General

Colombia: Malentendidos sobre enfoque de género motivaron votos por el No en el plebiscito

Oct 13 2016

Por Ángela Castellanos Aranguren
(acastellanos@redsemlac.net)

Bogotá, octubre (Especial de SEMlac).- Paradójicamente, el logro de darle un enfoque de género al Acuerdo de Paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC-EP se malentendió y utilizó por parte de algunas iglesias evangelistas y por el exprocurador Alejandro Ordoñez como motivo para votar negativamente en el plebiscito para refrendar dicho Acuerdo, el pasado 2 de octubre.

Este es uno de los motivos que llevó al 50,2 por ciento de los apenas 13 millones de colombianos que votaron, de casi 35 millones habilitados. Otros fueron el desacuerdo con dar curules a los excombatientes en el Congreso y dinero para sostenerse mientras consiguen generar ingresos propios.
Otras motivaciones fueron inspiradas por la campaña del expresidente Alvaro Uribe, basada, como lo dijo su gerente, en generar rabia diciendo mentiras como que la reforma tributaria que prepara el gobierno es para financiar a los excombatientes, que a los pobres les iban a reducir los subsidios y que Colombia se iba a convertir en otra Venezuela.
«Es lamentable que hayan convertido en motivo para votar por el No lo que era positivo y modelo en el mundo, como lo es el enfoque de género, que considera la vulnerabilidad de grupos como los LGBT y las mujeres, afectados en el marco del conflicto, específicamente por su identidad sexual», afirmó para SEMlac Marcela Sánchez, directora ejecutiva de la Colombia Diversa, una ONG dedicada a la defensa de los derechos de las lesbianas, gays, bisexuales y personas trans.
De hecho, las mujeres además de ser víctimas por hechos violentos generales, también fueron violadas como medio para generar humillación, intimidación y terror. Así mismo, varios actores armados del conflicto violentaron de diversas maneras a personas homosexuales por su orientación sexual.
Algunas iglesias evangelistas, como la Confederación Evangélica de Colombia, llamaron a votar No, argumentando que el Acuerdo tiene «ideología de género» y que personas LGTB fueron a la Mesa de Conversaciones de La Habana.
Después de realizado el plebiscito, dicha Confederación convocó a sus pastores y seguidores a nivel nacional, que estiman en varios millones, para que presenten propuestas sobre el tema para ser llevadas al Presidente de Colombia, a fin de que se consideren ajustes al Acuerdo de Paz.
Colombia Diversa, que llamó a votar Sí por el Acuerdo, aseguró que seguirá trabajando por la paz y pide que «no se mermen lo esfuerzos para conseguir la paz y se siga manteniendo enfoque de género y diversidad», y pidió también reunirse con el presidente Juan Manuel Santos.
En tanto, Alejandro Ordoñez, el ex procurador general, dijo a un medio de comunicación colombiano que tenía «razones morales» para votar No en el plebiscito, pues «desde la Habana se están diseñando políticas públicas basadas en esa concepción (género) para rediseñar en nuestro ordenamiento jurídico, la familia, el matrimonio, el derecho a la vida y la libertad religiosa. Están utilizando la misma metodología que tenían con la cartilla de educación sexual del Ministerio de Educación que pensaron que podría pasar de contrabando».
El exprocurador, que fue destituido por haber sido reelegido irregularmente, se refiere a un debate que él generó a mediados del presente año al denunciar unas cartillas de educación sexual que aseguró fueron publicadas por el Ministerio de Educación, y que dicho despacho negó, pero que le costó un debate en el Congreso a Gina Parody, la ministra de esa cartera, quien aseveró que todo fue un montaje contra ella por ser lesbiana.
Lo cierto es que ese ministerio sí había dado la directriz a todos los colegios para que ajustaran sus manuales de convivencia a fin de evitar el matoneo -o bullying escolar- y discriminación contra estudiantes por causa de su identidad sexual, dando cumplimiento a una sentencia de la Corte Constitucional.
Luego, el Presidente de la República pidió a la Ministra retirar la directriz. Semanas después, Parody solicitó una licencia para ausentarse del cargo y, tras el resultado del plebiscito, renunció a la posición de Ministra de Educación.

