Derechos Humanos, Extremismo radical, Fuerzas Armadas, Populismo

Bolsonaro quedó en la mira de La Haya por su gestión del coronavirus

Jul 17 2020

Por Página/12, Argentina

Advertencia de un juez del Supremo Tribunal Federal de Brasil

El pasado fin de semana, el juez Gilmar Mendes denunció que el Ejército, al ocupar puestos clave en la cartera de Salud, está provocando un «genocidio» en el país. Esas declaraciones le valieron el repudio generalizado de la casta militar.

El juez del Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, Gilmar Mendes, le advirtió al presidente Jair Bolsonaro que podría ser juzgado en la Corte de La Haya por su gestión de la pandemia de coronavirus. En medio de fuertes críticas por el desempeño del general Eduardo Pazuello, a cargo del ministerio de Salud desde mayo, Bolsonaro habló por teléfono con Mendes, en un diálogo que definieron como «cordial». El pasado fin de semana, Mendes había denunciado que el Ejército , al ocupar puestos clave en la cartera de Salud, está provocando un «genocidio» en el país. Apelando al sentido común, consideró que las políticas públicas de salud deberían quedar en manos de expertos en la materia. Esas declaraciones le valieron el repudio generalizado de la casta militar, que llegó a anteponer una demanda contra el juez. Bolsonaro, que el miércoles reveló que volvió a dar positivo de covid-19 , rechaza la cuarentena y el uso obligatorio de tapabocas mientras el país araña los dos millones de contagios por covid-19 y supera los 75 mil muertos en el peor momento de la pandemia.

Gilmar Mendes se enteró de la posibilidad de que Bolsonaro podría llegar a ser procesado por la Corte Penal Internacional de La Haya gracias a conversaciones que mantuvo en Portugal, donde se encuentra atravesando el receso judicial. Sus interlocutores afirmaron estar horrorizados por la imagen que arroja el país ante el mundo por la gestión de la pandemia. 

El mes pasado, La Haya inició el análisis de una denuncia presentada por el Partido Democrático Trabalhista, del excandidato presidencial Ciro Gomes. El sitio especializado en asuntos jurídicos Conjur explicó que el principio del análisis no significa que Bolsonaro ya esté siendo formalmente investigado por el tribunal internacional.

La conversación telefónica entre Bolsonaro y el juez Mendes tuvo lugar en el contexto de una fuerte polémica sobre el nombramiento del general Eduardo Pazuello en el ministerio de Salud. Mendes declaró la semana pasada que el Ejército de Brasil sería cómplice de un genocidio al ceder a un general en actividad para que comande la política del país frente a la covid-19. 

El ministerio de Defensa respondió a sus declaraciones y, en una nota firmada por los comandantes de las tres Fuerzas, habló de «acusaciones graves, infundadas, irresponsables y sobre todo frívolas». La cartera también presentó una demanda contra el juez del STF en la Fiscalía General de la República. 

En los últimos días, Mendes recibió el apoyo de colegas de la Corte, entidades como el Colegio de Abogados de Brasil e incluso de algunos oficiales del Ejército molestos con la presencia de militares en un área tan distante a sus intereses como lo es la salud, reveló el diario Folha de São Paulo .

El miércoles, al revelar que una nueva prueba de coronavirus había resultado positiva, Bolsonaro salió a respaldar con énfasis a Pazuello. «Quiso el destino que el general Pazuello asumiera en el ministerio de Salud en mayo. Con 5.500 funcionarios en el ministerio, el general llevó sólo 15 militares a la cartera. Ese grupo ya lo acompañaba desde antes de los Juegos Olímpicos de Río», aseguró el presidente en sus redes sociales. En 2016, el flamante ministro estuvo a cargo de la coordinación logística de las tropas del Ejército brasileño desplegadas en el evento deportivo.

El presidente continuó su mensaje diciendo que «Pazuello es un hombre predestinado, que en los momentos difíciles siempre está en el lugar justo para servir de la mejor manera a su patria. Nuestro Ejército se enorgullece de ese noble soldado». Medios locales informaron que Bolsonaro instó a Pazuello a llamar directamente a Mendes para contarle lo que se estaba haciendo en el país para combatir la a pandemia.

El jurista confirmó la existencia de esa llamada, y tal como sucedió con Bolsonaro, dio por zanjados los reproches al señalar que la conversación se dio en buenos términos. Mendes, sin embargo, no se disculpó con Pazuello por sus dichos, algo que la casta militar esperaba con ansias.

El ministerio de Salud está ocupado de forma interina desde mayo por Pazuello, un militar sin experiencia sanitaria que colocó en puestos clave a más de una docena de militares. Sin convocar a conferencias de prensa ni brindar prácticamente entrevistas, bajo su gestión el ministerio pasó a recomendar en notas técnicas el uso de hidroxicloroquina incluso para pacientes leves de covid-19. 

Ninguno de los antecesores en el cargo, los médicos Luiz Henrique Mandetta y Nelson Teich, aceptaron considerar este medicamento como una opción para luchar contra la pandemia, tal como exigía constantemente Bolsonaro. Por ese y otros motivos terminaron afuera del gobierno. 

«Pazuello asumió el cargo de manera interina y ha estado en el trabajo por dos meses. Creo que dentro de un mes, en agosto, Bolsonaro regresará de la cuarentena y analizará otros nombres», dijo en una entrevista con el sitio UOL el vicepresidente de Brasil, el general Hamilton Mourão, dejando entrever que Pazuello tendría los días contados.

El ministro de Salud, sin embargo, no descarta extender su estadía temporal en el gobierno hasta fin de año para reestructurar el ministerio, si así lo desea Bolsonaro, aunque mira con nostalgia sus días al mando del Comando Militar del Amazonas. Pazuello es citado por colegas gubernamentales y secretarios de salud locales como un funcionario más influyente que su antecesor en el cargo, Nelson Teich. 

Desde que tomó las riendas del ministerio, Pazuello tomó varias decisiones que cumplen a rajataba con los mandatos del presidente brasileño, destacó el diario Estadão . Además de publicar pautas para el uso de la cloroquina frente a los primeros síntomas del nuevo coronavirus, el ministerio dejó de defender los beneficios del distanciamento social, una medida recomendada por la Organización Mundial de la Salud que ningún país del mundo, a esta altura de la pandemia, pone en tela de juicio. 

————–

Lea también:

Indígenas de la Amazonia y OPS unen fuerzas ante la covid-19

La defensa contra la nueva pandemia es una necesidad destacada para los 500 pueblos indígenas que habitan en la Amazonia, por la debilidad inmunológica y la dificultad para acceder a servicios de salud que confrontan muchos de ellos. – La Organización Panamericana de Salud y la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica) acordaron intensificar la lucha contra la pandemia covid-19 en las zonas indígenas de la Amazonia.

admin