Conflictos armados, Derechos Humanos, Economía y Finanzas, Extremismo radical, Fuerzas Armadas, Neoliberalismo, Populismo, Religión

16 AÑOS DESPUÉS DE IRAK: ¿CUÁNTOS TIENEN QUE MORIR PARA QUE DIGAMOS QUE ES SUFICIENTE?

Abr 30 2019

Por Whitney Webb* – MintPress News

DESPUÉS DE IRAK, LOS NEOCONSERVADORES COMENZARON A LIBRAR OTRA GUERRA, UNA PARA EL ALMA DE ESTADOS UNIDOS

Han pasado dieciséis años y el recuerdo de la guerra de Irak es lejano para muchos, excepto para los millones de personas, tanto iraquíes como estadounidenses, que vieron cómo sus vidas fueron destruidas por una de las mayores mentiras jamás vendidas al público estadounidense.

Sin embargo, mientras muchos de los estadounidenses duermen tranquilos pensando que una atrocidad como la invasión y ocupación de Irak nunca volverán a suceder, el gobierno de los Estados Unidos ha estado involucrado continuamente en muchas guerras más pequeñas e igualmente desastrosas, tanto visibles como invisibles, en gran parte gracias al hecho que aquellos que nos trajeron la guerra de Irak siguen siendo respetados y están todavía presentes en los pasillos del poder.

Para muchos estadounidenses de hoy, la indignación por la guerra en Irak, así como la guerra en sí misma, es un recuerdo lejano y una indignación comparable no ha surgido por ningún otro crimen del gobierno de los Estados Unidos cometido o contemplado en una escala similar, ya sea la invasión «cambio de régimen» de Libia, el genocidio en curso en Yemen, o las respuesta a crímenes que el gobierno está creando ahora.

Nuestro olvido ha denunciado nuestro silencio y nuestro silencio es nuestra complicidad con los crímenes, pasados y presentes, orquestados por los neoconservadores, que nunca abandonaron el gobierno después de Irak, sino que se rebautizaron y ayudaron a diseñar culturalmente nuestra pasividad. Como consecuencia, hemos sido engañados nuevamente por los neoconservadores, quienes han transformado a Estados Unidos a su imagen, creando una nación de neoconservadores facilitadores, una nación de neoconservadores pasivos.

LA GUERRA DE IRAK REVISITADA

Aunque las mentiras que llevaron a los Estados Unidos a invadir Irak están bien documentadas, merecen ser recordadas. Aquí se puede encontrar un resumen de las muchas mentiras, incluidas aquellas relacionadas con supuestos pero falsos vínculos entre Saddam Hussein y Al Qaeda, así como los supuestos vínculos de Saddam con los ataques de ántrax y el inexistente programa de armas nucleares de Irak.

Sin embargo, podría decirse que, más importante que las mentiras dichas para conducir directamente a la guerra, es la prueba concluyente de que los funcionarios clave de la administración Bush, muchos de ellos miembros de la organización neoconservadora conocida como el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC), habían planeado y pedido una invasión a Irak mucho antes de que incluso hubieran ocurrido los ataques del 11 de septiembre.

Algunos investigadores dicen que el plan para la guerra de Irak comenzó décadas antes con la redacción de la Guía de Política de Defensa (DPG) de 1992, que fue supervisada por Paul Wolfowitz, entonces subsecretario de Defensa para la Política, quien luego se convertiría en uno de los principales arquitectos de la guerra de Irak en 2003. DPG habló de la necesidad de asegurar el «acceso a materia prima vital, principalmente el petróleo del Golfo Pérsico». También habló de la necesidad de que los Estados Unidos desarrollen un protocolo para realizar unilateralmente las intervenciones en el extranjero, afirmando que «los Estados Unidos deben tener la postura para actuar de manera independiente cuando la acción colectiva no puede ser orquestada».

El DPG nuevamente encontraría prominencia entre un nuevo grupo que se autodenominó el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC). Fundada en 1997 por Robert Kagan y Bill Kristol, su primer acto fue publicar una declaración de principios que promovía «una política Reaganita de fuerza militar y claridad moral».

Podría decirse que PNAC es mejor conocido por publicar el documento «Reconstruir las defensas de los Estados Unidos» en septiembre de 2000. Ese documento, que cita la DPG como su inspiración, contiene muchos pasajes controvertidos, uno de los cuales dice:

Estados Unidos ha buscado durante décadas desempeñar un papel más permanente en la seguridad regional del Golfo. Si bien el conflicto no resuelto con Irak proporciona la justificación inmediata, la necesidad de una presencia sustancial de la fuerza estadounidense en el Golfo trasciende el problema del régimen de Saddam Hussein.

