Conflictos armados, Extremismo radical, Política, Populismo

Altos del Golán: Trump impulsa el robo

Mar 22 2019

Editorial – La Jornada

Acuatro días de que el premier israelí, Benjamin Netanyahu, visite Estados Unidos, el presidente Donald Trump se manifestó –por medio de su canal habitual: Twitter– a favor de reconocer la soberanía de Tel Aviv sobre los Altos del Golán, territorio sirio anexado de manera ilegal por Israel tras la Guerra de los Seis Días (1967). Apenas en noviembre pasado se llevó a cabo una votación en la Organización de Naciones Unidas para refrendar la nulidad y la carencia de cualquier valor jurídico de dicha anexión, y por primera vez el gobierno estadunidense votó en contra. El resto de las naciones del mundo, con la excepción del propio Israel, votó a favor.

El más reciente dislate del ex presentador de televisión devenido jefe de Estado sienta un precedente nefasto para la estabilidad y la legalidad mundial porque legitima el uso de la fuerza para el despojo territorial y el botín territorial. Para aquilatar lo impresentable de esta postura, baste con señalar que en la perspectiva abierta por Trump, la invasión y ocupación de Kuwait por Irak en 1990 le habría dado al régimen de Saddam Hussein la soberanía sobre la pequeña, pero inmensamente rica nación, y Estados Unidos no habría tenido razón en lanzar la devastadora Guerra del Golfo para liberar al emirato petrolero.

La temeraria irresponsabilidad del magnate, de consecuencias potencialmente catastróficas para Medio Oriente, debe leerse como una más de sus ya típicas maniobras electoreras, en este caso como un regalo a su aliado y gemelo ideológico. En efecto, el mes entrante Israel celebrará elecciones parlamentarias anticipadas a las que Netanyahu se ve obligado a concurrir por la ruptura en su alianza gubernamental, y para las que en las últimas semanas han surgido desafíos políticos –incluidas acusaciones sólidas por corrupción contra el primer ministro– que amenazan la continuidad de la coalición de derechas y ultraderechas que gobiernan en Tel Aviv.

Una implicación adicional de este gesto es que abre la puerta a un posterior reconocimiento de las anexiones de facto que Israel ha perpetrado de buena parte de Cisjordania y la Jerusalén oriental (Palestina), lo que significaría la consumación del despojo más brutal de territorio a una nación en la historia moderna.

Así, la frágil estabilidad regional y mundial es puesta en jaque por un burdo intento de influenciar al electorado israelí a favor del sionismo recalcitrante, a la vez que Trump complace a los sectores islamófobos de su propia base militante.

La comunidad internacional tendría que considerar inaceptable esta maniobra y condenar en los términos más enérgicos esta suplantación de los principios de la convivencia global por el intercambio de favores entre élites reaccionarias y belicistas.

————————

Relacionado:

«Los comentarios del presidente Trump sobre los Altos del Golán han llevado a la región a una nueva crisis»: Erdogan

France 24 (*)

Además de las autoridades turcas, las afirmaciones del presidente estadounidense han sido rechazadas por el Kremlin y el Gobierno chino. Israel controla este estratégico territorio desde 1973

Los comentarios de la comunidad internacional han sido negativos. El jueves, el presidente estadounidense Donald Trump afirmó a través de su cuenta de Twitter que «es tiempo de que Estados Unidos reconozca completamente la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán».

En medio de una cumbre de la Organización para la Cooperación Islámica en Estambul, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan afirmó que «no se puede permitir la legitimación de la ocupación de los Altos del Golán». Según el mandatario turco, «los comentarios del presidente Donald Trump acerca de los Altos del Golán han llevado a la región a una nueva crisis. Una nueva tensión».

Los altos, originalmente sirios, se disputaron por primera vez en la historia reciente durante la Guerra de los seis días, en 1967, y están controlados por Israel desde el conflicto del Yom Kipur en 1973. Para muchos, se trata de una ocupación ilegítima.

Para Egipto, los Altos del Golán son territorio sirio ocupado por Israel

Según un pronunciamiento citado por la agencia de noticias judía MENA, el Ministerio de Relaciones Exteriores egipcio rechazó el llamado del presidente estadounidense, afirmó que para su Gobierno esta región es un territorio sirio ocupado por Israel y citó la resolución 497 de 1981 del Consejo de Seguridad de la ONU que rechaza la anexión de los Altos al territorio israelí.

El Gobierno chino se pronunció en esta misma dirección. «Respecto a los territorios árabes ocupados, incluidos los Altos del Golán, existen unas pautas muy claras marcadas por la ONU en las resoluciones 242 y 338», dijo en rueda de prensa el portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores Geng Shuang. El Gobierno chino pidió hoy a «todas las partes implicadas» que respeten las resoluciones de la ONU sobre los Altos del Golán.

En Rusia tampoco cayó bien el trino del presidente Trump. Según el Kremlin, estos llamados hacen daño a los esfuerzos para encontrar el establecimiento de la paz en la región. Las autoridades de ese país esperan que los comentarios de Trump sean una declaración sin consecuencias.

En Beirut, Líbano, el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo busca ejercer presión para que el Gobierno de ese país dé un giro en sus relaciones con Hezbollah. Pero no solo es difícil que las autoridades de ese país cambien su política hacia el grupo armado libanés, sino que además no cayeron bien las recientes afirmaciónes de Trump. Luego de la reunión entre Pompeo y el presidente del parlamento libanés Nabih Berri, él y su grupo político Amal (de orientación chiíta) rechazaron la declaración del presidente estadounidense.

El Gobierno Sirio aspira a recuperar los Altos del Golán

“La nación siria está más determinada a liberar esta preciosa pieza del territorio nacional sirio por todos los medios posibles”, afirmó el gobierno de Bashar Al Assad.

El pasado 11 de marzo, el primer ministro Benjamin Netanyahu visitó los Altos del Golán en el territorio controlado por Israel en compañía de Lindsey Graham, senador estadounidense del partido Republicano, y de David Friedman, embajador de Estados Unidos en Israel. Ronen Zvulun / Archivo Reuters

Después de varios años de calma desde el armisticio de 1974 monitoreado por la ONU, los Altos resurgieron como un punto de tensión durante la guerra en Siria. En mayo de 2018, Israel acusó a un grupo de guardias revolucionarios alineados con Irán de disparar cohetes a su territorio desde el lado sirio de la línea de tregua.

Israel ha dirigido numerosos ataques hacia los grupos que señala de estar respaldados por Irán en Siria y le ha exigido a Rusia que mantenga las fuerzas aliadas a Teherán lejos de la frontera. Del lado sirio, las fuerzas rebeldes opositoras a al-Assad controlaron las inmediaciones a los Altos del Golán hasta que las los grupos progobierno retomaron el control en julio de 2018.

————————–

(*) Con EFE y Reuters

admin