General

COLOMBIA: El No admite campaña manipuladora

Oct 10 2016

La campaña del NO adoptó como estrategia dejar de explicar los acuerdos y centrar el esfuerzo en provocar la indignación contra el acuerdo de paz. Esto según Juan Carlos Vélez, jefe de la Campaña por el No. Publicamos una serie de artículos que dan seguimiento a su escandalosa admisión.

Artículos:
1.- El No ha sido la campaña más barata y más efectiva de la historia
2.- ‘Es la confesión sobre una campaña muy desleal’: Mindefensa
3.- Juan Carlos Vélez Uribe se disculpa con colombianos que votaron No
4.- Juan Carlos Vélez renuncia al Centro Democrático tras polémicas declaraciones
5.- Denuncian a Álvaro Uribe por tergiversar acuerdo de paz en campaña del No
6.- Vélez Uribe, de héroe a villano

1. El No ha sido la campaña más barata y más efectiva de la historia
escripción: http://www.larepublica.co/sites/default/files/larepublic

Leonardo Jurado/LR

Bogotá_- La República

Durante 30 días Juan Carlos Vélez, excandidato a la alcaldía de Medellín y gerente de la Campaña por el No en el plebiscito, tomó un avión 35 veces no solo para coordinar una estrategia basada en la indignación sino para lograr que los empresarios lo apoyaran financieramente.

En total logró recaudar $1.300 millones de 30 personas naturales y 30 empresas, entre las que se destaca la Organización Ardila Lülle, Grupo Bolívar, Grupo Uribe, Colombiana de Comercio (dueños de Alkosto) y Codiscos.

Al igual que los optimistas que pensaban que los colombianos le iban a dar el aval a lo pactado entre el Gobierno y las Farc, el resultado en los comicios lo tomó por sorpresa y solo hasta las 5:30 p.m. del domingo supo que buscar que “gente saliera a votar verraca”, funcionó.

En entrevista con AL, Vélez habló de los detalles de la campaña, de los puntos que se deben renegociar y de la revancha del Centro Democrático luego de salir perdedores en tres jornadas electorales anteriores: presidencia, alcaldías y Congreso.

¿Cuál fue su reacción con los resultados del domingo?
No nos imaginamos que ganaríamos. El país ha caído en un error que le ha quitado credibilidad a la política y es creer en encuestas. Esa diferencia tan abismal entre el sí y el no que arrojaban las mediciones, me generaba problemas como gerente para conseguir dinero. De hecho, esas mismas encuestas le hicieron mucho daño al Gobierno que se llenó de optimismo y de triunfalismos. Empezamos a notar un No avergonzante. Por ejemplo, los miembros de la junta de la Andi decían que iban a votar por el Sí pero realmente muchos iban por el No.
La campaña del Sí fue basada en la esperanza de un nuevo país, ¿cuál fue el mensaje de ustedes?
La indignación. Estábamos buscando que la gente saliera a votar verraca.
¿Cómo fue la estrategia?
Descubrimos el poder viral de las redes sociales. Por ejemplo, en una visita a Apartadó, Antioquia, un concejal me pasó una imagen de Santos y ‘Timochenko’ con un mensaje de por qué se le iba a dar dinero a los guerrilleros si el país estaba en la olla. Yo la publiqué en mi Facebook y al sábado pasado tenía 130.000 compartidos con un alcance de seis millones de personas.
Hicimos una etapa inicial de reactivar toda la estructura del Centro Democrático en las regiones repartiendo volantes en las ciudades. Unos estrategas de Panamá y Brasil nos dijeron que la estrategia era dejar de explicar los acuerdos para centrar el mensaje en la indignación. En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios. En cuanto al segmento en cada región utilizamos sus respectivos acentos. En la Costa individualizamos el mensaje de que nos íbamos a convertir en Venezuela. Y aquí el No ganó sin pagar un peso. En ocho municipios del Cauca pasamos propaganda por radio la noche del sábado centrada en víctimas.

