Derechos Humanos, Extremismo radical, Migraciones y refugiados, Populismo, Racismo&discriminación

Derechos para todos

May 17 2019

Joan Subirats / Nancy Fraser / Saskia Sassen   (*)

Frente a las políticas de rechazo, hay que movilizarse en favor del respeto radical hacia las personas inmigrantes y refugiadas

Este es el panorama de la Europa democrática. Un total de 35.597 personas han muerto, solo desde 1993, intentando acceder a Europa por carecer de vías y procedimientos de acceso seguro y garantizado. El Mare Nostrum se ha convertido en el Mare Mortum,el mar de los ahogados. No se han reubicado los miles de personas que llevan meses y años hacinadas en pésimas condiciones —en auténticos campos de concentración— en los países del sur de Europa. Son permanentes las agresiones sexuales que sufren las mujeres en el tránsito y el secuestro de muchas por las redes de trata.

La UE que iba a suprimir las fronteras ha creado en los últimos años más vallas, en y entre sus propios países, que todo el resto del mundo, Trump incluido. La nueva guardia europea de fronteras se ocupa de las fronteras interiores mermando la soberanía de los Estados, y, en los países de origen de las personas migrantes (África, Asia), entrenando a sus policías/milicias, para obstaculizar los movimientos de las personas desplazadas a la fuerza. Una pregunta, ¿cuánto dinero público, que podría ser empleado en mejorar las condiciones de vida de europeos y migrantes, va a ser utilizado en la construcción de campos de detención/concentración en Marruecos o Turquía?

En los últimos tiempos, los Gobiernos europeos están ya decididamente asumiendo estas políticas de sistemático rechazo y exclusión de inmigrantes y refugiados. Un conjunto de intereses económicos y del mercado de trabajo marcan estas decisiones, pero lo que resulta más grave es la creciente presencia de las fuerzas de extrema derecha, neofascistas, tanto en los procesos de gobernanza europeos como en importantes sectores de la población.

La UE, que iba a suprimir las fronteras, ha creado en los últimos años más vallas que todo el resto del mundo, Trump incluido

Estas fuerzas están arrojando olas de odio sobre las personas migrantes y refugiadas, a las que culpan de todos los males de nuestras sociedades, del desempleo, de los bajos salarios, de la crisis social y económica, del aumento de la delincuencia y del machismo. Esas fuerzas extremistas, demasiadas veces apoyadas por fuerzas políticas que se autodenominan democráticas, utilizan esos discursos que contribuyen a incrementar las injustas políticas migratorias existentes, como las expulsiones masivas y el cierre de fronteras arrojando a la muerte a decenas de miles de personas en las aguas del Mediterráneo, en los desiertos de África y en otros lugares sin nombre, negándoles derechos humanos básicos, la vida y el derecho a migrar.

La política neofascista se asienta y alimenta en la defensa de una sociedad jerárquica basada en el individualismo, la competición y la desigualdad. De una sociedad autoritaria y patriarcal basada en el odio y la exclusión de las personas vulnerables, empobrecidas, excluidas, diferentes, migrantes. De una sociedad donde quienes son diferentes, quienes soportan y también rechazan la desigualdad y la jerarquía de personas —las personas pobres, emigrantes, precarias, mujeres insumisas, disidentes en general— deben ser marginadas y expulsadas.

El crecimiento de estas fuerzas políticas neofascistas y la facilidad con la que están buscando alianzas en otros partidos y fuerzas de derecha empieza a hacer desgraciadamente posible una estrategia que, siendo ahora las personas emigrantes y refugiadas las primeras víctimas, incluiría, si crecen más, no dentro de mucho tiempo, represión y sometimiento a todas las otras personas arrojadas fuera del sistema. Sobre todo a quienes desde la diferencia —mujeres, personas jóvenes, precarias, paradas, etcétera— lo rechazan. Estas fuerzas de derecha buscarán marginar el pensamiento y la acción política y social que lucha por establecer una sociedad de iguales en derechos y libertades, regida por los valores y prácticas de dignidad, respeto, solidaridad, inclusión y democracia.

Es necesario revertir este proceso, luchar y movilizarse a favor del respeto radical de los derechos humanos de personas inmigrantes y refugiadas. Sobre todo, por su derecho a la libertad de circulación. En los últimos meses, en Europa resultan continuas las manifestaciones con un mismo objetivo: la lucha contra la represión a las personas más débiles. Está la iniciativa del 5 de mayo en un conjunto de ciudades europeas que, junto con otras convocatorias, especialmente en Alemania —19 de mayo— y Francia —25 de mayo—, constituyen la “cadena” de la primavera de los migrantes en Europa. Se harán antes de las elecciones europeas para visibilizar que son muchas personas quienes piensan que las mismas deben invertir la tendencia y expresar la deslegitimación de la extrema derecha.

Un acto público representado con un abrazo colectivo. Un símbolo de la solidaridad y búsqueda de igualdad entre diferentes, frente al establecimiento de la sociedad jerárquica, dividida y desigual de ellos.

————————–

*–Nancy Fraser (filósofa), —Joan Subirats (catedrático en la UAB) y —Saskia Sassen (catedrática en la Universidad de Columbia) firman esta tribuna junto a Donatella de la Porta, Tariq Ali, Amaia Pérez Orozco, M. Eugenia Rodríguez Palop, Silvia Federici, Carmen Magallón, Yayo Herrero, Manuel Castells y Santiago Alba Rico. Artículo publicado en la sección Tribuna de El País, el 17.05.19

———————–

Relacionado:

Italia, a contramano de la Justicia europea

Por Elena Llorente – Página12, Argentina

La UE exige que los países no expulsen a los refugiados

Con su “decreto de seguridad bis”, Salvini plantea multas por cada migrante que descarguen en Italia los barcos rescatistas.

