregó el comunicado.

Luego de que algunos líderes republicanos prometieran frustrar el cambio de política hacia Cuba en el Congreso, potencias como China y Francia llamaron ayer a Washington a levantar el embargo a la isla, algo que, por ser ley, no puede ser hecho con otro decreto.

Hillary Clinton, la mujer que todos los sondeos señalan como la demócrata favorita para conservar la Casa Blanca, apoyó la decisión de Obama, a quien enfrentó en la interna demócrata de 2008 para convertirse después en su secretaria de Estado, hasta el año pasado. “Pese a las buenas intenciones, décadas de nuestra política de aislamiento sólo fortalecieron el dominio del régimen de Castro”, dijo en un comunicado la ex senadora y ex primera dama, retomando los principales argumentos de los sectores moderados de la comunidad cubana-estadounidense de Florida. “Apoyo la decisión del presidente Obama de cambiar el curso de la política con Cuba mientras mantenemos el foco sobre nuestro principal objetivo: apoyar las aspiraciones de libertad del pueblo cubano”, sostuvo.

Al hacer su anuncio, el presidente norteamericano dijo que cinco décadas de intentos de aislar a Cuba no habían funcionado y que era necesario un nuevo enfoque. La Cancillería de China, otro país comunista con el que Estados Unidos no tuvo relaciones diplomáticas durante décadas, llamó ayer a Washington a terminar con el embargo lo antes posible, mientras que el canciller francés, Laurent Fabius, se mostró confiado en que el próximo paso sea el fin del bloqueo. Sin embargo, mientras el mundo se esperanza por el anuncio, la cruda realidad parece indicar que el embargo no será fácil de remover, al menos en el futuro cercano, con un Congreso que, a partir de enero, estará dominado por los republicanos. “Este Congreso no va a levantar el embargo”, dijo el senador Marco Rubio, un cubano estadounidense visto como posible candidato presidencial republicano en 2016, en una conferencia de prensa en la que prometió “usar cada herramienta a nuestra disposición, como mayoría, para frustrar cuantos cambios sea posible”.

Otro senador republicano de origen cubano, Ted Cruz, también condenó la decisión, mientras que Jeb Bush, ex gobernador de Florida y el primer político en lanzar su candidatura presidencial, pidió endurecerlo en vez de levantarlo. Obama, que restableció las relaciones diplomáticas y alivió por decreto restricciones comerciales, de viaje y financieras, urgió al Congreso a dar un debate sobre el fin del embargo, un cambio impensado años atrás pero apoyado ahora en los sondeos por una mayoría de estadounidenses y cubano-estadounidenses.

admin