General

Frente común franco-hispano-luso por ayuda a ultramar de la UE

May 24 2003

por Mario de Queiroz

LISBOA, may (IPS) España, Francia y Portugal resolvieron
exigir el mantenimiento de la ayuda especial al desarrollo
para las posesiones más apartadas de sus respectivos territorios
continentales en la futura Constitución de la Unión Europea (UE).

La decisión fue tomada en la reunión realizada en Lisboa por la
ministra francesa de Ultramar, Brigitte Girardin, el secretario
español de Estado de Asuntos Europeos, Ramón de Miguel, y el
vicecanciller portugués Carlos da Costa Neves.

Esa ayuda especial de fondos estructurales pasó de 2.452
millones de euros (2.756 millones de dólares) en el periodo 1989-
1993 a 4.820 millones de euros (5.418 millones de dólares) en el
lapso 1994-1999. De ese total, casi 40 por ciento lo recibe el
archipiélago español de Canarias.

El tratado de la UE reconoce como Regiones Ultra Periféricas
(RUP) a las islas portuguesas de Azores y Madeira y a las
españolas de Canarias, en el océano Atlántico, y a las posesiones
francesas insulares de Guadalupe y Martinica, en el mar Caribe, y
Reunión, en el océano Indico, más la continental de Guyana, en
América del Sur.

Dinamarca, Gran Bretaña y Holanda, que también cuentan con
territorios de ultramar, no forman parte del grupo porque, según
explicó a IPS De Miguel, «esas posesiones no son regiones de esos
países sino colonias».

Los habitantes del territorio danés de Groenlandia fueron
consultados en 1987 y «decidieron quedarse fuera de la UE, Curazao
y Aruba son colonias holandesas en las Antillas, mientras que Gran
Bretaña cuenta, por ejemplo, con la lejana colonia de Malvinas, en
el Atlántico sur, y con Gibraltar, una colonia incrustada en
territorio español», explicó.

Ante la consulta de IPS sobre los casos de Ceuta y Melilla, dos
ciudades españolas enclavadas en la costa de Marruecos, De Miguel
expresó que tampoco son consideradas RUP «porque hacen parte de
Andalucía (una de las 17 comunidades autónomas) y no están a
grandes distancias del resto del territorio, como es el caso de
las islas Canarias».

En tanto, Girardin destacó que la reunión de Lisboa tuvo el
propósito de estudiar la «situación para la redacción de un
memorando que Portugal, España y Francia firmarán el próximo 2 de
junio en Martinica, que actualmente preside la conferencia de las
RUP».

Ese documento de Martinica será presentado como una postura
común sobre las RUP de los tres países en la Cumbre de Salónica
del 20 y el 21 de junio, cuando Grecia entregará la presidencia
rotativa de la UE a Italia.

En esa cumbre de la UE, a realizarse en la septentrional ciudad
griega de Salónica, el ex presidente francés Valery Giscard d’
Estaign presentará el borrador del Tratado Constitucional, que
prepara en su calidad de titular de la Convención del bloque.

«Se trata de reafirmar la necesidad de mantener el lugar
particular de las RUP en el derecho comunitario actual y, por lo
tanto, en la futura Constitución europea que resultará de los
trabajos de la Convención», comentó Girardin.

Las RUP «deben contar con las disposiciones más favorables de
la política regional (de la UE), considerando sus permanentes
desventajas en procesos de desarrollo», en especial en referencia
a las infraestructuras, la tecnología, carreteras, modernización
agrícola y pesca, añadió la ministra francesa de Ultramar.

Las posesiones de ultramar de los tres países cuentan con 3,7
millones de habitantes, poco menos de uno por ciento del total de
la UE, mientras que el territorio de Guyana ocupa tres por ciento
de la superficie del bloque europeo, y el conjunto de las islas
apenas 0,5 por ciento.

El producto interno bruto por persona de las RUP equivale a 59
por ciento del promedio de la UE. La mejor posición al respecto es
para las islas Canarias, con 75 por ciento de la media del bloque,
y la peor es para Guyana, con 45 por ciento.

Además, la desocupación en en esas zonas de ultramar llega al
doble de la que se registra en la UE, que según datos de la
Oficina Estadística de las Comunidades Europeas es de 7,9 por
ciento de la población económicamente activa.

Los principios básicos establecidos en el Tratado de la UE en
vigor garantizan la igualdad y las mismas posibilidades para todos
sus ciudadanos, lo cual determina la concesión de ayudas
especiales a las RUP, desfavorecidas por la lejanía geográfica y
por un desarrollo económico tradicionalmente modesto.

A este respecto, el portugués Costa Neves precisó que «el
principio esencial de la equidad entre todos los ciudadanos de la
UE fue una vez más reafirmado en la Cumbre de Sevilla», que a
fines de diciembre de 2002 clausuró el semestre de presidencia
comunitaria española.

A la Convención le «vamos a trasmitir un claro mensaje sobre la
importancia del desarrollo de las RUP, particularmente en el
sector agrícola, donde debemos estar siempre especialmente
atentos, en una filosofía de aproximación horizontal de estas
regiones al resto de Europa», añadió el vicecanciller portugués.

Por su parte, De Miguel descartó de plano una eventual
reducción de fondos para esas regiones tras la ampliación de la UE
de 15 a 25 países miembros en mayo de 2004, que se presume podría
afectar a España y Portugal como países receptores de ayuda de la
UE, a diferencia de Francia, que es donante.

El ingreso a la UE de Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia,
Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia y República Checa
dentro de un año «no es una amenaza para las RUP sino más bien un
reto competitivo para las economías de Portugal y de España»,
opinó De Miguel.
*****

+ Unión Europea (http://europa.eu.int/index_es.htm)

(FIN/IPS)

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio