General

El Gran Hermano te vigila desde EEUU

Jun 14 2003

por Gabriel Packard (*)

NUEVA YORK, jun (IPS) Una empresa de Estados Unidos vende al
gobierno de George W. Bush información oficial y confidencial
sobre millones de ciudadanos de siete países de América Latina,
aun después de verse obligada a devolver a las autoridades
mexicanas datos obtenidos ilegalmente.

La firma ChoicePoint, radicada en las afueras de Atlanta,
capital del meridional estado de Georgia, asegura haber devuelto
el mes pasado los datos de 75 millones de mexicanos, extraídos de
los padrones electorales, y haberlos borrado de sus archivos luego
de quejas del gobierno de Vicente Fox.

La compañía había vendido esos datos a numerosos organismos del
gobierno estadounidense, en especial al Departamento de Seguridad
Interna.

ChoicePoint ganó 11 millones de dólares el año pasado por
vender sus archivos latinoamericanos –que incluyen información
sobre antecedentes legales, cuentas bancarias y propiedad de
viviendas– a más de una docena de agencias, la mayoría de las
cuales dice necesitarlas con objetivos judiciales y policiales.

La firma continúa suministrando información sobre ciudadanos y
compañías de Argentina, Colombia, El Salvador, Guatemala,
Honduras, Nicaragua y Venezuela a agencias del gobierno
estadounidense, y también datos sobre Brasil, pero solo referidos
a empresas.

ChoicePoint sigue, además, comprando información en seis de
esos países, y los gobiernos de siete realizan investigaciones
para determinar quién vendió datos a ChoicePoint y si esas
operaciones fueron legales.

Hace varios meses, ChoicePoint dejó de adquirir información de
Argentina porque «no había mercado» para ese servicio, y de Costa
Rica –que fue destruida–, porque esos datos «ya no están
públicamente disponibles», indicó el director de Asuntos Externos
de ChoicePoint, Chuck Jones.

Hoy, el único comprador es el gobierno de Bush. Quienes usan
esa información están en «virtualmente cuaquier agencia a cargo de
aplicar la ley, y hay muchas», dijo el abogado asistente del no
gubernamental Centro de Información para la Privacidad Electrónica
(EPIC), Chris Hoofnagle.

EPIC, que descubrió las operaciones de ChoicePoint en América
Latina, calculó que 30 oficinas usan esos datos, entre ellas el
Departamento de Justicia y Transporte y el Buró de Alcohol,
Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

Jones, por su parte, añadió que el Departamento de Seguridad
Interior es un gran cliente.

En el caso mexicano, la empresa asegura haber accedido
inocentemente a la información privada ilegal que le facilitó un
vendedor privado, y haber devuelto los bancos de datos luego de
una investigación realizada por el Instituto Federal Electoral de
ese país.

El gobierno de México debió afrontar una prolongada y difícil
negociación con el de Estados Unidos, así como con la empresa,
para recuperar la información, sostuvo el asesor de la fiscalía
mexicana Julio Tellez, profesor de derecho de la información de la
Universidad Tecnológica de Monterrey.

Tellez afirmó que la supuesta destrucción de la información
mexicana no es significativa, y advirtió que, como muchos
compatriotas suyos, cree que sus datos personales «todavía están
en los sistemas (informáticos) del gobierno estadounidense».

La persona que facilitó a la firma la información mexicana a
cambio de 250.000 dólares aseguró haberla obtenido por medios
legales, informó a fines del mes pasado el abogado y encargado de
privacidad de ChoicePoint, Michael deJanes, quien no identificó al
vendedor.

Jones afirmó que la empresa cuenta con «un abogado en cada uno
de los países (latinoamericanos) para revisar las leyes locales en
lo relativo al uso de la información».

Pero en el caso de México, esta supervisión y el compromiso de
fiabilidad del vendedor fueron al parecer insuficientes para saber
que la información, la mayoría de la cual procedía de registros
electorales, era confidencial.

«Esta conducta escandalosa es lo que alimenta la desconfianza
del público en los beneficios de las herramientas de información»,
declaró DeJanes.

El hecho de que ChoicePoint no ofrezca más a sus clientes los
datos de Costa Rica quizás explique por qué «varios países
latinoamericanos consideran aprobar leyes de protección de datos
al estilo europeo», dijo Hoofnagle.

