Derechos Humanos, Extremismo radical, Migraciones y refugiados, Racismo&discriminación

Otra Europa para frenar a la extrema derecha

Feb 13 2019

Fernando Luengo Escalonilla – EconoNuestra*

Existe una generalizada y comprensible inquietud por el ascenso de la extrema derecha, en buena parte de los países europeos y también en España. ¿Qué hacer para frenar y revertir esta deriva? No hay respuestas fáciles para un problema complejo, que, sin duda alguna, urge abordar.

Un aspecto importante, que ha menudo queda oculto, es que las políticas económicas y sociales que han impulsado las instituciones comunitarias y también los partidos y gobiernos conservadores han sido uno de los principales combustibles de la extrema derecha. Otro tanto ha ocurrido con la mayor parte de la socialdemocracia europea, que ha sido corresponsable, cuando no principal impulsora, de esas políticas.

El escenario generado por las mismas, sobre el que justamente hay que actuar, ha sido el caldo de cultivo propicio para el surgimiento y consolidación de la extrema derecha, que ha sabido canalizar una parte de la desafección y el descontento. Encuentro en el apoyo a esos partidos rechazo, hartazgo y desconcierto, antes que indignación activa, politizada y comprometida de la población.

En estas coordenadas, si de verdad se quiere frenar el ascenso de la derecha xenófoba y populista, ofrecer más de lo mismo o reformas de escaso calado que mantienen en lo fundamental el actual estado de cosas es claramente el camino equivocado. Y tampoco es una alternativa apelar a más Europa. Porque, en realidad, más Europa significa dar por bueno el papel prominente de los mercados financieros y las corporaciones transnacionales, someterse a los dictados austeritarios de Bruselas y del Fondo Monetario Internacional, pretender acorazar las fronteras comunitarias ante la llegada de personas migrantes y refugiados, aumentar el gasto militar y proteger los paraísos fiscales. Esto y no otra cosa es la Europa realmente existente; y la que preservan y fortalecen las tímidas y sesgadas reformas en la arquitectura institucional introducidas por las elites políticas y económicas.

Un compromiso sincero y decidido para frenar a la extrema derecha exige apostar por un escenario alternativo. Una de las piedras angulares del mismo tiene que ser reducir los privilegios de los de arriba. Estos privilegios, que están en el origen de la crisis económica, parasitan las instituciones estatales y comunitarias, y constituyen los cimientos de un capitalismo depredador social y materialmente, crecientemente oligárquico y autoritario.

El aumento y enquistamiento de la desigualdad es una de las razones del auge de la extrema derecha. La respuesta del establishment ante el aumento de la fractura social ha sido insistir en las mismas promesas, mil veces incumplidas, y en las mismas recetas, mil veces fracasadas.

Poco se habla y casi nada se hace para corregir y revertir esta situación. Las ingenuas o interesadas llamadas a la recuperación de las esencias de la construcción europea o levantar la bandera del europeísmo frente a los populismos desintegradores que la amenazan suponen, de hecho, una cortina de humo, pues ignoran o relegan a un papel secundario esa problemática.

Otra Europa significa necesariamente un reparto de la renta y de la riqueza, así como de los recursos materiales y energéticos, que beneficie a las mayorías sociales. Avanzar en esa dirección supone poner el foco en los de arriba. Sabiendo que, en realidad, ambos planos están íntimamente relacionados; los recursos necesarios para mejorar la situación de los de abajo exige limitar los privilegios de los de arriba.

Avanzar en esta dirección significa, entre otras cosas, aplicar políticas decididamente progresivas en materia tributaria, prohibir los paraísos fiscales, exigir que las corporaciones transnacionales tributen por todos los beneficios obtenidos en los territorios donde operan, aplicar límites a las retribuciones percibidas por las elites empresariales, prohibir los mercados y productos financieros opacos, introducir principios de condicionalidad en materia de sostenibilidad, equidad de género y respeto de la negociación colectiva a la hora de acceder a los recursos públicos y prohibir las puertas giratorias.

