General

Felices Fiestas y una Reflexión de Other News

Dic 27 2016

Como editor de Othernews y en nombre de nuestro heroico personal, me gustaría hacerles llegar nuestros mejores deseos de Navidad y de Año Nuevo.

El año que viene probablemente sea el peor que vea en mi vida desde la Segunda Guerra Mundial. Donald Trump comenzará un nuevo gobierno dirigido solo a los intereses de Estados Unidos; puso en el poder a símbolos de corporaciones, millonarios a cargo de asuntos sociales, escépticos climáticos a cargo del cambio climático, empresarios que se oponen al salario mínimo a cargo del trabajo, médicos contrarios al seguro de salud a cargo de la salud, un secretario de Educación en contra de la educación pública, un embajador en Israel en contra de la paz con los palestinos y probados halcones a cargo de defensa (o mejor, de ofensa). Además, un secretario de Estado cuya perspectiva mundial se limita a los países productores de petróleo, empezando por Rusia y Arabia Saudita.

Lo más penoso de todo es que Trump colocó como jefe de estrategia a un hombre que declaró en un llamado a un conferencia sobre pobreza en el Vaticano, que su tarea era respaldar a los partidos de derecha, xenófobos y nacionalistas de Europa, y mencionó a Nigel Farage como ejemplo de su visión del buen europeo.

Ya tenemos una Europa sin Gran Bretaña, una Italia que es el hombre enfermo de Europa y, en 2017, surgirá una derecha más fuerte de las elecciones de Holanda, Francia y Alemania. Por su parte, Japón, Rusia, China y, ahora, Estados Unidos, se vuelven nacionalistas. El Acuerdo de París, que en cualquier caso es insuficiente, está en peligro.

La Escuela de Economía de Londres señala que la cuarta Revolución Industrial (robotización) en 20 años será responsable de 40 por ciento de la producción mundial, lo que implica un enorme desplazamiento de trabajadores. Y podríamos seguir en esta línea por un tiempo más. El mundo perdió el norte y no sabemos qué vendrá. Y 2017 será especialmente importante porque probablemente pase a la historia como el principio de un nuevo ciclo.

Pero ese ciclo también tendrá una contracorriente, formada por un número creciente de personas. No pasará mucho tiempo antes de que los blancos desplazados y marginados que votaron por el brexit y Trump se den cuenta de que su miedo y su malestar fue utilizado por personas inteligentes que no están para servir sus intereses. Y tampoco pasará mucho tiempo antes de que se den cuenta de que la alternativa nacionalista atenta contra la cooperación y el crecimiento y destruye valores e identidades.

El hecho de que ahora el término “globalista” sea mala palabra en Washington y que “derecha alternativa”, sea correcta, da una idea de cómo la vuelta al provincialismo es antihistórica. No nos olvidemos de que Trump perdió las elecciones por cerca de tres millones de votos. Las ciudades estadounidenses forman una coalición para implementar el acuerdo climático. Y en todas partes, a escala local, hay movilizaciones en defensa de los valores descartados por la llamada alt-right.

En otras palabras, mi deseo es que 2017 traiga una mayor conciencia y participación. Y que la contracorriente frene la actual tendencia a la xenofobia, al populismo y al nacionalismo, y que en 2018 veamos los resultados de esa contratendencia. Me sorprendería mucho si, para entonces, Trump puede seguir alardeando de su impunidad.

Pero eso significa que mis deseos también están acompañados de una invitación a desempeñar un papel mayor en la creación de conciencia y de participación. Seamos tan activos como nos sea posible. Será el rechazo de muchos lo que condicione a unos pocos. Ya es hora de que nos demos cuenta de que las cosas están más claras que el agua: o dejamos que sigan de tal forma que se repitan los años 30 o las frenamos. Les deseo entonces que 2017 sea el año en que habrán colaborado para un mundo mejor. Sé que ya están involucrados.

Roberto Savio

admin