General

Trump acierta al denunciar una conspiración Clinton Wall Street

Oct 19 2016

Andy Robinson
Diario La Vanguardia

Si haces caso a Roger Cohen , columnista el New York times , Donald Trump utilizó una retórica anti semita y neo nazi al acusar a Hillary Clinton de “reunirse secretamente con los bancos internacionales para urdir la destrucción de la soberanía estadounidense con el fin de enriquecer a las potencias financieras globales, a sus amigos lobistas, y a los donantes a sus campañas”, según la frase del inmobiliario en un discurso el pasado jueves. Trump se refería al contenido de las conferencias que Clinton pronunció en una serie de bancos de Wall Street por las que la candidata demócrata cobró unos 1,8 millones de dólares y cuyo contenido fue filtrado por Wikileaks la semana pasada tal y como se comentó en este post. “Así nacen las dictaduras”, advierte Cohen.


Para Cohen y el New York Times, que sugirió lo mismo en portada, hablar de una conspiración entre la banca internacional y los Clinton, es una fabricación antisemita que recuerda a la teoría de conspiración del Protocolo de los sabios de Sion aunque Trump no menciona a los judíos en ningún momento de su discurso incendiario.
Por su parte, para los diarios demócratas como el New York Times y The Guardian (ahora mas pendiente de sus lectores en el Upper West side de Manhattan que los del cinturón oxidado del norte de Inglaterra), el mensajero,Julián Assange, es el complice del fascismo y otros totalitarismos, culpable no solo de dar material combustible al dictador en ciernes con cuartel general en Trump Tower, sino de haber colaborado con el dictador realmente existente, Vladimir Putin, para conseguir los emails. Es el nuevo discurso del partido demócrata que ha desenterrado la guerra fría y hasta el mccartismo para acusarle a Trump y Assange de ser un híbrido terrorífico de Josef Goebbels y Josef Stalin.
Quizás todo valga para parar a Trump, un tipo verdaderamente desagradable. Sin embargo, tras echar un primer vistazo a las decenas de emails filtrados por Wikileaks, a mi me parece bastante acertada la susodicha frase del inmobiliario en lo que se refiere a Hillary Clinton y los bancos de Wall Street. Un poco cargado demás, para mi gusto, pero, en esencia, verdad.
Queda claro en los discursos de Hillary en Goldman Sachs, por ejemplo, que los encuentros con bancos internacionales tienen el propósito de asegurar a sus ejecutivos de que podrán, efectivamente, seguir enriqueciéndose ( y los Clinton también) mediante una agenda neoliberal, pactada cada mes de enero en Davos, para reducir la soberanía de estados naciones, incluso un estado nación tan grande como EEUU.
Hillary tranquilizó a los ejecutivos de Goldman Sachs en 2013 en tres conferencias por las que cobró 650.000 dólares, cuyo contenido se filtró finalmente en los correos, tras repetidos llamamientos de Bernie Sanders en favor de su publicación: “En cuanto a la regulación, demasiado es mala y demasiado poco también. ¿como se logra el término medio, la llave de oro? Pues la gente que sabe más son precisamente las personas que trabajan en el sector ( o sea Wall Street)” Clinton había tranquilizado a los banqueros también al decir en otra conferencia en Goldman que se tuvo que adoptar medidas contra Wall Street “por motivos politicos”, en referencia a la Ley Dodd-Frank diseñada, según el discurso publico, para evitar una repetición de la mega crash financiero de 2008, dando a entender que las medidas serian principalmente cosméticas, para frenar la rebelión de Occupy y del Tea party .
En un momento en cual todos los banqueros iban a Davos a quejarse por el supuesto exceso de regulación de la nueva ley, Hillary estaba invitando a los bancos a mandar sus lobistas a Washington y desmenuzar la legislación, cosa que hicieron. No es de extrañar que Todd O’Neill, un ejecutivo de Goldman, echase el siguiente piropo a Hillary en una conferencia celebrada después. “Estamos agradecidos de que cuando usted fue senadora por Nueva York, mostró coraje en áreas relacionadas con Wall Street”.