¿Significa esto ir demasiado lejos? No lo creo. Hay que insistir en que el desafío que tenemos ante nosotros es de esta envergadura. Situar en el centro de la agenda política europea estos asuntos es apuntar al corazón de la “enfermedad europea”, dotar de alcance y coherencia a la palabra Europa. De esta manera quedará claro que, en muchos aspectos fundamentales, los intereses de la extrema derecha coinciden con los del establishment político y económico; quedará claro asimismo que existe una izquierda con diagnósticos y propuestas con capacidad y voluntad de ser un factor de cambio en Europa.

———————————–

* El blog de econoNuestra es un espacio de pensamiento crítico que, con un enfoque plural e interdisciplinar, quiere contribuir, desde la reflexión, a la elaboración de diagnósticos sobre la naturaleza de la crisis –estatal, europea y global- y a la formulación de alternativas que propicien el cambio económico, social y político. Artículo en Público.es

———————–

Anexo:

Alfombra roja en el país que usa a los migrantes para extorsionar a España y Europa

José Bautista – Público.es

Tras varios desplantes y retrasos, finalmente este miércoles los reyes de España inician una breve pero importante visita de Estado a Marruecos. Allí serán recibidos con honores por el rey Mohamed VI, uno de los autócratas más ricos de África. El viaje ya está sirviendo para alimentar páginas en la prensa rosa, mientras que las páginas salmón nos recuerdan una vez más lo sumamente importante que es Marruecos para las exportaciones españolas.

La Corona española no pasa por sus mejores horas y hacerse fotos con la plana mayor de una dictadura no es precisamente el mejor modo de pulir su imagen. Pero todo eso importa poco si nos atenemos a otros hechos más dolorosos a aquel lado del Estrecho.

No quiero aburrir con datos y no me sobra el tiempo. Sí quisiera recordar que Marruecos es un infierno para cualquier periodista que se adentre en la represión desmedida de sus fuerzas de seguridad, empeñadas en silenciar a base de golpes cualquier atisbo de disidencia. Si está usted en España, esto se lo puede explicar con detalle y voz propia cualquier rifeño o saharaui procedente del Sáhara Occidental, ocupado por Marruecos de manera ilegal desde 1976 (adivina adivinanza: ¿cuántos países reconocen la soberanía marroquí sobre la antigua colonia española?*).

También quiero recordar que Marruecos usa de manera constante a las personas migrantes para chantajear a España en particular, y a Europa en general. Cuando a Rabat no le gustan las decisiones que toman el Gobierno español -electo democráticamente, por cierto- o sus homólogos europeos, la Gendarmería marroquí hace la vista gorda y el flujo migratorio aumenta. Seguimos cometiendo el error de percibir a los migrantes como una amenaza, y no como nuestros pares y una fuente de oportunidades, por lo que a los políticos a este lado del Estrecho les entra el miedo electoral y no tardan en rectificar para agradar a Marruecos.

No viene al caso, pero acabo de recordar el breve frenazo migratorio que tuvo lugar en agosto del año pasado en aguas del Estrecho, y que se produjo porque a Mohamed VI le apetecía navegar con uno de sus yates en esa zona. Por esas fechas, con el rey alauí navegando de un lado a otro, Marruecos pidió a España 60 millones y helicópteros para controlar el flujo migratorio.

Cito algunos ejemplos rápidos: esta semana la Unión Europea dio luz verde al tratado pesquero con Marruecos, que incluye las aguas del Sáhara Occidental, a pesar de que tanto la legislación internacional como la Justicia europea señalan que la antigua colonia española “no forma parte del reino de Marruecos”. Insólito: Europa se salta su propia legislación para no enfadar a Marruecos.

