General

Cerrazón de las potencias de la UE

Jun 17 2015

Opinión – Página12, Argentina

La mayoría de países rechaza recibir refugiados

La mayoría de países de la Unión Europea (UE) no apoya el plan de distribución obligatoria de refugiados elaborado por la Comisión Europea, revelaron ayer fuentes comunitarias durante la reunión de ministros de Interior que debate el tema en Luxemburgo. “Estos países pueden concebir participar en el plan, pero sólo de forma voluntaria”, apuntó el ministro de Interior alemán, Thomas de Maizière.

“Esa es la buena dirección”, dijo. Los jefes de Estado y de gobierno de la UE abordarán la crisis migratoria y la propuesta de cuotas de distribución en la cumbre que celebrarán la próxima semana en Bruselas. En este contexto, el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, pidió colaboración a la UE para afrontar la inmigración y criticó la actitud de “enseñar músculo” de países como Francia, que impiden el paso de inmigrantes por su frontera.

De toda Europa, Italia es el país más afectado por la oleada migratoria procedente de Africa y muchos lo ven como un puente para alcanzar el norte del continente. Países limítrofes con Italia, como Francia y Austria, han decidido limitar el flujo de inmigrantes por sus fronteras meridionales y aplicar a rajatabla las reglas comunitarias, que permiten la expulsión de quienes no tengan permiso de estancia legal. El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, aseguró ayer que su país no ha suspendido el espacio Schengen (de libre tránsito) ni ha cerrado su frontera con Italia, sino que sencillamente se ha limitado a aplicar controles más férreos.

Frente a ello, Renzi auguró el fracaso del bloque si no afronta el dramático problema de la inmigración de forma conjunta y solidaria. “Si Europa quiere ser Europa, tenemos el deber de afrontar este problema todos juntos. Es del todo evidente que la actitud de mostrar músculo que algunos ministros de algunos países amigos están teniendo va en la dirección exactamente opuesta”, se lamentó. Renzi tiene en mente su Plan A, de colaboración de los países europeos; pero también baraja un Plan B, de actuación únicamente en el caso de que Europa sea incapaz de hacerlo de forma conjunta. “Estamos en condiciones de afrontar este problema porque somos un gran país, con una fuerza y una solidez que nadie pone en discusión. Pero esto no será una derrota para Italia, sino una derrota para Europa”, advirtió.

Por ahora, los ministros europeos sólo se mostraron dispuestos a establecer campos provisionales de refugiados en países como Italia o Grecia para mostrar su solidaridad. La Comisión Europea propuso la redistribución obligatoria de 40.000 refugiados sirios y eritreos llegados a Italia y Grecia entre 23 y 28 de los países de la UE durante los próximos dos años. El plan presentado en Bruselas preveía que los mayores contingentes sean enviados a Alemania y Francia, en base a cálculos que incluyen factores como población, tasa de desempleo y riqueza. Sin embargo, París y Berlín reclamaron en las últimas semanas que la distribución fuese más equitativa, alegando que cinco Estados miembros –Francia, Alemania, Suecia, Italia y Hungría– acogieron al 75 por ciento de los solicitantes de asilo.

El ministro alemán De Maizière y el francés, Cazeneuve, quieren que sólo se repartan los migrantes que tengan verdaderas perspectivas de quedarse. En su opinión, el resto debería permanecer en Italia y Grecia. Según la legislación europea, las peticiones de asilo deben ser procesadas en los países a los que llegan los solicitantes. Sin embargo, Italia alega que no es posible aplicar esa práctica ante el aumento de llegadas.

admin