General

El viaje del Papa a Cuba y EEUU

Sep 21 2015

Por Niko Schvarz (*)

Cuando estas líneas se publiquen estará en pleno desarrollo el viaje del Papa Francisco a Cuba y luego a los Estados Unidos, que reviste extraordinaria significación y ya ha aparejado consecuencias altamente favorables en todos los planos.

Entre ellas, que el gobierno estadounidense, tal como lo solicitó expresamente el Papa, adoptó una serie de medidas que suavizan el embargo, permiten los viajes a la isla por barco y por avión y eliminan restricciones para que las empresas norteamericanas hagan negocios en Cuba. A la vez, la Casa Blanca realizó un nuevo llamado al Congreso de su país para que levante el bloqueo a Cuba.

Todo ello lo reiteramos- en línea con los reclamos del Papa, que no sólo los hizo públicos en forma reiterada, sino que además favoreció contactos secretos entre las dos partes en El Vaticano que dieron por resultado el restablecimiento mutuo de las relaciones diplomáticas.

En vísperas de la partida del Papa desde Roma, el presidente cubano Raúl Castro se comunicó con su homólogo estadounidense Barack Obama, según consignó el portavoz de la Casa Blanca, John Earnest, quien en su comunicado hizo alusión al bloqueo a la isla caribeña, que se prolonga desde hace más de 53 años. Simultáneamente, un grupo de Hip Hop se manifestaba en Washington contra el bloqueo a Cuba. Una información que nos alegró mucho indica que la Orquesta Juvenil del SODRE, de nuestro país (que días pasados realizó un concierto brillante en el Estudio Auditorio, tocando el Amor Brujo de Manuel de Falla) participará en los actos de recepción al Papa en Washington.

En Cuba, miembros de todas las religiones elogiaban la llegada del Papa (entre ellos los adeptos a la Virgen de la Caridad del Cobre) y en la Plaza de la Catedral de La Habana Vieja se realizaba una vigilia en homenaje al Papa, que entre el sábado 19 y el martes 22 de setiembre tiene previsto visitar la capital habanera, celebrando una misa en la Plaza de la Revolución, frente a la imagen del Ché Guevara, llegando luego a las ciudades de Holguín y la histórica Santiago de Cuba, ambas en el oriente de este país que según datos oficiales cuenta con alrededor de 400 instituciones religiosas. Se anunció oficialmente que en coincidencia con la visita del Papa, Cuba liberó a 3.522 presos. En el momento de su partida (todo esto pudimos apreciarlo por Telesur) el Papa Francisco declaró: »Voy a visitarlos (a ambos países) para fortalecer la fe y la esperanza».

Según el diario La Nación de Buenos Aires, un día antes de que el Papa Francisco comenzara su gira por Cuba y Estados Unidos, en un gesto para unir a los dos países en medio del restablecimiento de sus relaciones bilaterales, Washington anunció el viernes 18 la remoción de numerosas restricciones al comercio bilateral, a los viajes a la isla y a la operativa de empresas estadounidenses, así como la eliminación de límites a determinados tipos de remesas de dinero. Las nuevas reglas, que entran en vigor hoy lunes 21 de setiembre, flexibilizan las restricciones respecto a los viajes, telecomunicaciones, servicios de Internet, funcionamiento de negocios, banca y remesas, y permiten a empresas estadounidenses tener presencia en Cuba. Así lo anunciaron el viernes 18 los Departamentos del Tesoro y de Comercio de EEUU a través de sus respectivos secretarios, Penny Pritzker y Jack Lew, señalando que las nuevas normas, que atemperan el embargo, »están diseñadas para apoyar al sector privado cubano emergente».

Queda claro que estos cambios no supondrán el levantamiento del bloqueo económico y comercial, ya que sólo el Congreso de Estados Unidos puede hacerlo. Pero en este mismo momento, el presidente Obama ha reiterado su llamado al Congreso para que adopte esa determinación. Simultáneamente, el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, reafirmó el mismo viernes 18 que la Santa Sede espera el fin del embargo luego del viaje del Papa Francisco a ambos países, después de la activa mediación del propio Papa en el deshielo y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales.

El mencionado secretario de Estado del Vaticano, que acompaña al Papa en estos viajes integrando la delegación oficial, señaló: »Hay un hecho simple y es que el embargo, esa especie de sanción, provoca pobreza y sufrimiento» y agregó que la Santa Sede »siempre estuvo en contra del embargo» y »consistentemente apoyó la resolución de las Naciones Unidas» en favor de levantar las sanciones contra la isla caribeña. Según el funcionario vaticano, el levantamiento del embargo no sólo ayudará a incrementar el comercio sino que »también podría traer una gran apertura desde el punto de vista de la libertad y los derechos humanos, un florecimiento de esos aspectos que son fundamentales para la vida de las personas y de los pueblos».

