Corrupción, Economía y Finanzas, Mujeres, Neoliberalismo

El oscuro origen de la fortuna de la mujer más rica de África

Ene 22 2020

Equipo de investigación BBC Panorama

Isabel dos Santos, la considerada mujer más rica de África, ha sido acusada de haber construido su fortuna —2.000 millones de dólares— a partir de acuerdos preferenciales y transacciones lucrativas con el dinero del Estado angoleño.

La acusación se basa en decenas de documentos filtrados sobre acuerdos que involucran tierras, petróleo, diamantes y telecomunicaciones, firmados cuando su padre, José Eduardo dos Santos, era presidente de Angola, país del sur de África rico en recursos naturales.

Los documentos muestran que tanto ella como su esposo tuvieron acceso a valiosos activos estatales en una serie de negocios turbios.

Dos Santos dice que las acusaciones en su contra son completamente falsas y que el gobierno angoleño está llevando a cabo una «cacería de brujas» por motivos políticos.

La hija del expresidente ha hecho de Reino Unido su hogar y posee costosas propiedades en el centro de Londres.

Está bajo investigación criminal por las autoridades en Angola por corrupción y sus activos en el país han sido congelados.

BBC Panorama tuvo acceso a más de 700.000 documentos filtrados sobre el imperio comercial de esta multimillonaria.

La mayoría fueron obtenidos por la Plataforma para Proteger a Denunciantes en África y compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Han sido investigados por 37 organizaciones de medios, incluidos The Guardian y el periódico portugués Expresso.

Andrew Feinstein, director de Corruption Watch, dice que los documentos muestran cómo Dos Santos explotó su país a expensas de los angoleños.

«Cada vez que aparece en la portada de una reluciente revista en algún lugar del mundo, cada vez que organiza una de sus glamorosas fiestas en el sur de Francia, lo hace pisoteando las aspiraciones de los ciudadanos de Angola», señaló.

El ICIJ ha llamado a los documentos The Luanda Leaks, o «Las filtraciones de Luanda».

La conexión con el petróleo

Uno de los acuerdos más sospechosos se realizó desde Londres a través de una filial británica de la compañía petrolera estatal angoleña Sonangol.

Dos Santos había sido puesta a cargo de Sonangol en 2016, gracias a un decreto presidencial de su padre, José Eduardo dos Santos, quien mantuvo un fuerte control sobre su país durante los 38 años que estuvo en el poder.

Pero cuando el presidente dejó el cargo en septiembre de 2017, su posición pronto se vio amenazada, a pesar de que su delfín provenía del mismo partido. Isabel dos Santos fue despedida dos meses después.

Muchos angoleños se han sorprendido de la forma en que el presidente Joao Lourenço persiguió los intereses comerciales familiares de su predecesor.

Los documentos filtrados muestran que cuando salió de Sonangol, Dos Santos aprobó US$58 millones en pagos a una empresa de consultoría en Dubái llamada Matter Business Solutions.

Aunque ella afirma que no tiene ningún interés financiero en la materia, los documentos filtrados revelan que la firma fue administrada por su gerente comercial y era propiedad de un amigo.

BBC Panorama supo que Matter envió más de 50 facturas a Sonangol en Londres el día en que fue despedida.

Parece que Dos Santos aprobó los desembolsos a la compañía de su amigo después de ser despedida.

Aunque Matter ha realizado algunos trabajos de consultoría, hay muy pocos detalles en las facturas para justificar sumas tan grandes.

En uno cobra 472.196 euros (más de US$523.000) por gastos no detallados, en otro pide US$928.517 por servicios legales tampoco especificados.

Dos de las facturas, cada una por 676.339,97 euros (casi US$750.000), son exactamente para el mismo trabajo en la misma fecha e Isabel Dos Santos firmó ambas sin importar eso.

Image caption Hay varias facturas que Isabel dos Santos firmó en su última semana al frente de Sonangol.

Los abogados de Matter Business Solutions dicen que la firma fue llevada a Angola para ayudar a reestructurar la industria petrolera, y que las facturas eran por el trabajo que ya habían realizado otras empresas de consultoría que fueron contratadas.

«Con respecto a las facturas relacionadas con los gastos, es común que las compañías de consultoría agreguen gastos a las facturas como un ítem general. Esto se debe a menudo a aquellos gastos que involucran grandes cantidades de papeleo… La materia puede producir evidencia documental para confirmar todos los gastos en los que se incurrió», explicó.

Los abogados de Dos Santos dijeron que sus acciones con respecto a los pagos de Matter eran completamente legales y negó que los hubiera autorizado tras ser despedida de la petrolera estatal.