¿Con cuánto dinero se hizo la campaña?
Fue una campaña hecha con las uñas. En el partido del Centro Democrático y en la corporación que creamos ‘La paz es de todos’ logramos recaudar $1.300 millones, principalmente de 30 empresas y 30 personas naturales. Fue muy difícil conseguir respaldo y los bancos no estaban preparados. Sin embargo, el No fue la campaña más barata y efectiva en mucho tiempo. Su costo-beneficio es muy alto.
¿Cuál es el Top 5 de empresas que más aportaron?
Organización Ardila Lülle, Grupo Bolívar, Grupo Uribe, Codiscos, y Corbeta.
¿Por qué tergiversaron mensajes para hacer campaña?
Fue lo mismo que hicieron los del Sí.
¿Cómo percibió la victoria del Sí en zonas afectadas por el conflicto?
Es muy relativo porque hay muchas de esas zonas influenciadas por la izquierda. Aunque el No ganó en una zona como lo es el oriente antioqueño.
Se ha criticado que el Centro Democrático no tenía Plan B para una renegociación, ¿puntualmente cuáles son las propuestas?
Hemos presentado 68 objeciones, especialmente relacionados con la política de narcotráfico, elegibilidad y justicia.
Va a empezar una pelea dura para la dirección del Centro Democrático, ¿se ve en ese puesto?
Todavía no aspiro a la dirección, he pasado a la reserva del Centro Democrático preparándome para las próximas batallas.

2. ‘Es la confesión sobre una campaña muy desleal’: Mindefensa

Así lo afirmó Luis Carlos Villegas, al referirse a las declaraciones de Juan Carlos Vélez.

El ministro de la Defensa Luis Carlos Villegas y el comisionado para la Paz Frank Pearl, en su calidad de representantes del Gobierno, se reunieron por primera vez con los líderes del ‘No’, el expresidente Andrés Pastrana y Camilo Gómez Álzate, para buscar un frente común que permita dar viabilidad a los acuerdos logrados en La Habana con las Farc. (Lea también: Organización Ardila Lülle niega haber financiado campaña del No)
Al término del encuentro las partes ratificaron su voluntad de buscar un punto de acuerdo y el ministro Villegas se refirió a las declaraciones del jefe de campaña por el ‘No’, Juan Carlos Vélez al periódico la República, donde reconoció que la campaña se basó en “dejar de explicar los acuerdos para centrarse en el mensaje de la indignación”.
“Pues la leí con inmensa sorpresa, porque el gerente de una campaña que reconoce el uso de triquiñuelas para convencer a los electores y ‘emberracarlos’ como dijo él, me parece que es una confesión de parte de una campaña muy desleal”, dijo Villegas, quien puntualizó: “menos mal apareció la desautorización del propio Centro Democrático sobre esas declaraciones, pero la desautorización no sustituye la conversión de parte. Me parece un hecho bien preocupante y sobretodo triste, de irrespeto a la ciudadanía”.
Al preguntársele al Ministro si las declaraciones de Vélez darían para abrir un proceso judicial, Villegas contestó: “pues no tengo el conocimiento suficiente para saberlo, pero si es cabeza de una reflexión profunda de cómo se aprovechó la buena fe de la ciudadanía”. (Además: ‘Jamás le he pedido a un colaborador que diga una mentira’: Uribe)
Los delegados confirmaron que este jueves se acordó la metodología a seguir, la cual estará orientada por un grupo de juristas y economistas del más alto nivel para ponerle celeridad al análisis.

Por su parte el expresidente Andrés Pastrana aclaró que desde su punto de vista el acuerdo en La Habana no existe, porque no tuvo un nacimiento jurídico y estaba sujeto al plebiscito. “El documento base de trabajo va ser el documento de La Habana, que no vamos a botar a la caneca como algunos dicen o creen. Son siete años de trabajo del Gobierno y vamos a construir sobre esto. Ese documento tiene cosas buenas, tiene cosas que podemos corregir y tiene cosas que se tienen que cambiar”, puntualizó Pastrana. (También: Juan Carlos Vélez, el hombre de la polémica en la campaña por el ‘No’)
Las partes concluyeron que fue un encuentro muy productivo y reiteraron la necesidad de plantear la presencia de la comunidad internacional, la protección de las Farc y la búsqueda de un punto de encuentro

3. Juan Carlos Vélez se disculpa con colombianos que votaron No

«La campaña del No se fundamentó estratégicamente en lo contenido en cuñas difundidas que buscaron evidenciar cómo las concesiones a la guerrilla, generaban indignación entre un gran número de colombianos», dijo Vélez.

El gerente de la campaña por el No en el pasado plebiscito en Colombia, Juan Carlos Vélez, pidió disculpas a las personas que apostaron por rechazar el acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), entre ellos a los miembros del Centro Democrático; partido al que renunció.

«Me equivoqué al no ser riguroso, no calculé el alcance de mis palabras. Ofrezco disculpas a los millones de colombianos que votaron libremente, a los otros comités por el No, a los jóvenes, al catolicismo, a las Iglesias cristianas, a los empresarios y a todos aquellos que apoyaron el No e hicieron de la convicción su única estrategia», dijo Vélez por medio de un comunicado.