De acuerdo con las nuevas medidas, que hoy están entrando en vigor, el límite de 2.000 dólares de remesas hacia Cuba por trimestre quedará eliminado, así como el máximo de efectivo que podía ser llevado a la isla, consistente en 3.000 dólares para cubanos y 10.000 dólares para personas sujetas a la ley estadounidense. Se estima que ese valor se sitúa por encima de los 2.000 millones de dólares al año, sin contar el efectivo llevado por los viajeros. Asimismo, las remesas desde Cuba o por ciudadanos cubanos en terceros países hacia Estados Unidos serán autorizadas mediante una licencia general, y las instituciones financieras podrán proporcionar los servicios, según informó el Departamento del Tesoro norteamericano.

El nuevo paquete de medidas autoriza mediante licencia general el transporte por barco de viajeros autorizados. Éstos podrán abrir y mantener cuentas bancarias en Cuba para acceder a fondos para transacciones mientras se encuentren en ese país. En ese marco, ciudadanos estadounidenses pasan a estar autorizados a tener »presencia comercial» en Cuba, incluyendo el establecimiento de empresas de capital mixto, para proporcionar servicios de telecomunicaciones. Por ejemplo, agencias de prensa, exportadores de productos autorizados y empresas de servicios educacionales podrán iniciar actividades comerciales en Cuba, con cuentas bancarias locales y permiso para emplear tanto cubanos como estadounidenses para sus operaciones. El secretario del Tesoro estadounidense, Jack Lew, señaló en una nota oficial que »una relación más fuerte y más abierta entre Estados Unidos y Cuba tiene potencial de crear oportunidades económicas para estadounidenses y cubanos».

El primer embajador desde 1959

El proceso de acercamiento verificado entre los presidentes Raúl Castro y Barack Obama a partir del 14 de diciembre del año pasado ha llevado al restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países, rotas desde 1961 (luego de la reunión del Consejo Económico y Social, dependiente de la OEA, en Punta del Este, con la presencia del Ché Guevara, y de la Conferencia de cancilleres de San Rafael, con participación de Osvaldo Dorticós, ambas en nuestro país). En julio pasado, hace dos meses, tuvo lugar la reapertura de las respectivas embajadas en Washington y La Habana.

El pasado viernes 18 de setiembre, el hasta entonces jefe de negocios de la embajada de Cuba en los Estados Unidos, José Cabañas, entregó sus cartas credenciales como embajador al presidente Barack Obama. José Cabañas viene a resultar así el primer embajador cubano en Washington desde Ernesto Dihigo López de Trigo, que fue retirado de la misión para consultas en noviembre de 1959, quedando acéfala desde entonces la representación diplomática cubana en Washington.

Esto acaba de revertirse y es justo evocarlo en ocasión del viaje del Papa Francisco, que ha contribuido eficazmente al restablecimiento pleno de la normalización de las relaciones diplomáticas bilaterales.

Esta misión se completará a partir de mañana en Estados Unidos, donde visitará Washington, Nueva York y Filadelfia, sede esta última del Encuentro Mundial de las Familias.

Francisco en Washington, Nueva York y Filadelfia

El Papa Francisco arriba mañana martes a Washington, y será recibido el miércoles en la Casa Blanca por el presidente Barack Obama. Luego tendrá un encuentro con los obispos de EEUU en la catedral de San Mateo en Washington, celebrando posteriormente una misa y canonización del beato Fray Junípero Serra en el santuario de la Inmaculada Concepción en Washington, con una homilía a su cargo. El jueves 24 es recibido por el Congreso de EEUU, donde pronuncia un discurso, luego visita el Centro Caritativo de la parroquia de San Patricio y se encuentra allí con los indigentes. Más tarde arriba al aeropuerto JFK de Nueva York y pronuncia una homilía ante los religiosos en la Catedral de San Patricio.

El viernes 25 concurre a primera hora a la sede de la Organización de las Naciones Unidas, donde pronuncia un discurso, para celebrar luego un encuentro interreligioso en el Ground Zero de Nueva York, seguido de una visita a la escuela Nuestra Señora Reina de los Ángeles y encuentro con los niños y familias inmigrantes en Harlem y de una misa en el Madison Square Garden. El sábado 26, llega a Filadelfia, oficia una misa con los obispos y religiosos de Pensilvania en la catedral de San Pedro y San Pablo y celebra un encuentro por la libertad religiosa con la comunidad hispana y otros inmigrantes en el Independence Mall de Filadelfia. Luego participa en la Fiesta de las Familias y vigilia de oración en el Franklin Parkway, visita a los detenidos en el Centro Correccional Curran-Fromhold y oficia la misa en la clausura del 8º Encuentro Mundial de las Familias en el Franklin Parkway. Esa noche se verifica la ceremonia de despedida del Papa, que parte desde el aeropuerto de Filadelfia hacia Roma, donde arriba en la mañana del lunes 28 de setiembre. Un programa completo, y una contribución efectiva a la causa del entendimiento entre los pueblos y a la paz mundial.

(*) Periodista.

admin