¿Qué se busca al acusar al Acuerdo de hablar de lo que no habla?
El exprocurador, quien aspira a ser candidato presidencial en las elecciones de 2018 y es miembro de la Hermandad San Pío X (o Sociedad Lefebvrista), se ha opuesto al matrimonio igualitario, al aborto por cualquier causal y a la adopción por parejas gay.
Posiciones similares están siendo impulsadas en varios países latinoamericanos, como Perú, Panamá, Guatemala, El Salvador y México. En este último se ha llamado a crear un «frente latinoamericano por el derecho a la vida y la familia».
El Acuerdo de Paz no habla de familia, religión, matrimonio, ni derecho a la vida antes del nacimiento. Tampoco dice nada sobre los derechos de las mujeres o de las personas LGTB que no esté en la normatividad vigente de Colombia.
La Mesa de negociación en La Habana recogió la solicitud del movimiento de mujeres de crear una subcomisión de género, la cual recibió propuestas de 18 organizaciones de mujeres y de grupos LGTBI, al tiempo que escuchó recomendaciones de expertas en violencia sexual de Colombia e internacionales.
«De hecho no hay ninguna ´conquista´, ni necesitamos el Acuerdo para generar una agenda de derechos de los LGBT», aseguró Sánchez.
Para la Red Nacional de Mujeres, que participó directamente en la inserción de género en el Acuerdo de Paz, lo que sucede es que hay una puja entre las personas que defienden los derechos y la ciudadanía con inclusión, versus otra gente que son «anti-derechos», pero que la balanza está inclinada por los «pro-derechos».
La secretaria técnica de la Red Nacional de Mujeres, Beatriz Quintero, afirmó a SEMlac que «el mayor peligro es que las personas ´anti-derechos´ están buscando que estos sean los temas del debate electoral de 2018, a fin de cuestionar los logros normativos, provocar retrocesos y llevar al país al siglo XVIII».
Un debate que podría darle la razón a Quintero es el hecho de que la senadora Vivian Morales, elegida por votos de la comunidad cristiana y algunos liberales, está promoviendo un referendo para prohibir que las parejas homosexuales y las personas solteras no puedan adoptar menores de edad. Desde hace más de tres décadas, en Colombia las solteras pueden adoptar legalmente.

Qué sí dice el Acuerdo de Paz sobre género
Sergio Jaramillo, el Alto Comisionado para la Paz, aclaró antes del plebiscito que «es falso que los Acuerdos promuevan ideología alguna», y el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, también hizo lo propio.
El Acuerdo no menciona el concepto de «igualdad de género», ni «ideología de género». Sí indica que la implementación de los puntos del Acuerdo de Paz tenga en cuenta determinados enfoques, entre ellos el enfoque de género.
Dicho enfoque, explicó Quintero, reconoce que no todas las personas fueron impactadas de manera similar por el conflicto, es decir, que unos grupos resultaron más vulnerables y, por tanto, acuerda unas acciones afirmativas para esas poblaciones, como por ejemplo unos aportes para que las mujeres campesinas tengan acceso al fondo de tierras, a los planes de sustitución de cultivos de uso ilícito y a mejores condiciones para conocer la verdad y acceder al Tribunal para la Paz.
Sin embargo, Ilva Myriam Hoyos, procuradora delegada para los Derechos de la Infancia, mano derecha del ex procurador Ordóñez, afirma que «la ideología de género» está encriptada en el Acuerdo y que es una ideología foránea que Naciones Unidas quiere imponer en Colombia.
En 2000, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó la Resolución 1325, por medio de la cual se llama a la participación de las mujeres en la resolución de conflictos armados.

admin