Después de que George W. Bush fue declarado ganador de la elección del 2000, muchos signatarios del PNAC tomaron cargos prominentes en su administración, incluidos Cheney y Rumsfeld. Otros signatarios del PNAC, entre ellos Dov Zakheim, John Bolton y Elliott Abrams, pronto encontrarán su camino en la administración de Bush, donde también se involucrarán íntimamente en la planificación y ejecución de la guerra de Irak. En particular, el hermano de Bush, Jeb Bush, también fue un signatario del PNAC.

Una vez que el gobierno de Bush asumió el cargo, la planificación de la invasión de Irak avanzó rápidamente, teniendo la eliminación de Saddam como tema prioritario durante la reunión inaugural de seguridad nacional de Bush. El ex secretario del Tesoro, Paul O’Neill, recordó más tarde que la reunión «tenía que ver con encontrar la manera de hacerlo. El presidente dijo: ‘Encuentren una manera de hacer esto’».

Apenas dos semanas después, el vicepresidente Dick Cheney, ex presidente ejecutivo de Halliburton, tomó el mando de un recién formado grupo de trabajo sobre energía que comenzó a reunirse en secreto con los principales ejecutivos petroleros. En cuestión de semanas, en marzo de 2001, el Pentágono elaboró un documento llamado «Demandantes extranjeros para contratos de campos petroleros iraquíes» para el grupo de trabajo de Cheney, que incluía áreas potenciales de Irak preparadas para una perforación exploratoria. En particular, otros altos funcionarios de Bush, como Condoleezza Rice, fueron, como Cheney, ex ejecutivos de la industria petrolera.

Luego, unas horas después de los ataques del 11 de septiembre, un colaborador de Rumsfeld escribió: «La mejor información es rápida. Juzgue si es lo suficientemente bueno [para] golpear SH [Saddam Hussein] al mismo tiempo. No solo UBL (Osamab Bin Laden)».

El 19 de septiembre de 2001, la Junta de Política de Defensa del Pentágono, presidida por Richard Perle, otro miembro del PNAC, declaró que Irak debía ser invadido después de Afganistán.

Al día siguiente, PNAC escribió en una carta a Bush:

«Incluso si la evidencia no vincula a Irak directamente con el ataque, cualquier estrategia que apunte a la erradicación del terrorismo y sus patrocinadores debe incluir un esfuerzo decidido para sacar a Saddam Hussein del poder».

No fue hasta diciembre de 2001 que la administración, dirigida por Cheney, comenzó a afirmar que Saddam estaba vinculado a Al Qaeda.

EL DÍA DESPUÉS DE LA GUERRA DE IRAK

Sin embargo, como se describió anteriormente, el plan de guerra para entonces ya estaba en marcha.

A medida que aumentaba la indignación pública por las mentiras y los años de ardides que llevaron a la guerra de Irak, no fue la exposición de sus crímenes lo que irritó a los neoconservadores. En cambio, su preocupación fue por la prolongada indignación pública que limitó severamente la capacidad de los Estados Unidos para intervenir militarmente en el extranjero, lo que los llevó a desarrollar más operaciones encubiertas y otros métodos de «cambio de régimen», aparte de la intervención militar absoluta. De hecho, Bush se había quejado de que, después de Irak, sus «manos estaban atadas», una realidad que lo llevó a impulsar el desarrollo de programas secretos de guerra cibernética y la expansión de la guerra de drones, entre otras nuevas y más silenciosas flechas en la funda.

Además del aumento de las operaciones encubiertas de «cambio de régimen» después de Irak, comenzó un esfuerzo concertado que tenía como objetivo encubrir a los neoconservadores, en particular a los prominentes neoconservadores que habían sido los arquitectos de la Guerra de Irak. Estos neoconservadores comenzaron a cambiar de nombre, abandonando el corrompido PNAC por la Iniciativa de Política Exterior y varios otros destacados think-tanks que ocultan su pasado. Su cambio de nombre ha sido tan exitoso que los cofundadores de PNAC como Bill Kristol ahora son considerados por los demócratas parte del liderazgo de la «Resistencia» al presidente Donald Trump.

Para el año 2008, los neoconservadores dejaron en claro que su plan era renombrar su ideología, con el cofundador de PNAC Robert Kagan escribiendo el artículo «Neocon Nation«, en el cual, en un esfuerzo por blanquear el legado ensangrentado de la ideología, afirmó que el neoconservatismo es «profundamente arraigada en la historia estadounidense y ampliamente compartida por los estadounidenses».

