Derechos Humanos, Igualdad y justicia social, Neoliberalismo, Racismo&discriminación, Sociedad civil

Covid-19. La Salud Pública mundial sigue siendo una «cosa privada»

Oct 9 2020

Por Riccardo Petrella*

Tan  lejos de los derechos, tan cerca de los mercados

Los Estados Unidos de Trump intentaron todo para descarrilar la 75ª Asamblea General de la ONU e hipotecar así el futuro de las Naciones Unidas.  El presidente de  China, XI Jinping, al declarar inesperadamente el 24 de septiembre que su país acababa de aprobar la decisión de alcanzar la neutralidad en carbono en 2060, salvó un poco a la AG y abrió para la ONU un nuevo camino de esperanza para el futuro, incluyendo el posible relanzamiento de los Acuerdos de París.

Afortunadamente, porque, por su parte, los poderosos maestros mundiales de los negocios y las finanzas no han dado ninguna prueba de querer alejarse tanto de su «business as usual».  En la primera línea de la lucha contra la pandemia de Covid-19, han mantenido su credo (Money First, Market First, Stakeholders First) obteniendo en las últimas semanas miles de millones de dólares en forma de Compromisos Avanzados de Mercado para vacunas (¡todavía en diseño!) de Estados en competencia entre sí para apoyar a «sus» campeones multinacionales.

Esto explica, además  de las limitaciones sanitarias,  por qué la Asamblea General no tuvo éxito en la organización de una sesión especial sobre Covid-19.  El trabajo se limitó a escuchar o leer los análisis y propuestas presentadas por cada Estado y los demás miembros de la Asamblea. Sin debates. Finalmente, no hubo audacia en el gran magma del «bonismo» político y social mundial. Su sumisión a la visión económica liberal capitalista de la sociedad sigue siendo dominante. Ahora  tenemos que esperar la celebración de la sesión especial sobre Covid-19. El lunes 5 de octubre, la presidencia de la AG confirmó su celebración, esperando que pudiera tener lugar antes de fin de año, pero las fechas aún no se han fijado.

Debido al devastador poder de la pandemia, la Asamblea General de las Naciones Unidas pretendía ser una oportunidad única para el despliegue de pensamientos, propuestas y decisiones audaces. Bueno, hasta ahora, los pueblos del mundo han asistido a  numerosos fuegos artificiales de los «nacionalismos vacunadores»  (Primero nuestro pueblo). Las propuestas de una fuerte cooperación mundial no han recibido el gran entusiasmo que merecen. El multilateralismo internacional como modelo de regulación de los grandes problemas mundiales ha demostrado una vez más ser inadecuado y frágil. El argumento utilizado por el Secretario General de las Naciones Unidas en una declaración final el 25 de septiembre a favor de una fuerte cooperación mundial contra la pandemia («No necesitamos un gobierno mundial, sino un multilateralismo más fuerte») no tuvo el efecto deseado. Tratar de atraer el consenso de los estados anti-internacionalistas a favor de la cooperación mundial según el modelo Onusiano desacreditando al «gobierno mundial» no fue una idea feliz. El reconocimiento de la humanidad como entidad jurídica y política clave en la regulación mundial debería ser uno de los principales objetivos a largo plazo de las Naciones Unidas.

De hecho, el espíritu que sopló en esta fase de la Asamblea General de la ONU estuvo marcado por tres principios inspiradores y desconcertantes:

a) la estrategia de acceso equitativo y precio asequible «para todos» a los bienes y servicios vitales, aplicada sin ningún matiz al ámbito de la salud y, por lo tanto, a la lucha contra Covid19 . En los últimos 30 años, esta estrategia no ha podido resolver ninguna de las profundas desigualdades mundiales e intranacionales en el derecho a la salud, al agua, a la alimentación y a la vivienda….. ¿Cómo nos atrevemos a seguir proponiéndolo?

b) Mantener el principio de la privatización con fines de lucro de las patentes sobre la vida (incluidas las vacunas) y todos los servicios de salud. Lejos de ser la solución de los problemas, las patentes han demostrado estar en la raíz de los mismos, como una de las principales causas de la expropiación privada de la vida en interés de los más ricos, de la esclavitud de la investigación y la innovación al dinero y al poder militar, de la debilidad y la sumisión de las autoridades políticas públicas a los poderes de las grandes corporaciones farmacéuticos y agroquímicas  mundiales;

c) la apertura a un aparente reconocimiento de la salud, y en particular de las vacunas, como «bienes públicos mundiales» gracias a un desconcertante cambio en el significado que debe darse al concepto de «bien público» y «bien público mundial» al que el sistema de las Naciones Unidas ha contribuido, desde el decenio de 2000, de conformidad con el espíritu de la «gobernanza económica mundial».

¿Qué piensan los «climatólogos» sociales? ¿Es previsible una inversión del viento?  En cualquier caso, creo que vale la pena que los habitantes de la tierra traten de provocarla.  Bruselas,7 de octubre de 2020

————————

*Politólogo y economista italiano (La Spezia, 1941), doctorado en Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad de Florencia. Profesor en la Universidad Católica de Lovaina, sus ideas se inscriben en una tradición que fusiona el cristianismo, el personalismo, y la solidaridad. Fundador en 1991 del llamado Grupo de Lisboa, compuesto de una veintena de académicos,  dirigentes de empresas, periodistas, y responsables culturales, orientados a promover análisis críticos de las estructuras actuales impuestas o inducidas por la mundialización. Artículo  enviado a Other News por el autor.

——————–

Versión en italiano:

https://mail.google.com/mail/u/0/?tab=rm&ogbl#inbox/WhctKJWHzSNGrwgcjDMghdKCZLNxBvXvDSRdpjvmzsRjQrKrKVhJBWFVZVBCHNPxJFqPcfB

admin