También sirven de ejemplo los 140 millones de euros que Bruselas le regala a Marruecos para que contenga a las personas migrantes. España juega un papel destacado como intermediario entre el régimen y la Unión Europea. Es un negocio redondo fácil de entender: Europa no se quiere manchar las manos con los migrantes pobres -si son ricos no son migrantes, son otra cosa- y Marruecos está dispuesto a hacer el trabajo sucio a cambio de dinero, que es lo que de verdad importa. La mayoría de esos migrantes son marroquíes (en torno al 22% de todos los que tratan de llegar por mar), pero nadie se ha parado a pensar que huyen de su precioso y rico país porque el régimen de Mohamed VI les condena al hambre, la pobreza y la ignorancia. Apenas tenemos información sobre qué hacen las autoridades marroquíes con los seres humanos que España devuelve en caliente desde Ceuta o Melilla o que, simplemente, son capturados antes siquiera de lanzarse al mar. Sí hay testimonios y pruebas que muestran cómo la Gendarmería marroquí los tortura y los abandona a su suerte en el desierto. Un amigo guardia civil desplegado en el perímetro fronterizo de Melilla me contaba con pelos y señales cómo en una ocasión ayudaron a una mujer a cruzar después de ver que los gendarmes al otro lado de la valla trataban de violarla.

La dictadura marroquí no duda siquiera en frenar la cooperación en materia de seguridad cuando alguna institución democrática europea le pone en un aprieto. Si lo que va a leer a continuación le sorprende, quizás debería prestar más atención a la relación de su medio de cabecera con el régimen marroquí. ¿Recuerda el atentado terrorista contra la revista Charlie Hebdo en enero de 2015? Marruecos tenía información sobre la organización de ese ataque, pero no se la facilitó a las autoridades galas. ¿Por qué? Un año antes, la Justicia francesa había imputado a Abdelatif Hamouchi, jefe del servicio secreto marroquí (la temida DGST), acusado de torturar en Francia a dos marroquíes y un saharaui. La policía trató de detener a Hamouchi en la Embajada marroquí en París, pero logró escapar. El rey de Marruecos se tomó aquello como una afrenta personal y, tras la negativa del presidente François Hollande de  intervenir ante los jueces, cortó toda la cooperación en el ámbito de la seguridad. Marruecos no avisó a Francia, su principal aliado en el Consejo de Seguridad de la ONU, sobre la matanza que iba a producirse en París. Tras el atentado, el chantaje funcionó y Hollande dio marcha atrás. La Justicia francesa desimputó a Hamouchi y el presidente francés le concedió la medalla de la Legión de Honor, máxima condecoración de la República francesa. Unos meses antes hizo lo mismo el Ministerio del Interior español, con Díaz Fernández al frente, concediéndole la medalla al Mérito Policial.

La pobreza que sufre el pueblo marroquí (3.000 dólares de renta media anual, frente al patrimonio de 5.700 millones de dólares del rey), el maltrato constante a las personas migrantes y el tradicional chantaje por parte de Marruecos es un negocio rentable que también beneficia a mucha gente ‘de bien’ en España. La lista es extensa, pero hay dos figuras discretas y poderosas que destacan dentro de ese lobby promarroquí en la península ibérica: el expresidente Felipe González y la exministra Ana Palacio.

Si los reyes de España se portan bien en su corto viaje a ese país empobrecido (que no ‘pobre’), quizás Mohamed VI les haga algún guiño de agradecimiento, como levantar la restricción al ‘comercio atípico’ (eufemismo de ‘contrabando’) en Melilla u ordenar a sus agentes mostrar una actitud más dura contra los migrantes. En cualquier caso y a pesar de las diferencias entre ambas partes, los ganadores siguen y seguirán unidos. Ahí reside su éxito.

*(La respuesta es cero, aunque hay quien puede matizar -con razón- que es ‘uno’: Marruecos. Solo Marruecos reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.)

 

 

admin