Por supuesto, la afirmación de Kagan fue irónica dado que una vez criticó a Colin Powell por no creer que «Estados Unidos debería entrar en conflicto sin un fuerte apoyo público», revelando el propio desdén de Kagan por la opinión del público estadounidense. Sin embargo, su artículo de 2008 muestra cómo, después de Irak, los neoconservadores comenzaron a librar otra guerra, una por el alma de Estados Unidos.

OBAMA Y «EL MUNDO QUE HICIERON LOS KAGAN»

Después de que Barack Obama ganó las elecciones presidenciales de 2008, muchos estadounidenses sintieron que los días de «guerras por petróleo» y las guerras basadas en mentiras terminarían, especialmente después de que el entonces presidente electo Obama ganara el Premio Nobel de la Paz por su cálida retórica sobre la necesidad de la paz mundial. Lamentablemente, hasta el día de hoy, muchos de los que se oponían visceralmente a la guerra de Irak del gobierno de Bush fracasan o se niegan a reconocer que Obama era tan asesino como su predecesor, aunque lo hizo con palabras suaves, encanto y un culto mediático a la personalidad.

Si bien los neoconservadores, particularmente aquellos que nos trajeron la guerra de Irak bajo Bush, a menudo están asociados con el Partido Republicano, la administración de Obama, particularmente el Departamento de Estado liderado por Hillary Clinton, se conectó directamente a la misma red de actores neoconservadores responsables de la destrucción de Irak.

De hecho, al convertirse en Secretaria de Estado, Clinton nombró rápidamentea Robert Kagan como uno de los 25 miembros de su Junta de Política de Asuntos Exteriores, una posición que continuó después de que John Kerry se hizo cargo del Departamento de Estado. El libro de Kagan, «The World America Made», fue particularmente influyente en Obama, quien citó el libro como inspirador en su discurso del Estado de la Unión en 2012, así como su campaña de reelección del mismo año.

Kagan, uno de los neoconservadores más influyentes y prominentes de todos, se desempeñó como funcionario del Departamento de Estado en la administración Reagan y más tarde pasó a fundar PNAC en 1997. Ya en 1998, Kagan estaba pidiendo al gobierno de los Estados Unidos que «elimine al Sr. Hussein y su régimen del poder». En 2002, Kagan, junto con su socio del PNAC, Bill Kristol, afirmó que Saddam estaba apoyando «un campo de entrenamiento terrorista en Irak, completo con un Boeing 707 para practicar secuestros, y lleno de musulmanes radicales no iraquíes». También afirmó que el presunto «autor intelectual» del 11-S Mohammad Atta se había reunido con la inteligencia iraquí unos meses antes del 11 de septiembre. Ambas acusaciones fueron extremadamente influyentes en la promoción de la guerra de Irak, y ambas son completamente falsas.

in embargo, el historial de problemas de Kagan no impidió que el gobierno de Obama le otorgaran a él y a su esposa una influencia considerable sobre la política del gobierno. En 2011, el gobierno de Obama introdujo a la esposa de Kagan, Victoria Nuland, como portavoz del Departamento de Estado. Nuland recibió después el puesto de Subsecretaria de Estado para Asuntos Europeos y Eurasiáticos en 2013, que usó para diseñar el golpe de estado del «cambio de régimen» de 2014 en Ucrania, un evento que sigue teniendo consecuencias mortales en ese país e incluso ha ayudado a reforzar elementos neonazis en los Estados Unidos.

Nuland es un ejemplo textual de la continuidad de los neoconservadores desde la administración Bush hasta la administración Obama. De 2003 a 2005, durante la guerra de Irak y la posterior ocupación, Nuland fue la asesora adjunta de seguridad nacional de Dick Cheney; quien, emocionado con su actuación, recomendó que fuera nombrada para servir como embajadora de los Estados Unidos ante la OTAN. A medida que la rama ejecutiva cambió la administración en 2008, Nuland se convirtió en la enviada especial para las Fuerzas Armadas Convencionales en Europa antes de convertirse en la portavoz del Departamento de Estado de Obama solo tres años después.

TRUMP: «CONTRA» LA GUERRA DE IRAK, PERO VOLUNTARIAMENTE RODEADO POR CRIMINALES DE GUERRA DE IRAK

Aunque Donald Trump criticó la Guerra de Irak y el papel del gobierno de Bush en su creación, en la campaña, tanto él, como Obama antes que él, ha invitado a los neoconservadores a su gobierno desde su inicio.