4. Juan Carlos Vélez renuncia al Centro Democrático tras polémicas declaraciones

“Me equivoqué al no ser riguroso, no calculé el alcance de mis palabras”, expresó en un comunicado publicado a través de redes sociales.
Juan Carlos Vélez, gerente de la campaña del no en el plebiscito, desató una tormenta política este jueves con sus declaraciones en entrevista con el diario La República, en las que aseguró que se tergiversaron adrede mensajes y acudieron a la indignación, en lugar de informar sobre los acuerdos.
Sectores políticos se pronunciaron en contra de la información que dio el exsenador e incluso se anunció que la Fiscalía General estaba dispuesta a abrir una investigación al respecto.
En consecuencia, Vélez Uribe publicó un comunicado en redes sociales aclarando sus palabras y explicando nuevamente cómo se realizó la campaña por el no.
“Se fundamentó estratégicamente en lo contenido en cuñas difundidas en radio y televisión que buscaron evidenciar cómo las concesiones a las guerrilla, contenidas en los acuerdos Gobierno-FARC, generaban indignación entre un gran número de colombianos”, dijo.
Asimismo, desmintió que la organización Ardilla Lulle contribuyera a la campaña y afirmó que no contaron con participación de asesores extranjeros.
“Me equivoqué al no ser riguroso, no calculé el alcance de mis palabras. Ofrezco disculpas a los millones de colombianos que votaron libremente”, indicó en el comunicado.
Al final, Juan Carlos Vélez ofreció su renuncia a los miembros del Centro Democrático por el “daño que pude haber causado con mis palabras imprecisas al calor de un momento de hondas emociones”.

5. Denuncian a Álvaro Uribe por tergiversar acuerdo de paz en campaña del No

En las acciones judiciales se citan las declaraciones del gerente promotor de la campaña, Juan Carlos Vélez, quien ofreció detalles sobre la estrategia que se utilizó para convencer a los votantes a escoger la opción del No

Dos acusaciones fueron presentadas este viernes en la Corte Suprema de Justicia de Colombia en contra del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez por su vinculación en la estrategia promovida por el Centro Democrático a favor del No en el plebiscito, por la presión y manipulación a los votantes.
En las acciones judiciales se citan las declaraciones del gerente promotor de la campaña, Juan Carlos Vélez, quien ofreció detalles sobre la estrategia que se utilizó para convencer a los votantes a escoger la opción del No.
Los abogados Jorge Eliécer Molano y Elmer Montaña afirmaron que durante más de un mes “se presentó una campaña sistemática de mentiras y de engaños tendientes a generar miedo, zozobra e incertidumbre en los colombianos”.
Por ello solicitaron a la suprema corte que investigue los delitos de fraude al sufragante y concierto para delinquir a los miembros del Centro Democrático así como a los otros congresistas que apoyaron y promovieron esta estrategia dirigida a presionar a los votantes.
La estrategia del No
En una entrevista concedida al medio colombiano “La República” el jefe de la campaña por el No del partido de derecha Centro Democrático, Juan Carlos Vélez, dijo que la estrategia para promover el voto negativo a los acuerdos entre el Gobierno y las FARC-EP se basó en “tergiversar mensajes” y “dejar de explicar los acuerdos”.
Vélez detalló que en emisoras de estratos medios y altos “nos basamos en la No a la impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios”.
También como parte de la estrategia por el No, el exsenador explicó que en la región de la Costa se individualizó el mensaje de que Colombia se convertiría en Venezuela. “Y aquí el ‘No’ ganó sin pagar un peso”, agregó.
La reacción de Uribe Vélez
Al revelarse las declaraciones de Juan Carlos Vélez, el líder del Centro Democrático negó las declaraciones y señaló que desconoce por qué el político se tomó “la atribución de interpretar cómo hicimos la campaña“.
El senador Uribe aseguró que su colaborador dijo que lo habían tergiversado, pero reconoció que estas acusaciones son graves: “Me duele mucho, le pido a él que diga la verdad. Conmigo han trabajado muchas personas. Yo quisiera que alguna persona que haya trabajado conmigo pueda decir que yo le haya dicho que mienta“.

6. Vélez Uribe, de héroe a villano

El gerente de la campaña del No, hasta ahora uno de los hombres más leales al expresidente Álvaro Uribe, cayó en desgracia en menos de tres días.

