General

La mayoría de los españoles pide más acogida de refugiados y está preocupada por el auge del racismo

Jun 19 2018

Jairo Vargas –Público.es

Una encuesta de Oxfam Intermón, realizada antes de la llegada del barco Aquarius, muestra que un 65% de la población cree que hay que cambiar el sistema de asilo y la ley para evitar más muertes en la frontera, aunque también muestra si inseguridad sobre la acogida debido a mitos y prejuicios que han calado en el imaginario colectivo.

La mayoría de la sociedad española está a favor de acoger a personas refugiadas, cree necesario un cambio de rumbo en las políticas migratorias para evitar más muertes de personas y piensa que las instituciones europeas no están cumpliendo con su deber en cuanto a la protección de quienes tiene que huir de sus países.

Esas son las principales conclusiones de una encuesta realizada por Oxfam Intermón meses antes de la llegada de los rescatados por el barco Aquarius a València y que ha dado a conocer este martes. Se trata de un estudio fundamentado en 803 entrevistas a ciudadanos y ciudadanas de entre 18 y 70 años y en los resultados de varios grupos de discusión. Así, la ONG concluye que  el 65% de la ciudadanía española opina que hace falta un cambio de rumbo en las políticas migratorias y en el sistema de acogida para frenar las miles de muertes de personas que cada año se cobra la ruta migratoria del Mediterráneo, aunque la perspectiva mayoritaria (64%) sobre esos rescates pasa por la devolución después a sus países de origen

Tampoco están satisfechos con el papel que juegan los gobiernos en la acogida. El 87% cree que los Estados pueden hacer más para ayudar a las personas refugiadas. De hecho, el 70% considera que hay que ayudar de forma urgente a los refugiados que se encuentran en peligro extremo. Unos datos que «demuestran que el espíritu de acogida sigue vigente a casi tres años» de la llamada «crisis de los refugiados», dice el informe.

De la misma manera, hay un sentimiento mayoritario de empatía con las personas migrantes, una visión que desde Oxfam relacionan con que más del 60% de los encuestados tiene en su círculo más cercano a personas que han tenido que emigrar desde España a otros países. Así, la principal emoción que trasmite la palabra «inmigrante» es «pena» (60%), seguida de «admiración» (27%), mientras que con la palabra «refugiado» el 80% evoca pena y sólo el 10% admiración. Ayuda e integración son las principales asociaciones que los españoles hacemos de la palabra «inmigrante» y «refugiado» mientras que apenas un 15% de los encuestados creen piensa en «control» o «rechazo».

España sólo ha reubicado desde Italia y Grecia a 1.359 personas refugiadas de las 9.323 a las que estaba obligada a acoger

Sin embargo, el 80% de los encuestados se muestra preocupado por el aumento del racismo y la xenofobia en España, pero al mismo tiempo, una gran parte de la población española tiene muy interiorizados diferentes mitos y prejuicios sobre la acogida o llegada de personas refugiadas y migrantes a Europa. Aunque un alto porcentaje considera que «todo el mundo tiene derecho a migrar» y que «la mayoría de ellos no han tenido otra alternativa que abandonar su país», un 55% de los encuestados cree que uno de los mayores problemas de la acogida es que entre los refugiados vengan terroristas infiltrados. Unos mitos que, según los portavoces de la ONG, se han indo construyendo en el seno de la UE y han quedado tan arraigados que costará mucho tiempo desterrarlos.

Política de asilo del PP, «cicatera» y «de mínimos»

Al mismo tiempo, Oxfam Intermón ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez que rechace de un giro de 180 grados en la política de asilo, refugios y cooperación al desarrollo que ha seguido el PP en los últimos años. Una política que, según José María Vera, presidente de Oxfam en España, «ha sido cicatera y de mínimos» durante los últimos años. «El PP ha fallado a las personas refugiadas», ha afirmado al recordar que España sólo ha reubicado desde Italia y Grecia a 1.359 personas refugiadas de las 9.323 a las que estaba obligada a acoger, según las cuotas de acogida dictada por Bruselas.