El primer secretario de defensa de Trump, Jim «Mad Dog» Mattis, así como su primer asesor de seguridad nacional, HR McMaster, eran cercanos al arquitecto de la guerra de Irak e influyente neoconservador, Paul Wolfowitz, tanto que Wolfowitz estaba guiando su política de manera encubierta por correo electrónico en los primeros días de la administración de Trump.

La nominación de Mattis por Trump fue particularmente extraña debido a las últimas frecuentes críticas a la Guerra de Irak en las que Mattis ganó su apodo de «Perro Loco» después de supervisar los asedios de Fallujah en 2004, en las que el ejército estadounidense utilizó ilegalmente fósforo blanco, un arma química; así como uranio empobrecido, en la densamente poblada ciudad iraquí. Como consecuencia del ataque de los Estados Unidos hace más de una década, los niños de Fallujah continúan naciendo con horribles defectos de nacimiento.

Si bien Mattis y McMaster se han ido, los neoconservadores son más poderosos que nunca en la administración de Trump, como se vio en el nombramiento de otro signatario del PNAC, John Bolton, para el papel de asesor de seguridad nacional. Además, el signatario de PNAC, Elliot Abrams, fue nombrado recientemente representante especial para Venezuela, a pesar de su papel en el caso Irán-Contra y en armar a los escuadrones de la muerte de América Latina que asesinaron a miles de civiles, y también a pesar de que Abrams es un delincuente convicto.

UNA NACIÓN DE FACILITADORES

Aunque han hecho todo lo posible por ocultarlo, Estados Unidos se ha convertido en una nación gobernada por y para los neoconservadores y sus diversos clientes corporativos. La indignación expresada por sus crímenes en Irak, para ellos, no fue un llamado a un cambio, sino simplemente un indicador de que tal indignación debe reducirse y silenciarse, una tarea que se realizó a través de la ingeniería cultural y, más recientemente, la censura.

Desde la guerra de Irak, los neoconservadores y sus aliados han utilizado todas las herramientas a su disposición para moldearnos a su imagen, creando una nación despreocupada que siente poca o ninguna empatía por los millones de asesinados y mutilados en su nombre; una nación que no es repudiada por el hecho de que muchos de sus principales funcionarios públicos son condenados como criminales de guerra; una nación que adora la guerra y la muerte y se burla de las voces anti-guerra (incluso cuando son veteranos de guerra) como «apologistas» de los líderes extranjeros que quieren mantener a sus países fuera de la mira del Pentágono.

Con un estimado de millones de personas que morirán en Yemen debido a una hambruna inducida, apoyada por los Estados Unidos y una guerra planeada para Venezuela, un país que es el doble del tamaño de Irak, nuestro silencio y nuestra falta de interés en estos asuntos es nuestra complicidad.

¿Cuántos millones deben los neoconservadores y su gente asesinar antes de que digamos que ya es suficiente? La «Guerra contra el Terror» por sí sola ya ha cobrado aproximadamente 8 millones de vidas. ¿Cuántas naciones permitiremos que destruyan sus arquitectos? Ya hemos asolado Afganistán, Libia, Siria, Irak y Somalia; diseñado la guerra en Sudán del Sur; apoyado la guerra en Yemen y la destrucción de Palestina. ¿Venezuela sería la «última gota» que finalmente nos lleve a la acción? No parece probable.

La dura verdad es que, si bien la guerra de Irak puede ser recordada públicamente como una «vergüenza» para los neoconservadores, fue el verdadero comienzo de nuestra transformación en una nación de sus facilitadores pasivos. Los estadounidenses comunes pueden no planear y conspirar guerras eternas o la destrucción de naciones y vidas inocentes, pero ciertamente están de acuerdo, especialmente cuando se nos dice que el «Líder X» mata a su propia gente y que el «Líder Y» representa una amenaza para «seguridad nacional». Nuestro consentimiento para ser gobernados y guiados por locos nos ha llevado a convertirnos en una nación de neoconservadores pasivos.

Los neoconservadores siguen en el poder y siguen siendo la cara pública de la política estadounidense solo porque lo permitimos. Ese simple hecho significa que permanecerán en el poder hasta que digamos que hemos tenido suficiente. ¿Cuántos años después de la guerra de Irak pasará antes de que llegue ese momento?

——————-

Este artículo fue publicado en inglés en Mint Press el 20 de marzo de 2019, la traducción para Misión Verdad fue realizada por Ifigenia Chávez.

*Whitney Webb es una periodista estadounidense de MintPress News, radicada en Chile. Ha contribuido para varios medios independientes como Global Research, EcoWatch, Instituto Ron Paul y 21st Century Wire, entre otros. En 2019 ganó el premio Serena Shim por «su integridad inflexible como periodista».

admin