En el 2010 no tuvo que esforzarse para hacer campaña. Sus afiches y vallas se redujeron a dos palabras y dos fotos. Las de Uribe Vélez, las de Vélez Uribe. La fórmula le resultó exitosa. …gracias a los apellidos del expresidente multiplicó por tres su votación, hasta alcanzar 62.000 votos.

Y así Vélez Uribe se convirtió en la voz de Uribe Vélez en el Congreso. Él y Juan Lozano fueron los únicos de los 26 senadores que le guardaron lealtad al expresidente, los únicos que no se pasaron a la orilla de Juan Manuel Santos.

Volvió a apostar por el Vélez Uribe, y su lealtad al expresidente, para ilusionarse con llegar la Presidencia de la República. Uribe lo señaló como sus precandidatos….Antes, también en las redes, lo pillaron en un plagio a un proyecto de ley. Gajes del oficio que sirvieron para curtirlo, allí aprendió a calcular los trinos para no volver a pasar por el ridículo. Es probable que haya comprobado la reacción en cadena que cualquier información, verdadera o falsa, podría generar en el más desprevenido.

En el 2015 tuvo la oportunidad de aplicar en carne y hueso sus dotes de estratega. Se lanzó a la Alcaldía de Medellín, de nuevo como el candidato de Uribe Vélez. Lideró todas las encuestas y llegó a las urnas como el virtual mandatario de la capital antioqueña. El día de las elecciones amaneció eufórico, pero se fue a la cama con una derrota que no supo cómo explicar.

Parecía que su fórmula se había agotado. Refugiado en los cuarteles de invierno, se mantuvo alerta a una nueva misión. Llegó el 17 de agosto. Ese día regresó al capitolio, pero a la oficina de Uribe Vélez. De allí salió como gerente de la campaña por el No en el plebiscito, pero sin plata, con las encuestas en contra, sin la posibilidad de reposición de votos y quejándose por lo desequilibrada que veía la contienda. Como quien saca el paraguas para no ser el sacrificado de la derrota que le auguraban.

Pero en la noche del 2 de octubre, cuando el No se impuso por 51.000 votos en el plebiscito, las miradas se voltearon hacia él. ¿Cómo lo hizo? En ese momento Juan Carlos Vélez parecía convertirse en el nuevo Fabio Echeverry para Álvaro Uribe, el mismo gerente de la campaña presidencial del 2002, y el de la reelección del 2006.

Resulta que Juan Carlos Vélez, quizá llevado por la euforia de un triunfo que sorprendió al país, cometió un garrafal error. Reveló su estrategia. La de la campaña “más barata y más efectiva de la historia”. Más simple de lo que se esperaba. Una estrategia que comenzó con un mensaje.
Le recomendamos: Álvaro Uribe regaña a Vélez por revelar la estrategia del No

“Descubrimos el poder viral de las redes sociales. Por ejemplo, en una visita a Apartadó, Antioquia, un concejal me pasó una imagen de Santos y ‘Timochenko’ con un mensaje de por qué se les iba a dar dinero a los guerrilleros si el país estaba en la olla. Yo la publiqué en mi Facebook y al sábado pasado tenía 130.000 compartidos con un alcance de seis millones de personas”, confesó en la ya célebre entrevista al diario La República.

No sólo eso. Dos estrategas le recomendaron dejar de explicar los acuerdos de paz a cambio de mensajes de la indignación. “En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios. En cuanto al segmento, en cada región utilizamos sus respectivos acentos. En la costa individualizamos el mensaje de que nos íbamos a convertir en Venezuela. Y aquí el No ganó sin pagar un peso”.

Un nuevo ejemplo de la consigna de Nicolás Maquiavelo, la del “fin justifica los medios”, que los dolidos simpatizantes del Sí señalaron enfurecidos.

El senador Armando Benedetti conoce muy bien a Juan Carlos Vélez tras seis años como compañero de partido y de comisión en el Congreso, y sabe que es un tipo sincero y leal, pero también ingenuo y hasta tierno. “El señor Juan Carlos Vélez estaba hablando sin presión, sin hostigamiento, sin libreto. Fue sincero”.

Una sinceridad que le valió el mayor jalón de orejas que haya recibido de su jefe Uribe Vélez, quien lo desautorizó en público, pues con sus palabras, Vélez Uribe, el que cabalgó con el apellido del expresidente, le ponía un manto de duda a la victoria del No. Craso error. Juan Carlos Vélez aplicó la fórmula de Maquiavelo, pero pecó por transparente. [o soberbia]

admin