Luego están las conferencias en las que Clinton, tal y como se comentó en el post anterior, propone, a puerta cerrada ,la ampliación de los grande tratados de desregularización de las inversión trasnacionales, mientras dice lo contrario en público. Como el Tratado de Libre comercio con México, odiado tanto en EE.UU. como México, pero que Clinton pretende , en contra de los deseos de la mayoría de los latinoamericanos, convertir en “un mercado hemisférico” dominado por EE.UU. “Hace falta tener una posición pública y otra privada”, dijo Clinton en otra conferencia con banqueros que ahora es del ámbito publico gracias a Wikileaks . Como si ellos no lo supieran ya . Otro email demuestra que Clinton, pese a sus declaraciones publicas quire recortar el impuesto de sociedades para las grandes multinacionales.
Tras leer estos mails, lejos de tener complejo de culpa se ser espia fascista-comunista traicionando al mundo libre en la nueva guerra fría, me sentí eternamente agradecido a Assange, hasta Vladimir Putin si el organizó el hack, por permitirme indagar en correspondencia secreta del gran cortador del bacalao demócrata a John Podesta con una avalancha de lobistas bancarios y corporativos con la presencia detrás de la en absuelta transparente Fundación Clinton. Los periodistas no suelen estar tan preocupados por la fuente de una filtración como Smith si no Bob Woodward jamás habría ido a hablar con Garganta Profunda. Tal y como , explican los verdaderos informadores de The Intercept aquí .
Otros emails, remitidos antes de al victoria de Obama en noviembre del 2008, demuestran como funciona la puerta giratoria de Wall Street /Washington. La correspondencia de la campaña demócrata (Podesta es un operador que se entiende con Obama y los Clinton) con Michel Froman, jefe de Estado mayor de Bill Clinton y máximo responsable de política comercial de la para Clinton y Obama, que entonces se incorporó a la dirección de Citibank junto a Robert Rubín. Los emails, repartían los cargos en la administración Obama mientras Obama aún recorría el país prometeidno mano dira con lso bancos de Wall Street , entre ellos o Citigroup, cuya especulación habia provocado la pero crisis financiera de la historia y pronto causaria la Gran Recesión.
Ahora, pasa lo mismo. Los lobistas siempre presentes en el entorno de Bill y Hillary ya pactan la reanudación del status quo , el business as usual en Wall Street y Washington Solo falta liquidar, con el apoyo del New York Times y The Guardian, al molesto ultra nacionalismo de Donald trump.
En este sentido, mi email predilecto es este del poderoso abogados de Washington , Stuart Eizenstat, remitido en febrero de este año. Eizenstat se ofrece a ayudar la campaña Clinton en diversas areas que incluyen comercio internacional y políticas en medio oriente. : “Soy el presidente del Consejo de Negocio Transatlánticos, he dado testimonio sobre el acuerdo transatlántico de comercio e inversioens (el odiado TTIP); me reuní en Davos con Mike Froman (el mismo) y me pidió consejo sobe la reforma regulatoria del TTIP (…)”, fanfarronea en su búsqueda de empleo.
Y añade: “El acuerdo transpacífica vendrá antes. Todos (estos acuerdos) serán opuestos por los sindicatos y los grupos de consumo. Puedo ayudaros a tomar posiciones”. Para respaldar su solicitud de trabajo en la administración de Hillary Clinton, el abogado y diplomático añade que es miembro de los consejos de UPS, Blackrock, Alcatel, Globe Speciality Metals, Chrsitie’s GML, y Coca Cola.
Davos , claro, donde Clinton recauda dinero cada mes de enero, para su fondo filantrocapitalista y vehiculo de trafica de influencias, la Iniciativa Global Clinton, es un punto de encuentro y networking clave para los aspirantes a llegar a la Casa Blanca a la mano de Hillary. En una frase inolvidable Eizenstat explica a Podesta y los otros peces gordos de la campaña Clinton: “Me reuní con Tom Nides (que alterna entre las administraciones demócrata y los bancos de Wall Street , concretamente, Morgan Stanley) en el Foro Económico Mundial en Davos para preguntarle cual seria la mejor forma de enchufarme en la parte política “, añade.
Eizenstat, que dice que mantiene “relaciones estupendas” con el lobby pro Israel en Washington, el Comité de Asuntos Politicos América Israel (AIPAC), aconseja a Hillary en el mismo email a distanciarse de Obama y tender puentes a “Bibi (Netanyahu) .”Estoy dispuesto a ofrecerle un tiempo considerable y contribuir una cantidad financiera sustanciosa asi como recaudar más…”, remata en su solicitud de ayudar a Hillary a no cambiar el mundo .

Se puede leer más sobre los Clinton y Trump en mi libro Off the road: miedo, asco y esperanza en América (Ariel, 2016)

admin