General

Hungría acelera legislación para eliminar la Universidad Centroeuropea

Abr 11 2017

Marietta Le (1) – Global Voices (2)

El martes 4 de abril, el gobierno húngaro aprobó una controvertida reforma añadida a una nueva ley sobre educación superior. El voto tuvo lugar con un procedimiento especial solicitado por el vice primer ministro de Hungría.

Según la Universidad Centroeuropea (UCE) y quienes la apoyan en todo el mundo, con la reforma sería imposible que el centro de estudios siguiera funcionando en Hungría, donde se ubica desde 1993.

Periodistas en Hungría y el extranjero han sostenido que la finalidad aparente de los legisladores es obligar a la universidad a cerrar.

La reforma obligaría a UCE a abrir un campus en Nueva York, donde tiene un reglamento de la Junta de Regentes de la Universidad Estatal de Nueva York, y llegó a un acuerdo bilateral con el gobierno federal de Estados Unidos para emitir diplomas estadounidenses y húngaros a sus alumnos.

Según una declaración del gobierno húngaro, la finalidad de la enmienda es que las universidades extranjeras en Hungría “funcionen legítima y transparentemente en cumplimiento de las regulaciones húngaras”. El partido de gobierno sostiene que la UCE goza de una ventaja injusta pues emite grados húngaros y estadounidenses.

Los legisladores escribieron:

“Este puede ser un buen negocio para George Soros, pero en la competencia entre universidades representa una ventaja injusta.”

George Soros es el fundador de la UCE. Soros, figura controversial en muchos lugares, ha sido celebrado y criticado por promover la democracia a través de organizaciones como las Fundaciones Open Society. (3)

En una conferencia de prensa llevada a cabo después del voto en el Parlamento, representantes de la UCE dijeron que los estatutos húngaro y estadounidense no podrían funcionar separadamente:

“Eso no es posible ni aceptable. Estamos entregando grados húngaros y estadounidenses. No tendría sentido que la universidad funcionara sin la posibilidad de grados estadounidenses, los estudiantes simplemente no vendrían a la universidad si no entegara grados estadounidenses.”

Ley aprobada aceleradamente

El viernes 31 de marzo, el primer ministro húngaro Viktor Orbán dijo en una entrevista en una estación de radio pública:

“Hacer trampa es hacer trampa, venga de quien venga.”

Según Index.hu, Orbán se refería a los ahora obligatorios acuerdos bilaterales cuando las universidades son de países que no están en la Organización para Cooperación Económica y Desarrollo (OCED).

Luego de la entrevista, la UCE emitió inmediatamente una declaración donde negaba toda acusación de “hacer trampa”, e insistía en que funcionaba según la ley húngara en sus 25 años en de historia en Budapest.

A finales de marzo, los críticos del proyecto de ley dijeron que equivale a un ataque a la libertad de educación Activistas en línea han empezado a usar la etiqueta #IStandWithCEU [yo apoyo a UCE] y quienes apoyan a la universidad crearon la cuenta de Twitter @StandWithCEU.

Uwe Puetter, director de la escuela de política pública de la UCE, tuiteó:

“Somos parte integrante de la vida académica en Hungría. La ley está perjudicando la libertad académica en Hungría y la Unión Europea, dice el rector de UCE.”

Andrew Stroehlein, director europeo de medios de Human Rights Watch, escribió:

“Hungría:

Golpea y encarcela refugiados

Ataca a los medios libres.

Ataca a la sociedad civil.

Ataca a las universidades”.

Al momento de escribir este artículo, había más 45,000 firmas en una petición en Change.org titulada “Salven la Universidad Centroeuropea” —más de 20,000 simpatizantes más del objetivo inicial de la campaña. Los iniciadores escribireron en la descripción de la petición:

“Los académicos, estudiantes y partidarios de la investigación cinetífica libre y objetiva pedimos a la Asamblea Nacional Húngara que deje de lado la legislación propuesta y que entable negociaciones con la dirigencia de la UCE que al final permitirá que esta prestigiosa universidad sigue siendo una orgullosa colaboradora con el discursos científico en Hungría.

