General

El Pentágono se transforma en Globocop

Jun 12 2003

Análisis de Jim Lobe

WASHINGTON, jun (IPS) El Departamento de Defensa de Estados
Unidos, tras su exitosa campaña militar en Iraq, moviliza sus
fuerzas en todo el mundo con miras a convertirse en una suerte de
«Globocop» o policía internacional, según altos funcionarios de
Washington.

El Pentágono (sede del Departamento de Defensa) redujo sus
fuerzas en Alemania, Arabia Saudita y Turquía y ahora estudia
establecer bases militares permanentes o semipermanentes en el
llamado «arco de inestabilidad», que atraviesa el Caribe, Africa,
Asia central y sudoriental, y termina en Corea del Norte.

El periódico The Wall Street Journal informó el martes que el
Pentágono también quiere aumentar su presencia en Djibouti, en el
Cuerno de Africa, y en el mar Rojo desde Yemen, así como instalar
«bases de avanzada» en Argelia, Marruecos y quizás en Túnez.

También considera establecer pequeñas instalaciones en Ghana,
Malí, Nigeria y Senegal.

Estados Unidos ya tiene bases militares en Australia,
Azerbaiyán, Bulgaria, Filipinas, Georgia, Iraq, Kenia, Polonia,
Qatar, Rumania, Singapur e incluso Vietnam.

«Estamos en el proceso de considerar nuestra postura militar en
todo el mundo, incluso en territorio de Estados Unidos», afirmó
días atrás el subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, en una
visita a Singapur donde se reunió con ministros de toda Asia
oriental.

«Hoy enfrentamos una amenaza muy diferente a todas las que
hemos conocido a lo largo de la historia», advirtió Wolfowitz.

El funcionario participó hace 12 años en la redacción del
borrador de la llamada Guía para la Política de Defensa, luego de
la primera guerra del Golfo de 1991, en el que se trazaba la
estrategia militar internacional de Washington para el siglo XXI.

Wolfowitz integraba entonces la Oficina de Política del
Pentágono.

El documento preveía medidas contra «aquellos elementos que
amenazan no sólo a nuestros intereses, sino también a nuestros
aliados y amigos, y que pueden perturbar seriamente nuestras
relaciones internacionales».

El borrador, que fue objeto de críticas luego de que se
filtrara a la opinión pública estadounidense a través del diario
The New York Times, también defendía la política unilateral de
Washington en materia de defensa y su derecho a lanzar ataques
preventivos contra naciones con armas de destrucción masiva.

Con bases militares instaladas a lo largo de todo el «arco de
inestabilidad», Estados Unidos podría intervenir con una poderosa
fuerza en pocas horas al estallar cualquier conflicto.

La actual estrategia de Washington no es diferente a la postura
que adoptó en América Central y en el Caribe a inicios del siglo
XX, cuando instaló bases militares desde Puerto Rico a Panamá,
hasta que el presidente Franklin Delano Roosevelt (1933-1945)
inició su política del «Buen Vecino» en los años 30.

El borrador redactado por Wolfowitz en 1992, que también
inspiró a la actual Estrategia de Seguridad Nacional aprobada en
septiembre de 2002, es muy similar a la política exterior del ex
presidente Theodore Roosevelt (1901-1909), señaló el conservador
Max Boot, del Consejo de Relaciones Exteriores.

El Consejo es uno de los grupos de planificación estratégica
con mayor influencia en la política exterior de Washington.

La administración de Theodore Roosevelt, en lo que pasó a
conocerse como el Corolario de la Doctrina Monroe, de 1903,
defendía «el poder policial internacional» de Estados Unidos para
intervenir en «problemas crónicos» mundiales que «derivan en una
pérdida de vínculos con la sociedad civilizada».

Los últimos despliegues militares de Washington son
justificados con una retórica muy similar, que sólo ha sustituido
la palabra «civilización» por «globalización».

Esta doctrina del Pentágono fue diseñada en especial por el
jefe de la Oficina de Transformación de Fuerzas, Arthur Cebrowski,
y Thomas Barnett, del Colegio de Guerra Naval.

Ambos advirtieron los peligros que significan los países y las
regiones que están «desconectados» de las tendencias de la
globalización económica.

Barnett subrayó el riesgo que suponen las regiones del mundo
donde «el proceso de globalización tiene poca influencia o quizás
de hecho está ausente».

Estas regiones se caracterizan por los «regímenes represivos,
la pobreza y la enfermedades crónicas, los asesinatos masivos
frecuentes y (lo más importante para Washington) los conflictos
bélicos crónicos que incuban nuevas generaciones de terroristas»,
escribió Barnett en la revista Esquire.

«Al analizar las actividades militares de Estados Unidos desde
que terminó la guerra fría (en 1991), veremos una abrumadora
concentración de actividad en las regiones del mundo que están
desconectadas de la globalización», previno.

Estas regiones son el continente africano, el centro y sudeste
de Asia, los Balcanes, el Cáucaso y Medio Oriente, indicó.

Para Barnett, la lucha contra los terroristas internacionales
consiste sobre todo en «atraparlos donde viven», en el llamado
arco de inestabilidad, y a la vez impedir que se extiendan a otros
países que él considera más vulnerables, como Argelia, Brasil,
Filipinas, Grecia, Indonesia, Malasia, Marruecos, México,
Pakistán, Sudáfrica, Tailandia y Turquía.

Barnett advirtió además que si estos países vulnerables
«pierden vínculos» con la economía global, «habrá derramamiento de
sangre», y por tanto las tropas estadounidenses tendrán que
intervenir.

Poco antes de que comenzara la guerra en Iraq, Barnett señaló
que la toma de Bagdad «marcaría un punto de inflexión histórico:
será el momento en que Washington se hará dueño de la estrategia
de seguridad mundial en la era de la globalización».

Es de notar que el «arco de la inestabilidad» de Barnett
incluye a regiones ricas en petróleo, gas y recursos minerales.

Esto parece inspirado en el borrador de Wolfowitz de 1992, en
el que se exhortaba a «prevenir la consolidación de cualquier
gobierno hostil en regiones cuyos recursos podrían ser útiles para
alcanzar el control mundial». (FIN/IPS)

———————————————————————————
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan».
Roberto Savio