Derechos Humanos, Fuerzas Armadas, Justicia, Religión

Muere el expresidente de Egipto Mohamed Morsi tras comparecer ante el tribunal

Jun 18 2019

La Vanguardia de Barcelona, Agencias

El único exmandatario electo de la historia del país estaba siendo juzgado por corrupción

El expresidente de Egipto Mohamed Morsi ha fallecido este lunes a la edad de los 67 años tras una de las sesiones del juicio contra él por espionaje en un tribunal de El Cairo. La Fiscalía General de Egipto confirmó que el exmandatario se desplomó ante la corte después de su comparecencia y fue trasladado al hospital, donde fue declarado muerto. Según la televisión pública estatal, que cita fuentes médicas, Morsi ha muerto tras un ataque al corazón.

En un comunicado, el fiscal general, Nabil Sadeq, indicó que Morsi “llegó al hospital muerto a las 16.50 (14.50 GMT) y se comprobó que no había heridas recientes a la vista en el cuerpo del fallecido”. En el texto, el responsable de la Fiscalía señaló que durante el juicio de este lunes en la Academia de la Policía de El Cairo Morsi pidió la palabra y se le permitió hablar durante cinco minutos antes de ir a un receso para la deliberación del caso.

En ese momento, y “mientras estaba el acusado Mohamed Morsi dentro de la jaula se desmayó y se trasladó directamente al hospital, y se comprobó su muerte”. El fiscal general ha ordenado “el traslado de un equipo de miembros de la Fiscalía de la Seguridad del Estado y de la Fiscalía del Sur del Cairo para examinar el cuerpo del fallecido”.

También se conservarán las grabaciones de las cámaras de vigilancia que se encuentran en la sala del juicio y la jaula de los acusados, agregó, además de tomar testimonio a los personas que se encontraban con él en el momento del fallecimiento.

La Fiscalía ha ordenado poner bajo custodia el expediente médico del fallecido y designar un “comité superior de medicina forense” para que determine los motivos del fallecimiento antes de expedir el preceptivo permiso para su entierro.

Morsi pidió la palabra y se le permitió hablar durante cinco minutos antes de ir a un receso para la deliberación del caso

Un funcionario judicial que pidió permanecer en el anonimato explicó a la agencia AFP que Morsi, del ahora partido prohibido Hermanos Musulmanes, se dirigió a la corte desde la celda de cristal instalada en plena sala y advirtió que guardaba “muchos secretos” que podía revelar.

El exmandatario islamista llevaba preso desde el 3 de julio de 2013 y fue sometido a múltiples juicios en los últimos años. Estaba siendo juzgado por la supuesta revelación de secretos de Estado a entidades extranjeras, como el grupo palestino Hamás.

Morsi asumió el poder tras vencer en las urnas en junio de 2012 y fue derrocado el 3 de julio de 2013 por un golpe de Estado liderado por el general Abdelfatá al Sisi, entonces jefe del Ejército y en la actualidad presidente del país. Su breve mandato, de apenas un año de duración, fue muy polémico y agitado, y en varias ocasiones hubo protestas en las calles en contra de sus políticas consideradas no inclusivas y radicales, sobre todo por la minoría cristiana de Egipto, las mujeres y los sectores más liberales.

El exmandatario, que fue el primer presidente de Egipto elegido en democracia tras el final del régimen de Hosni Mubarak en febrero de 2011, fue condenado a pena de muerte en junio de 2015 por su implicación en una fuga masiva de prisión que tuvo lugar en 2011 en el marco de la denominada Primavera Árabe. El expresidente egipcio, además, fue condenado a prisión en otros procesos judiciales, incluidos dos relacionados con casos de espionaje, según informa Reuters.

El Tribunal de Casación de Egipto decidió en 2016 revocar la condena a pena de muerte impuesta a Morsi por haberse fugado de prisión, y ordenó que se repitiera el juicio. El tribunal también revocó entonces las condenas a muerte dictadas para otros once acusados en el mismo proceso.