«Todas las facturas pagadas tenían relación con los servicios contratados y acordados entre las dos partes, en virtud de un acuerdo que fue aprobado con el pleno conocimiento y aprobación de la Junta Directiva de Sonangol», señalaron.

El ICIJ y BBC Panorama también han descubierto nuevos detalles sobre los negocios que enriquecieron a Isabel dos Santos.

Gran parte de su fortuna tiene su origen en una participación en la compañía energética portuguesa Galp, la cual fue comprada por una de las empresas de Dos Santos a Sonangol en 2006.

Los documentos muestran que solo tuvo que pagar el 15% del pago inicial y que los 63 millones de euros restantes (US$70 millones) se convirtieron en un préstamo a bajo interés de Sonangol.

Según los generosos términos del préstamo, su deuda con el pueblo angoleño no tuvo que pagarse durante 11 años.

Su participación en Galp ahora vale más de 750 millones de euros (US$832 millones). La compañía de Dos Santos ofreció pagar el préstamo de Sonangol en 2017.

La oferta de reembolso debería haberse rechazado porque no incluía los casi US$10 millones de intereses adeudados. Pero Dos Santos estaba a cargo de Sonangol en ese momento y aceptó el dinero como pago total de su propia deuda.

Fue despedida seis días después y la nueva gerencia de Sonangol devolvió el pago.

Dos Santos dice que abrió la compra de la participación en Galp, y que Sonangol también ganó dinero con el acuerdo.

«No hay absolutamente ninguna irregularidad en ninguna de esas transacciones. Esta inversión es la inversión que en la historia ha generado el mayor beneficio para la compañía petrolera nacional y todos los contratos que se redactaron son contratos perfectamente legales, no hay irregularidades», se defendió.

Sus abogados aseguran que la oferta de reembolso en 2017 cubrió lo que Sonangol había indicado que se debía.

La conexión de los diamantes

Lo ocurrido es similar a la industria del diamante.

El esposo de Isabel Dos Santos, Sindika Dokolo, firmó un acuerdo unilateral en 2012 con la empresa de diamantes estatal de Angola, Sodiam.

Se suponía que eran una sociedad al 50% sobre un acuerdo para comprar una participación en la compañía joyera suiza De Grisogono.

Pero fue financiado por la empresa estatal. Los documentos muestran que 18 meses después del acuerdo, Sodiam había puesto US$79 millones en la sociedad, mientras que Dokolo solo había invertido US$4 millones.

Sodiam también le otorgó un bono de US$5,5 millones por negociar el acuerdo, por lo que no tuvo que usar nada de su propio dinero en la operación.

El acuerdo se torna aún más negativo para el pueblo angoleño.

Los documentos revelan cómo Sodiam tomó prestado todo el efectivo de un banco privado en el que la Isabel dos Santos es la mayor accionista.

Sodiam ahora tiene que pagar un interés del 9% y, ya que el préstamo tenía la garantía presidencial a través de un decreto de su padre, el banco de Isabel Dos Santos no tendrá pérdidas.

Bravo da Rosa, el nuevo director ejecutivo de Sodiam, le dijo a BBC Panorama que el pueblo angoleño no había recibido un solo dólar por el acuerdo.

«Al final, cuando hayamos terminado de pagar este préstamo, Sodiam habrá perdido más de US$200 millones».

El ahora expresidente también le dio al esposo de su hija el derecho de comprar algunos de los diamantes en bruto de Angola.

Quien es Isabel dos Santos?

Es la hija mayor del expresidente angoleño José Eduardo dos Santos.

Está casada con el coleccionista de arte congoleño y empresario Sindika Dokolo.

Fue educada en Reino Unido, donde vive actualmente.

Es considerada la mujer más rica de África, con una fortuna de unos US$2.000 millones.

Tiene participaciones en compañías petroleras y de telefonía móvil, así como bancos, principalmente en Angola y Portugal. (Fuentes: revista Forbes y otros).

El gobierno angoleño dice que los diamantes se vendieron a un precio más bajo y varias fuentes le dijeron a BBC Panorama que se calculan pérdidas de casi US$1.000 millones.

Isabel Dos Santos le dijo a la BBC que no podía comentar porque no era accionista de De Grisogono.

Pero los documentos filtrados muestran que sus propios asesores financieros la describen como accionista de esa empresa suiza de joyería de lujo.

Dokolo puso algo de dinero más tarde. Sus abogados dicen que invirtió US$115 millones y que la adquisición de De Grisogono fue idea suya.

Aseguran que su compañía pagó por encima de la tasa de mercado de los diamantes en bruto.

La conexión con las tierras

Los documentos filtrados también revelan cómo Isabel dos Santos compró tierras del Estado en septiembre de 2017. Una vez más, solo tuvo que pagar una pequeña tarifa inicial.