La Corte de Justicia de la Unión Europea fue clara: un refugiado en fuga de un país en el cual corre peligro de torturas u otros malos tratos inhumanos, prohibidos por la Convención de Ginebra, no puede ser repatriado o rechazado de un país europeo, aun cuando su status de refugiado le sea negado o revocado por razones de seguridad. La decisión de la Corte surgió luego de los recursos legales presentados en Bélgica y la República Checa por tres inmigrantes (de Costa de Marfil, Congo y Chechenia) a los que presuntamente se les había quitado el status de refugiados por delitos locales.

La decisión de la Corte no le hizo cambiar ninguna idea al ministro del Interior italiano y viceprimer ministro, Matteo Salvini, sobre el tratamiento de los refugiados. Salvini ha centrado gran parte de su accionar como ministro contra los inmigrantes, tanto desde que llegó al gobierno en junio de 2018 como ahora, que es candidato en las elecciones Europeas del 26 de mayo. Su principal slogan es que él piensa en la “seguridad” de los italianos y acusa a los migrantes de ser delincuentes, violadores y traficantes de droga. Ha habido en efecto algunos casos de delincuencia y de violaciones por parte de migrantes, pero no se trata de grandes números. En cuanto a la droga, es sabido que el tráfico de droga en toda Europa y por supuesto en Italia, está controlado por las mafias locales, en particular la ‘Ndrangheta de Calabria y la Camorra de Nápoles, no por los extranjeros.

Para combatir a los migrantes Salvini elaboró el llamado “decreto seguridad”, aprobado en noviembre pasado, con numerosas normas para obstaculizar las llegadas y la permanencia de los migrantes, cerrando además los puertos a los barcos con prófugos, especialmente a las naves de organizaciones gubernamentales que salvaban en el Mediterráneo a los miles de africanos que intentaban llegar a Europa en barcazas, luego de haber pagado miles de euros o trabajado como esclavos para los traficantes de seres humanos. El último hecho, ocurrido esta semana, tiene como protagonista a la nave de una ONG alemana pero con bandera holandesa, Sea Watch III, que rescató a 65 migrantes en aguas internacionales del Mediterráneo, frente a Libia. Salvini le prohibió acercarse a un puerto italiano, aunque entre los 65 migrantes haya una persona discapacitada, 11 mujeres, 15 menores de edad de los cuales 8 sin familias, y dos bebés.

Esta semana el ministro italiano envió para la discusión en el consejo de ministros el nuevo “decreto seguridad bis”, y quisiera que fuera aprobado antes del 26 de mayo. Prevé, entre otras cosas, multas por cada migrante que descarguen en Italia los barcos de salvataje, revocar las licencias a los barcos que lo hagan si son italianos, dinero para financiar a policías de otros países que actúen como infiltrados en esos transportes.

“Salvar vidas humanas no es un crimen. Repatriarlos sin proteger su dignidad y su seguridad, sí lo es”, afirmó en una declaración Mediterranea Saving Humans, una de las pocas organizaciones no gubernamentales que todavía rescatan gente en el mar, luego de que muchas otras decidieron retirarse por los múltiples obstáculos puestos por el gobierno italiano y los procesos iniciados contra algunas de ellas.

Según Salvini, en Italia la ley “no cambiará” (el decreto seguridad) pese a la decisión de la Corte de Justicia europea. Es más, precisamente por esta decisión de la Corte, según él ,queda claro que “hay que cambiar a Europa”. Cambiar a Europa es una bandera levantada más o menos por todos los partidos italianos, de izquierda, de centro, de derecha. La diferencia está en las cosas que cada uno quiere cambiar y en esto Salvini y su partido derechista, La Liga, ponen el acento en “los italianos primero” (al estilo Donald Trump y su “America first”) y consideran que es necesario detener a todos los inmigrantes, sean considerados o no refugiados por Europa. Las normas europeas consideran como refugiados, no a los migrantes económicos, sino a quienes son perseguidos por razones políticas o religiosas en su país o provienen de naciones en guerra. Pero a Salvini eso lo tiene sin cuidado. Se presenta como un gran defensor de la seguridad de los italianos y europeos, y agita esa bandera para las elecciones.

En Europa, sin embargo, no todos le creen. Si bien tiene puntos en común con los actuales gobiernos de Austria, Hungría y Polonia sobre el tema migrantes, Salvini quisiera poder entrar en el Partido Popular Europeo (PPE) de centro-derecha, integrado por 73 partidos de toda Europa y que actualmente controla 216 de los 751 escaños parlamentarios. Aunque cuenta en el PPE con algunos amigos, como el partido de Silvio Berlusconi, Forza Italia, otros miembros importantes del PPE, como la canciller Angela Merkel de la alemana Unión Cristiano-Democrática, se oponen a su ingreso por considerarlo demasiado extremista. Alemania, no hay que olvidar, es el país europeo que más refugiados ha acogido en los últimos años (669.482), seguido de Francia (304. 500) y Suecia (230.164), según datos de 2016 de Acnur, la organización de la ONU para los refugiados. Italia recibió 147.370 en el mismo período.

 

admin