La muerte de Morsi era “completamente predecible”, según HRW

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, lamentó la repentina muerte de Morsi, quien fue uno de sus principales apoyos. “Que Dios le conceda a nuestro mártir, a nuestro hermano Morsi, su misericordia”, declaró Erdogan a un grupo de periodistas. Acusó a la Unión Europea de “hipócrita” por reunirse con Abedelfatah Al Sisi, que dirigió el golpe de Estado contra Mursi y gobierna ahora el país. “Tras destruir la democracia y llegar al poder mediante un golpe, el tirano Al Sisi ha ejecutado a unas 50 personas. Mientras la Unión Europea promueve la prohibición de las ejecuciones, se reúne con él cuando los invita. Esto no es sólo tener un doble rasero, sino ser muy hipócrita”, dijo.

Asimismo, el emir de Qatar, Sheikh Tamim bin Hamad Al Thani, trasladó sus condolencias a los familiares de Morsi en un tuit.

La organización Human Rights Watch dijo que la muerte de Morsi era “completamente predecible” por el “fracaso” de las autoridades egipcias para permitir la atención médica. Su familia ya había reportado que el estado de salud de Morsi se había deteriorado debido a las duras condiciones en las que permanecía encarcelado.

Por su parte, Mohamed Sudan, miembro de Hermanos Musulmanes en Londres, apuntó a que la muerte de Morsi es equivalente a “un asesinato premeditado” y denunció que el expresidente tenía prohibido recibir medicamentos o visitas y que la información sobre su estado de salud era escasa.

——————

ANEXO:

Amnistía Internacional: Las autoridades deben ordenar una investigación inmediata sobre la muerte del ex presidente Mohamed Morsi

En respuesta a la noticia de la muerte hoy bajo custodia del ex presidente egipcio Mohamed Morsi, Magdalena Mughrabi, directora adjunta para Oriente Medio y el Norte de África, ha declarado:

Las autoridades egipcias deben ordenar de inmediato una investigación imparcial, exhaustiva y transparente sobre las circunstancias de su muerte, así como sobre sus condiciones de reclusión y su posibilidad de acceder a atención médica.

«La noticia de la muerte de Mohamed Morsi hoy en el tribunal resulta sumamente alarmante, y suscita serias dudas sobre el trato que el ex presidente ha recibido bajo custodia. Las autoridades egipcias deben ordenar de inmediato una investigación imparcial, exhaustiva y transparente sobre las circunstancias de su muerte, así como sobre sus condiciones de reclusión y su posibilidad de acceder a atención médica”.

«Las autoridades egipcias tenían la responsabilidad de garantizar que, como detenido, Morsi tenía acceso a atención médica adecuada.”

“Mohamed Morsi fue objeto de desaparición forzada durante meses después de su detención, antes de comparecer por primera vez ante un juez el 4 de noviembre de 2013. Permaneció recluido en régimen de aislamiento durante casi seis años, lo que supuso una considerable tensión para su bienestar físico y mental y violó la prohibición absoluta de la tortura y otros malos tratos establecida en el derecho internacional. Durante esos seis años, estuvo aislado en la práctica del mundo exterior: sólo le permitieron tres visitas familiares, y le impidieron acceder a sus abogados o a un médico.”

«Las autoridades egipcias tienen un espantoso historial de detener a presos en régimen de aislamiento prolongado y en condiciones terribles, así como someterlos a tortura y otros malos tratos. Por eso, es aún más crucial que las autoridades lleven a cabo una investigación para determinar si alguno de esos malos tratos contribuyó a la muerte de Mohamed Morsi, y garanticen que los responsables de violar sus derechos rinden cuentas de sus actos.»

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

Según su familia, Mohamed Morsi padecía diabetes, y se había desmayado dos veces durante su detención. La familia ha denunciado que no se le proporcionó tratamiento médico adecuado. A causa de las restricciones a la capacidad de Mohamed Morsi de comunicarse con el mundo exterior, apenas se sabe nada sobre sus condiciones exactas de reclusión.

Amnistía Internacional ha concluido anteriormente que, en seis casos de reclusión en régimen de aislamiento, el trato infligido constituía tortura.

admin