Derechos Humanos, Extremismo radical, Migraciones y refugiados, Política, Populismo, Racismo&discriminación, Violencia

Cruel populismo con el Open Arms

Ago 16 2019

Editorial – El Mundo, España

Matteo Salvini, el líder de la ultraderechista Liga, está en campaña, con los sondeos muy a favor, aunque todavía se desconozca si va a haber un adelanto electoral en Italia. Y ello explica en parte por qué está actuando de un modo tan inhumano y tan férreo con el Open Arms. Salvini sabe que haberse convertido en el gran paladín contra la inmigración ilegal le da muchos votos. De ahí que ni siquiera el fallo de un tribunal que ha permitido al buque de la ONG española con 147 migrantes a bordo acceder a aguas jurisdiccionales italianas para desembarcar en Lampedusa le frenara para seguir obstaculizando el atraque del Open Arms en un puerto.

Pero Salvini está actuando, además, con una astucia maquiavélica. Ante un desafío tan complejo como el de los flujos migratorios, con la llegada de decenas de miles de personas al año a los países de la UE de la cuenca mediterránea, este drama humanitario concreto es apenas una gota en el océano. Pero concentra desde hace 14 días la atención de la opinión pública europea. Y eso le está viniendo bien a Salvini para afianzar su perfil de firmeza ante su electorado y para haber reabierto la enésima crisis en una UE en horas bajas. La lamentable imagen de descoordinación y de incapacidad para avanzar en una política migratoria común de los Veintiocho le da argumentos a los populistas antieuropeos -de izquierda o de derecha- como Salvini.

Desde que el líder de la Liga anunció una moción de censura contra el primer ministro Conte para forzar comicios en otoño, el Gobierno de coalición entre la ultraderecha y los antisistema de izquierda del Movimiento 5 Estrellas está roto. Y la gestión sobre la acogida del Open Arms ha disparado todavía más la tensión entre las dos formaciones antagónicas que cohabitan en un Ejecutivo imposible. Conte explotó ayer contra Salvini acusándole de intolerable «deslealtad» por ignorar los esfuerzos que Roma ha realizado para que la UE se implicara en una solución coordinada y solidaria. Al menos seis países, incluida España, han aceptado acoger cuotas de los migrantes a bordo del Open Arms.

El Gobierno de Sánchez ha ejercido su responsabilidad al no aceptar que nuestro país se convirtiera en el destino final del barco, dado que, como marca el Derecho Marítimo, eran los países frente a cuyas costas se encontraba éste los que debían ofrecerle un puerto seguro como auxilio obligado. El problema de Moncloa es que su política migratoria no resulta creíble.

El buenismo demagógico con el que Sánchez se estrenó en el Gobierno -recordemos el Aquarius-, y que con tanta frivolidad agitó en la oposición, se le ha vuelto como un bumerán, y le convierte en presa fácil de las presiones de ONGs y grupos de izquierda. Además, la falta de decisión para explicar la política realista que está desarrollando ahora tampoco ayuda a que la ciudadanía comprenda los pasos que da. Viernes, 16 agosto 2019

———————

Anexo:

Seis países de la UE aceptaron recibir los 147 migrantes del barco de rescate Open Arms

La Nación de Buenos Aires

ROMA.- Seis países de la Unión Europea se mostraron dispuestos hoy a acoger a una parte de los 147 migrantes del barco humanitario de la ONG española Open Arms, que se halla actualmente frente a la isla italiana de Lampedusa.

«Francia, Alemania, Rumanía, Portugal, España y Luxemburgo acaban de indicarme que están dispuestos a recibir migrantes», escribió el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en una carta abierta dirigida al ministro italiano de Interior, Matteo Salvini.

«Una vez más, mis homólogos europeos nos tienden la mano», agradeció Conte, al tiempo que criticaba duramente por su postura a Salvini contraria a la acogida.

El poder de Matteo Salvini, jefe de La Liga (extrema derecha) y actualmente viceprimer ministro, pasa por momentos de debilidad desde que el jueves de la semana pasada decidiera dinamitar la alianza gubernamental, formada hace solo 14 meses entre su partido y el Movimiento Cinco Estrella (M5S, antisistema). El caso del Open Arms ha puesto en evidencia sus crecientes dificultades.

El titular de Interior, que exige una rotación europea de los puertos de desembarco, firmó a principios de agosto un decreto que prohibía la entrada de barcos humanitarios en aguas territoriales italianas sin autorización.

Ayer, un tribunal administrativo suspendió la aplicación de este primer decreto, contra el cual la propia Open Arms había presentado un recurso.

Salvini firmó entonces un nuevo decreto para impedir la entrada del barco, pero este debía ser validado por la titular de Defensa, Elisabetta Trenta.

Integrante del M5S al que Salvini ha dado la espalda, Trenta se ha negado a refrendarlo: «He decidido no firmar el nuevo decreto del ministro del Interior destinado a impedir la entrada, el tránsito y la parada en las aguas territoriales del barco de la ONG Open Arms», declaraba en un comunicado la ministra.

«He tomado esta decisión en base a sólidas razones legales, escuchando a mi conciencia. No debemos olvidar nunca que detrás de las polémicas de estos últimos días hay niños y jóvenes que han sufrido violencia y abusos de todo tipo. La política no debe perder nunca de vista la humanidad», explicó en su comunicado.

Trenta ya había enviado dos navíos para que escoltasen al Open Arms y evacuasen a los 32 menores a bordo desde hace dos semanas.

«Humanidad no significa ayudar a los traficantes y a las ONGs», contraatacó Salvini en las redes sociales. «Es gracias a ese supuesto concepto de ‘humanidad’ que en los años de gobierno (del partido) democrático, Italia se ha convertido en el campo de refugiados de Europa».

Salvini, que cuenta actualmente con un 36-38% en intención de voto, basa su popularidad en su línea dura contra la migración irregular. En esta última semana, parece perfilarse un inesperado frente político en su contra formado por la alianza de su exsocio M5S y el Partido Democrático (de centro-izquierda).

Mientras los migrantes a bordo del Open Arms parecen haber encontrado puerto seguro, el Ocean Viking, navío humanitario de las ONGs Médicos Sin Fronteras y SOS Méditerranée aún busca dónde atracar con sus más de 350 migrantes a bordo. Hoy el barco se dirigía hacia el norte, más allá de Lampedusa y Malta. (Fuente : AFP)

 

admin