En un mensaje enviado a contactos de UCE el 30 de marzo, el presidente y rector Michael Ignatieff pidió apoyo:

“Es momento de unirnos para defender nuestra institución y los principios de libertad académica. Los exhortamos a comunicarse respetuosamente con sus parlamentarios y otros representantes (ver aquí una muestra de la carta) y difundir públicamente su apoyo a UCE, institución orgullosamente húngara y estadounidense de educación superior, una universidad cuya libertad está en peligro.”

Muchos exalumanos de UCE tienen destacados puestos en el sector público en todo el mundo, incluidos algunos miembros del partido de gobierno de Hungría. Con esta red de graduados, la universidad ha podido llegar rápidamente a público mayor.

A finales de marzo, cartas y correos electrónicos de apoyo empezaron a aparecer de estudiantes, universidades, instituciones académicas, ganadores del Nobel, científicos, escritores, el Departamento de Estado de Estados Unidos y hasta el consejo editorial del Washington Post. La universidad publicó una lista de esas declaraciones acá.

El alcalde de Vilnius, otro graduado de UCE, también escribió una carta al rector, invitando a la universidad a mudarse a Lituania. Luego vino una invitación del alcalde de Slupsk en Polonia.

El domingo 2 de abril, miles se manifestaron en Budapest en apoyo a la Universidad Centroeuropea. Ciudadanos húngaros y graduados de UCE realizaron actividades de solidaridad en las embajadas húngaras en Berlín y Londres también.

El sltio web de noticias Mandiner publicó un video secuencial de la multitud en Budapest el 2 de abril:

También hay una visualización de la red que ilustra las etiquetas que se mencionan juntas con frecuencia con #IStandWithCEU. Precognox también publicó una nube de palabras con las etiquetas más usadas sobre el asunto.

Húngaros exigen veto al presidente

El sitio de noticias 444.hu publicó una lista de 123 parlamentarios, todos de la coalición de gobierno, que votaron a favor de la enmienda.

También hubo una protesta en los edificios de la Universidad Centroeuropea en el centro de la ciudad el martes 4 de abril, donde los estudiantes hablaron en defensa de su universidad.

Luca László, estudiante de Estudios de Nacionalismo, dijo:

Vivo en un país donde los mayores enemigos del gobierno son las ONG, los derechos humanos, la libertad académica y la gente que huye de la guerra.

Le pidió al jefe de estado, János Áder, que no firmara la enmienda y que la devolviera al Parlamento para su revisión.

Daniel T. Berg, otro estudiante de UCE, contó la historia de su madre, que huyó de Hungría en los años 70 en el maletero de un auto Trabant.

En referencia a la herramienta de vigilancia de la opinión pública afín al gobierno “Consulta Nacional“, Berg dijo:

“Como tal vez sepan, el gobierno inició recientemente una consulta nacional con la pregunta “¿Cómo paramos a Bruselsa?”. Mi pregunta es “¿Cómo paramos a Orbán?”.

El blog Kettős Mérce (Doble estándar) publicó actualizaciones sobre los acontecimientos del día. Después de la manifestación en UCE, los asistentes caminaron al Parlamento, donde intentaron izar una bandera de la Unión Europea. Cerca de 300 personas se sentaron frente al edificio, ante un cordón de la policía.

Los blogueros prometieron que las protestas seguirían toda la primera semana de abril.

En Facebook, profesores universitarios húngaros empezaron a promover una huelga. Tibor Bárány de la Universidad de Budapest de Tecnología y Economía escribió que dejaría de trabajar completamente hasta que el Parlamento retire la enmienda, si los profesores en el país y el extranjero se unen a la huelga.

(1) la autora de este artículo ha trabajado en varios proyectos financiados por las Fundaciones Open Society y ayudado a organizar una protesta en Londres contra la enmienda descrita en este texto.

 

(3) Las Fundaciones Open Society, fundadas por el inversionista y filántropo George Soros, financia proyectos editoriales de Global Voices, incluido RuNet Echo. La organización también financia Global Voices Advocacy, Rising Voices, la Red de Tecnología para la Transparencia, nuestras operaciones centrales y nuestras reuniones.

 

(2)Global Voices es una comunidad de más de 1400 bloggers y traductores de todo el mundo que trabajan juntos para traerle informes de blogs y medios ciudadanos de todas partes, con énfasis en las voces que no son escuchadas habitualmente en los principales medios internacionales.

admin