Esas normas han sido adoptadas también por los países
asiáticos, lo cual explica que empresas como ChoicePoint dispongan
solo de información sobre ciudadanos americanos.

«ChoicePoint es una subsidiaria del Partido Republicano» al que
pertenece el presidente Bush, sostuvo Tellez.

La supuesta conexión entre la empresa y los republicanos
también fue objeto de investigación del periodista Greg Palast, de
la cadena de radio y televisión británica BBC.

Según Palast, la labor de ChoicePoint fue clave en el resultado
de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2000 en el
sudoccidental estado de Florida, que le dieron el triunfo a Bush a
pesar de que su rival, Al Gore, obtuvo más votos a nivel nacional.

La empresa fue contratada para eliminar de los padrones
electorales a los delincuentes que, según las leyes del estado, no
tienen derecho al voto. Palast llegó a la conclusión que muchos
inocentes –la mayoría negros y del hoy opositor Partido Demócrata–
habían sido despojados ilegalmente de ese derecho.

La acción de ChoicePoint fue lo que permitió, a la postre, la
victoria electoral de Bush, pues su triunfo por pocos votos de
diferencia en Florida le confirió la mayoría del colegio
electoral.

ChoicePoint ha sido contratada en numerosas ocasiones por el
gobierno estadounidense para investigaciones migratorias,
identificación de sospechosos en aeropuertos y clasificación de
ADN, especialmente en el marco de la guerra contra el terrorismo
declarada por Bush.

La empresa también cuenta con más de 17.000 millones de piezas
de información sobre ciudadanos y empresas estadounidenses,
incluidos registros públicos, antecedentes en compañías
aseguradoras e historia laboral.

La información sobre ciudadanos latinoamericanos es un área
relativamente nueva para ChoicePoint, pero es la única firma
estadounidense que se dedicó a este ramo.

Jones no pudo indicar si ChoicePoint cambiaría sus
procedimientos para evitar situaciones similares a la de México en
el futuro, ni si la empresa admitía su responsabilidad por la
entrega de información confidencial a Washington.

Los datos de que dispone ChoicePoint difieren de país en país.

El gobierno de Nicaragua, por ejemplo, afirma que la compañía
sabe el número de registro de la seguridad social, de la oficina
recaudadora de impuestos y de la matrícula de vehículos, cuentas
bancarias, deudas pendientes, antecedentes penales y judiciales,
miembros de la familia y datos de la vivienda de sus ciudadanos.

ChoicePoint llegó a ofrecer a través de folletos publicitarios
un «archivo de registros nacionales de todos los adultos
colombianos, incluidos la fecha y lugar de nacimiento, género,
datos familiares, descripción física, estado civil, número de
pasaporte y profesión».

La práctica usual de la empresa es mantener la base de datos en
su poder y permitir a los funcionarios del gobierno estadounidense
buscar información, pero sólo con un «propósito lícito». La
mayoría de los contratos del gobierno se refieren a
investigaciones criminales, indicó Jones.

Pero las propias agencias estadounidenses tienen visiones
distintas a la de Jones.

El experto del Buró de Inmigración y Aduanas Greg Palmore dijo
al diario británico The Guardian que su oficina usa los datos de
ChoicePoint para rastrear inmigrantes ilegales con antecedentes
penales. Otro funcionario de la misma agencia, Carl Rusnok, dijo a
IPS que la información se utiliza para «diversos propósitos de
aplicación de la ley».

El experto en seguridad de la Universidad Autónoma
Metropolitana de México José Luis Piñeyro sostuvo en diálogo con
IPS que las autoridades estadounidenses «pueden usar la
información para acosar y perseguir a emigrantes».

Pero además, advirtió, de disponer de los datos obtenidos por
ChoicePoint, las empresas estadounidenses estarán «en condiciones
de bombardear con sus productos y promociones» a los ciudadanos
registrados.

* Con aporte de Diego Cevallos (México)

*****

* Choice Point, en inglés (http://www.choicepoint.net/)

* Centro de Información para la Privacidad Electrónica, EPIC, en
inglés (http://www.epic.org/)

(FIN/IPS)

———————————————————————————-Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan».
Roberto Savio.