El presidente de la ONG en España también ha presentado el informe «España y el desplazamiento global», en el que analiza el cumplimiento de los compromisos adquiridos por el Ejecutivo español en esta materia. Según este documento, España se ha dedicado a secundar el enfoque de cierre de fronteras que ha liderado la UE y «ha sido un alumno aventajado» de Brusela, mientras que su presupuesto para ayuda humanitaria ha sido «ínfimo».

Vera ha pedido a Sánchez que revierta los acuerdos en control fronterizo con terceros países donde no se respetan los derechos humanos, que se atenga al «escrupuloso» cumplimiento del derecho internacional y que, en el próximo Consejo Europeo, encabece la batalla para que  Europa comparta la responsabilidad de proteger los derechos humanos de todas las personas que llegan al continente «buscando una vida mejor y más segura». La ONG afirma que el cierre de los puertos italianos al Aquarius y la respuesta de España ha vuelto a poner este debate sobre la mesa, por lo que ahora,  la agenda de protección y de derechos debe prevalecer frente a la de la seguridad y el miedo, que a su juicio, han inspirado «a ideologías racistas y xenófobas».

«No hacerlo, y no hacerlo poniendo los derechos de las personas en el centro del debate, va a suponer un lastre desestabilizador enorme para el planeta», considera la organización. 19.06.18

———————————–

Anexo:

Cuando miles de canarios cruzaban el Atlántico en cayucos para llegar a Venezuela

Blog Strambotic

El 25 de mayo de 1949 en la portada del diario venezolano ‘Agencia comercial’ aparecía la fotografía de un barco apresado con 106 inmigrantes a bordo, incluyendo diez mujeres y una niña de cuatro años. Aquellos “famélicos y malolientes” inmigrantes venían de la depauperadas Islas Canarias de la posguerra española y buscaban las costas de la entonces próspera Venezuela, igual que habían hecho sus antepasados desde tres siglos antes.

El ‘Elvira’ sólo es uno de los “cientos de barcos fantasma”, muchos de ellos no mayores que los actuales cayucos que llegan a España desde África, que cruzaron el Atlántico durante la década de los 40 con hasta 12.000 canarios que buscaban una vida mejor en América, huyendo de la dictadura fascista impuesta por el general Franco tras la victoria de los golpistas en la guerra civil.

La época de los “barcos fantasma” se inicia en 1948, a raíz de las serias dificultades que impuso la España franquista a la migración, “con trámites penosos y costosísimos”. Los llamados “barcos fantasma” eran veleros de la flota pesquera que llenaban sus bodegas con cientos de campesinos canarios que vivían próximos a la subsistencia. Según relata el periodista Tomás Bárbulo en un reportaje en ‘El País’.

“La historia [del ‘Elvira’] comenzó el Sábado de Gloria de 1949. Un centenar de personas se deslizaron por el muelle de Las Palmas y embarcaron en varias falúas. La mayoría eran campesinos de Gran Canaria que ganaban 20 pesetas por trabajar de sol a sol y que habían tenido que vender sus cabras para pagar las 4.000 pesetas del billete, una pequeña fortuna para la época”.

“El “Nuevo Teide”, con 300 pasajeros, o el “Telémaco” con 171, fueron algunos de los barcos que realizaron de forma clandestina viajes entre Canarias y Venezuela. El “Telémaco”, que zarpó en agosto de 1950 de La Gomera, tenía una eslora de 20 metros, poco más de lo que mide un cayuco”, según relataba el diario El Día de Canarias.

La peligrosa singladura del velero ‘Elvira’ guarda no pocos paralelismos con la llegada de los 629 inmigrantes del ‘Aquarius’ a puerto español, después de haber sido repudiado por el gobierno xenófobo de Italia. Los africanos del ‘Aquarius’ gozarán de “45 días de paz” antes de que el gobierno español decida qué hacer con ellos. Tras una peligrosísima travesía, los canarios del ‘Elvira’ alcanzaron las costas de Venezuela, donde fueron considerados “inmigrantes voluntarios” por el gobierno, pudieron regularizar su situación y echar raíces en la entonces floreciente Caracas de los años 50.

——————

Con información de El Día, El País, Diario Público y Gobierno de Canarias.

admin