General

Lo que Iraq divide no lo unirá Evian

May 31 2003

por Julio Godoy

EVIAN, Francia, 30 may (IPS) El presidente de Estados Unidos,
George W. Bush, redujo su participación en la cumbre del Grupo de
los Ocho países más poderosos del mundo (G-8), que comenzará este
domingo en la oriental ciudad francesa de Evian, para castigar a
Francia por negarse a apoyar la invasión a Iraq.

El presidente estadounidense George W. Bush asistirá sólo a la
mitad de las deliberaciones en la cumbre, este domingo y el lunes
de mañana, y abandonará Evian antes de la clausura oficial,
prevista para este martes.

La explicación oficial es que el mandatario debe estar presente
en las negociaciones de paz en Medio Oriente que se desarrollarán
en Sharm el-Sheikh, Egipto, y en Akaba, Jordania. Chirac aseguró
en un comunicado «comprender absolutamente» las razones
presentadas por el gobierno estadounidense.

«Las excusas de Bush son buenas. ¿Quién se atrevería a
reprocharle por hacer frente finalmente al conflicto en Medio
Oriente, al cual ignoró por tanto tiempo?», dijo el experto en
asuntos diplomáticos del diario francés Liberation, Pascal Riche.

Bush está actuando como «soldado ocupante» que hace lo que
quiere en terreno extranjero, y «se asegurará» en Evian «de que
todo transcurra según sus deseos», agregó Riche.

«Cuando se trata de tomar decisiones, Bush se comporta más como
un GI que como un G-8», ironizó el experto. «GI» es el código
utilizado en Estados Unidos para aludir a un soldado de
infantería.

Pero, entrevistado el jueves por la televisión francesa, Bush
minimizó las diferencias. «Puedo entender por qué algunos no
estuvieron de acuerdo con nuestra política en Iraq, pero ahora es
tiempo de mirar hacia adelante», afirmó.

«No estoy enojado. Yo y el pueblo estadounidense estamos
desilusionados» porque Francia no apoyó el plan de invasión a
Iraq, agregó Bush. Pero cuando se le preguntó si perdonaría a
París por esa actitud, contestó: «Seguro.»

En la misma entrevista, el presidente estadounidense aplaudió
las acciones francesas en la guerra contra el terrorismo, en
especial en materia de inteligencia.

Chirac, en su carácter de anfitrión de la cumbre, invitó a
jefes de gobierno de 12 países de Africa, Asia y América Latina,
así como a directivos de instituciones internacionales como la
Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE),
el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Entre los gobernantes invitados figuran los de importantes
economías del mundo en desarrollo, como los de Brasil, India,
México y Malasia, así como los de Argelia, Egipto, Nigeria,
Senegal y Sudáfrica, en representación de la Nueva Sociedad para
el Desarrollo de Africa (NEPAD), programa de la Unión Africana que
requiere de asistencia internacional.

Se trata de un gesto inusual. En general, a las cumbres del G-8
solo asisten los jefes de gobierno de los países del grupo
(Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia,
Japón y Rusia).

Las invitaciones formuladas por Chirac reflejan su política de
alentar el multilateralismo, en oposición al unilateralismo de
Estados Unidos.

Esa posición llevó al presidente francés, en su momento, a
oponerse a la decisión de Bush y del primer ministro británico
Tony Blair de invadir Iraq con el supuesto objetivo de obligar a
ese país a desembarazarse de las armas de destrucción masiva que,
según ellos, poseía.

Chirac había afirmado que mecanismos pacíficos, como una
inspección de los arsenales iraquíes a cargo de la ONU, habrían
bastado para desarmar a Iraq y para contener cualquier amenaza
militar del régimen de Saddam Hussein.

El gobierno estadounidense enfrió las relaciones diplomáticas,
militares y comerciales con Francia a través de diversos gestos.

Washington redujo su participación en la feria comercial
aeronáutica del mes próximo en París, no invitó a Francia a las
conversaciones sobre comunicaciones por satélite y bloqueó todas
las iniciativas del gobierno de Chirac para ampliar la agenda de
la cumbre de Evian.

Francia debió minimizar el Plan de Acción para la Salud que se
disponía a presentar en Evian por presiones de Estados Unidos.

Sin embargo, París apoyó este mes en el Consejo de Seguridad de
la ONU la propuesta estadounidense de levantar las sanciones
internacionales contra Iraq, a pesar de que el canciller francés
Dominique de Villepin había manifestado su rechazo a la
iniciativa.

De Villepin advirtió que la propuesta estadounidense consagraba
la impunidad de las fuerzas estadounidenses ocupantes en Iraq y
permitía malos manejos en la explotación del petróleo de ese país.

El canciller francés argumentó también que los inspectores de
desarme de la ONU debían certificar que Iraq no poseía armas de
destrucción masiva antes de que el Consejo de Seguridad aprobara
el fin de las sanciones. Al final, Francia apoyó la propuesta de
Washington.

Pero Estados Unidos no responde a esos gestos, ni a los de
Alemania, que también se opuso a los planes de invasión. Bush, por
ejemplo, se negó a reunirse en privado con el canciller (jefe de
gobierno) alemán Gerhard Schroeder.

Pero no podrá hacer lo mismo con Chirac en Evian: eso sería una
afrenta diplomática sin precedentes. El presidente estadounidense
asistirá a la conferencia en la que participarán sus pares
africanos, asiáticos y latinoamericanos. Pero poco después se
tomará un avión hacia Medio Oriente. (FIN/IPS)

———————————————————————————-
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan».
Roberto Savio