Derechos Humanos, Elecciones, Extremismo radical, Política, Populismo, Racismo&discriminación

Proyecto electoralista

Ene 30 2020

Editorial – El País

La propuesta para Oriente Próximo de Trump y Netanyahu tiene un claro propósito que no es el acuerdo con los palestinos

La grandilocuencia retórica electoralista mostrada por el presidente Donald Trump en la presentación de su plan de paz para Oriente Próximo no puede ocultar la realidad de una iniciativa que, desgraciadamente, tiene escasos visos de resolver el conflicto entre Israel y los palestinos por múltiples factores tanto de fondo como de forma.

Junto al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, el mandatario estadounidense anunció su propuesta del “acuerdo del siglo” entre las dos partes sin que una de ellas —la palestina— estuviera presente. Le fue comunicada en una carta al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

Básicamente lo que Trump ofrece es el reconocimiento de un Estado palestino independiente a cambio de que este ceda en cuestiones básicas en las que reiteradamente los palestinos han sido respaldados por la legalidad internacional. La propuesta de Trump consagra definitivamente la anexión de territorios ocupados en 1967 por Israel en Cisjordania y la de Jerusalén este. Propone un intercambio de tierras que convierte el Estado palestino en una especie de archipiélago de complicadísima gestión operativa, plantea soluciones inauditas como la comunicación entre Cisjordania y Gaza —35 kilómetros en su punto más corto— mediante túneles o puentes y deja el valle del Jordán bajo control militar israelí.

El plan no es un punto de partida para un diálogo, sino una política de hechos consumados que, de ser tomado en serio, apenas deja a la parte palestina como mera comparsa y no como un interlocutor con voz y poder decisión en la mesa de negociación. El trasfondo de este anuncio parece tener mucho más que ver con la estrategia política de Netanyahu y Trump ante sus respectivos electorados que en un verdadero esfuerzo viable para lograr poner fin a un conflicto regional de repercusiones mundiales que se prolonga desde hace 70 años.

En apenas un mes Netanyahu afrontará las terceras elecciones en un año en clima de parálisis política agravada por su encausamiento en tres procesos judiciales por soborno, fraude y abuso de poder. El lunes retiró una petición de inmunidad presentada ante el Parlamento ante la certeza de que perdería la votación. Por su parte, Trump se halla sometido a la segunda fase del proceso para su destitución. Aunque tiene mayoría en el Senado para que no prospere el impeachment, las revelaciones que van apareciendo sobre su utilización indebida de la jefatura del Estado otorgan valiosos argumentos a sus rivales demócratas ante las elecciones presidenciales que se celebrarán a finales de este año. Y con este paisaje ambos aparecen en la Casa Blanca presentando un plan que lejos de acercar posiciones crea más polémica. No es un plan de paz, sino de campaña electoral.

—————-

Anexo, Página 12, Argentina:

Dura crítica de Amnistía Internacional a la propuesta de Trump 

Un plan de paz para Medio Oriente que viola el derecho internacional

El gobierno de Rusia manifestó la necesidad de escuchar la posición de las autoridades palestinas. Francia sostuvo que se debe buscar una solución con dos estados que respete el derecho internacional. La Liga Árabe manifestó que el plan Trump viola los derechos de los palestinos.

El denominado “Acuerdo de Paz” que presentó el presidente de Estados Unidos Donald Trump junto al primer ministro israelí Benjamín Netanyahu generó numerosas críticas y dudas en el escenario internacional. Varias ONG, entre ellas Amnistía Internacional (AI), expresaron su oposición al plan de Trump. Denunciaron que plantea violaciones del Derecho Internacional y no tiene en cuenta los legítimos derechos de la población palestina. Por su parte, el gobierno de Rusia manifestó la necesidad de escuchar la posición de las autoridades palestinas. Francia sostuvo que se debe buscar una solución con dos estados que respete el derecho internacional. Para la Liga Árabe el plan Trump viola los derechos de los palestinos.

El responsable de AI para Medio Oriente Philip Luther puso énfasis en la anexión al territorio israelí de las áreas ocupadas en 1967 por ese país como núcleo de sus críticas. Para Luther esa medida violaría flagrantemente el Derecho Internacional Humanitario. «Durante más de medio siglo de ocupación, Israel ha impuesto un sistema de discriminación institucional contra los palestinos, negándoles derechos básicos y el acceso a reparaciones efectivas por estas violaciones. El acuerdo equivale a respaldar estas políticas brutales e ilegales», manifestó el responsable de AI en un comunicado.

Luther también criticó que no se tenga en cuenta la situación de los refugiados palestinos. El plan de Trump no reconoce el derecho de estas personas a retornar a las tierras de sus ancestros. Tambíen reclama a las autoridades palestinas que se abstengan de cualquier denuncia internacional contra Israel. El encargo de AI para Medio Oriente alegó que el reconocimiento de los refugiados es un derecho inalienable que no puede quedar al margen de concesiones políticas. «Una paz justa y sostenible requiere de un plan que anteponga los Derechos Humanos de palestinos e israelíes», aseguró Luther.

También sostuvieron críticas al acuerdo las ONG Oxfam y el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC). Ambas convocaron a la comunidad internacional a trabajar por una resolución del conflicto respetuosa con el Derecho Internacional y que garantice la seguridad de todos los pueblos de la región. En este sentido, temen que la iniciativa de Washington suponga «violaciones» del Derecho Internacional. En concreto aluden, al igual que AI, a las anexiones de territorios, además de posibles traspasos de propiedades o restricciones de movimientos.

El gobierno de Rusia afirmó que todavía está analizado la propuesta de paz de Estados Unidos. Así lo manifestó el enviado especial del Kremlin para Oriente Próximo y África, Mijail Bodganov, quien es además viceministro de Exteriores del país. «Es importante escuchar la opinión de palestinos y árabes sobre ella», agregó Bodganov.

Por su parte Francia insistió en la necesidad lograr una paz definitiva para el conflicto. “Francia expresa su convicción de que la solución de dos estados, de acuerdo con el derecho internacional y los parámetros acordados internacionalmente, es necesaria para establecer una paz justa y duradera en Oriente Medio», declaró la portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado. A su vez aseguró que Francia va a continuar actuando en conjunto con Estados Unidos, sus socios europeos y todos aquellos que puedan contribuir al logro de la paz.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan advirtió que el acuerdo no va a servir para lograr la paz entre ambos países. «Jerusalén es sagrada para los musulmanes. El plan que quiere entregar Jerusalén a Israel es absolutamente inaceptable», declaró Erdogan. Por su parte, La Liga Árabe calificó el acuerdo como una violación de los derechos de los palestinos. «Estudiamos minuciosamente la perspectiva estadounidenses y estamos abiertos a todos los esfuerzos serios en favor de la paz», dijo el miércoles el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit. Sin embargo, en un comunicado, consideró que una lectura preliminar del plan muestra una importante violación de los derechos legítimos de los palestinos.

Por su parte, el rey Salmán de Arabia Saudita afirmó su apoyo «inquebrantable» al pueblo palestino durante una llamada telefónica con el presidente de ese país, Mahmud Abas. El ministerio de Relaciones Exteriores saudita pidió negociaciones directas entre Israel y los palestinos.

En cambio el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, afirmó que el plan de paz de Trump podría ser un paso positivo hacia adelante. Su ministro de Exteriores, Dominic Raab, destacó que el mismo es una «propuesta seria» que debería ser considerada, según ha informado el diario británico The Guardian.

admin