Extremismo radical, Neoliberalismo, Política, Populismo

Felicidad y neoliberalismo

Feb 26 2020

José Steinsleger* – La Jornada

¿De qué depende la felicidad de un país? La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa a 34 de los países más ricos del mundo (casi escribo desarrollados) tiene su Índice para una Vida Mejor. El reino de Bután mide sus políticas sociales con base en un indicador denominado Felicidad Nacional Bruta (sic), y una plataforma online de la Universidad de Columbia se llama Hapiness Studies Academy.

En 2012, Gallup encuestó a casi mil personas en 148 países y reveló que siete de los 10 países con las actitudes más positivas en su población se encontraban en América Latina. Uno de ellos fue Guatemala, que registra uno de los mayores índices de homicidios a escala mundial. Y el undécimo (ajustarse el cinturón, plis)… Colombia.

Archivé el asunto en la carpeta de datos curiosos, y años después descubrí el término mindfulness, o momentismo. Suerte de espiritualidad a la carta que cul­tiva el olvido de la memoria histórica, y ataca la imaginación utópica. Naturalmente, el mindfulness tiene su gurú: el doctor Jon Kabat-Zinn. Gringo, of course. ¿Qué esperaba?

Mi inquietud acerca de la felicidad empezó con el resultado de las elecciones presidenciales en Argentina, cuando 48 por ciento de ciudadanos votaron en favor de Alberto Fernández (Frente de Todos, color azul). Aunque observando, con preocupación, que a los seguidores de Mauricio Macri (Cambiemos, amarillo) no les había ido mal (40 por ciento).

El mapa político argentino había quedado pintado con claridad. Azul, las provincias del norte y sur del país. Amarillo, las del medio. O sea, con los colores del Boca Juniors, club que Macri presidió en tres ocasiones (1995-2007). Las provincias macristas (Mendoza, San Luis, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) convalidaban la revolución de la alegría (sic) anunciada por el ex gobernante, en octubre de 2015.

Macri empezó su desgobierno bailando y cantando con su equipo de CEO en el balcón de la Casa Rosada: No se depriman (nooo) / tira para arriba (yeah) / carga vitaminas (oooh) / ¡disfruta de la vida! Entre ellos, su asesor, el filósofo Alejandro Rozitchner, hijo del respetado sicoanalista y pensador marxista León Rozitchner (1924-2011).

Director del Taller de Entusiasmo (para los dirigentes del macrismo), Alejandro aseguraba que pueblo, patria y soberanía son conceptos fascistas. Y publicaba la revista Querido Mauricio (sic), con encuestas que preguntaban: ¿qué sentías por Mauricio antes de conocerlo y qué sentís ahora?, ¿te gustaría estar más cerca suyo? Pero a finales de 2016, reconoció que si bien participaba en las reuniones de gabinete, ignoraba cuál era su aporte.

Más ejemplos. En diciembre de 2018, un día después que se conoció la muerte del décimo detenido en una masacre de presos retenidos clandestinamente en una comisaría, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, contrató a la fundación El Arte de Vivir (dirigida por Ravi Shankar, el gurú preferido de Macri), para enseñar a los presos técnicas de respiración y relajación. ¿Que si de cada mil plazas disponibles, los penales bonaerenses albergaban 3 mil 500 en condiciones de insalubridad y hacinamiento? Bah…

Ídem cuando renunció el empresario Mario Quintana, vicejefe de gabinete, coordinador de retiros espirituales para los funcionarios, y que durante su gestión como dueño de Farmacity había logrado el cierre de un mil 400 farmacias en la Ciudad de Buenos Aires. Quintana reunió a sus empleados en la Casa Rosada, y allí leyó un poema de Thich Nhat Hahn, el monje budista de Vietnam que anda por el mundo dictando talleres y explicando El arte de la vida consciente:

“No digas que partiré mañana / porque todavía estoy llegando […] Soy una rana que nada feliz, en el agua clara de un estanque […] Soy el pirata /cuyo corazón es incapaz de amar”, etcétera. Uno de los empleados, se preguntó si su jefe se había olvidado de tomar el Rivotril. Para nada. Días antes, Quintana había vendido sus acciones por un monto de 15 millones de dólares. Fuera de la fortuna que amasó con los remedios gratuitos en los años de Cristina, y que Macri le quitó a los jubilados.

Por consiguiente, y con el propósito de fortalecer mi propia idea de felicidad, recurrí a varios autores que duermen en mis libreros. Y claro, a la doctora Wikipedia. Pero cuando advertí que la definición de felicidad iba ilustrada con una carita feliz seguida de 157 millones de entradas, se me disparó el índice de infelicidad. ¿O alguien duda que esa carita también puede ocultar a un asesino serial?

El año pasado leí Happycracia: cómo la ciencia y la industria de la felicidad controlan nuestras vidas, del sicólogo español Édgar Cabanas y la socióloga israelí Eva Illouz (Paidós, 2019). Ambos dicen que detrás de la ideología de la felicidad, lo que hay es meritocracia y neoliberalismo puro. 26.02.20

———————

* Periodista y escritor argentino residente en México. Columnista de La Jornada.

admin