Su compañía compró un kilómetro cuadrado de terrenos de primera línea de playa en la capital Luanda con la ayuda de decretos presidenciales firmados por su padre.

El contrato dice que el terreno valía US$96 millones, pero los documentos muestran que su compañía pagó solo el 5% de eso después de aceptar invertir el resto en su desarrollo.

BBC Panorama localizó a algunos de los angoleños que fueron desalojados para dar paso al proyecto inmobiliario de Futungo.

Fueron trasladados del paseo marítimo de Luanda a un complejo de viviendas ubicado a 50 km de la capital.

Teresa Vissapa perdió su negocio por el desarrollo de Dos Santos y ahora está luchando por criar a sus siete hijos.

«Solo le pido a Dios que la haga pensar un poco más sobre nuestra situación. Tal vez ella ni siquiera lo sabe, pero estamos sufriendo», dijo Vissapa.

Dos Santos se negó a comentar sobre el desarrollo inmobiliario de Futungo. Pero no fue el único acuerdo de tierras que manejó y que desplazó a la población local.

Unas 500 familias fueron sacadas de otro sector del paseo marítimo de Luandan después de que la multimillonaria se involucró en otro importante proyecto de reconstrucción.

Las familias ahora viven en condiciones desesperadas. Algunas de sus casas se inundan de aguas residuales cada vez que sube la marea.

Dos Santos dice que no hubo desalojos vinculados a su proyecto y que sus empresas nunca fueron compensadas debido a que el desarrollo fue cancelado.

La conexión con las telecomunicaciones

La multimillonaria también ha obtenido grandes ganancias de la industria de las telecomunicaciones en Angola.

Adquirió una participación del 25% en el mayor proveedor de telefonía móvil del país, Unitel.

Su padre le otorgó una licencia de telecomunicaciones en 1999 y ella compró su participación al año siguiente a un funcionario gubernamental de alto rango.

Unitel ya le ha pagado US$1.000 millones en dividendos y su participación vale otros US$1.000 millones. Pero esa no es la única forma en que obtuvo efectivo de la empresa privada.

También hizo acuerdos para que Unitel prestara US$388 millones a una nueva compañía que creó, llamada Unitel International Holdings.

Image caption Los documentos filtrados muestran que Isabel dos Santos firmó préstamos de Unitel como prestatario y prestamista.

El nombre de la empresa era engañoso porque no estaba conectado a Unitel y Dos Santos era la propietaria.

Los documentos muestran que firmó la cesión del dinero como prestamista y prestataria, lo cual es un conflicto de intereses evidente.

Pero Dos Santos negó que los préstamos fueran ilegales: «Este préstamo tenía la aprobación de los directores y la aprobación de los accionistas, y es un préstamo que generará, y ha generado, beneficios para Unitel».

Sus abogados dicen que los préstamos protegieron a Unitel de las fluctuaciones monetarias.

La mayoría de las compañías involucradas en los negocios sospechosos fueron supervisadas por contadores que trabajan para la compañía de servicios financieros Price Waterhouse Coopers (PWC), la cual ha cobrado millones proporcionando auditorías, consultoría y asesoramiento fiscal a sus empresas.

PWC terminó su relación con la multimillonario y su familia luego de que BBC Panorama cuestionara la forma en que la compañía había ayudado a Dos Santos en los acuerdos que la enriquecieron.

La firma dice que está llevando a cabo una investigación sobre los «señalamientos muy serios y preocupantes».

Image caption Tom Keatinge criticó a PWC por darle a la corrupción una «apariencia de respetabilidad».

Tom Keatinge, el director del Centro de Estudios de Delitos y Seguridad Financiera, le dijo a BBC Panorama que PWC había dado legitimidad a Dos Santos y sus compañías.

«PWC, si no facilita la corrupción, está proporcionando una apariencia de respetabilidad que hace que lo que está sucediendo sea aceptable, o más aceptable de lo que podría ser de otra manera.

«Si yo estuviera en PWC, estaría realizando una auditoría bastante exhaustiva de las decisiones que se tomaron», dijo.

PWC asegura que se esfuerza por mantener los más altos estándares.

«En respuesta a las acusaciones muy serias y preocupantes que se han planteado, iniciamos inmediatamente una investigación y estamos trabajando para evaluar a fondo los hechos y concluir nuestra investigación.

«No dudaremos en tomar las medidas apropiadas para asegurarnos de mantener siempre los más altos estándares de comportamiento, donde sea que operemos en el mundo».

————————-

Anexo BBC :

La fortuna cambiante de Angola, la nación africana que se convirtió en la envidia económica de Portugal, su antiguo amo colonial:    https://www.bbc.com/mundo/noticias-41546202

admin