General

ONG reciben un trago de su propia medicina

Jun 13 2003

por Jim Lobe

WASHINGTON, 12 jun (IPS) Expertos cercanos al gobierno de Estados
Unidos lanzaron una campaña de vigilancia al financiamiento, la
agenda y las actividades de las ONG internacionales, que hacen un
seguimiento constante a la política de Washington.

El Instituto Estadounidense de la Empresa (AEI) anunció, junto
con la derechista Sociedad Federalista de Estudios sobre Leyes y
Políticas Públicas, el lanzamiento de un nuevo sitio en Internet
(http://www.NGOWatch.org), en el que expondrá información sobre
varias ONG (organizaciones no gubernamentales).

Pero no vigilarán a cualquier organización, sino en especial a
aquellas con una agenda «progresista» y «liberal», que predican la
«gobernanza global» y otros conceptos también promovidos por la
Organización de las Naciones Unidas y agencias multilaterales.

Este proyecto tiene el propósito de contrarrestar la influencia
mundial de las ONG contrarias a la política exterior de Estados
Unidos y a las empresas multinacionales.

El AIE expresó su preocupación por lo que considera una
«ingenuidad» de parte del gobierno del presidente George W. Bush y
de varias empresas, al proveer financiamiento a las ONG.

«En muchos casos, ingenuos reformadores del sector privado,
junto a varias firmas y funcionarios de gobierno, las reciben como
si nada», afirmó John Entine, de AIE.

Al presentar el sitio el miércoles, AIE realizó una conferencia
bajo el título: «Las ONG: el creciente poder de unos pocos
elegidos», en la que se presentó a estas organizaciones como una
gran amenaza al gobierno de Bush, al capitalismo de libre mercado
y a la política exterior de Washington.

La conferencia fue coauspiciada por el derechista Instituto de
Asuntos Públicos, de Australia.

«Las ONG crearon sus propias reglas y ahora quieren que los
gobiernos y las empresas se sometan. Dirigentes empresariales y
políticos son obligados a responder a la maquinaria mediática de
las ONG, y los recursos de los contribuyentes e inversionistas son
usados para fines que ellos nunca avalaron», señalaron los
organizadores de la conferencia.

«El extraordinario crecimiento de las ONG en estados liberales
tiene el potencial de socavar la soberanía de las democracias
constitucionales», añadieron.

El hecho de que en la conferencia participaron no menos de 42
funcionarios de política exterior, autoridades judiciales y
figuras prominentes como el ex jefe de los asesores políticos del
Pentágono Richard Perle y Lynne Cheney, esposa del vicepresidente
Dick Cheney, parece sugerir que Washington prepara una verdadera
embestida contra las ONG.

La conferencia fue realizada cuando todavía se sentían los ecos
de las duras declaraciones realizadas el mes pasado por el
director de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo
Internacional (USAID), Andrew Natsios.

Natsios acusó a las ONG que recibieron financiamiento de USAID
para realizar programas humanitarios en Afganistán de no darle a
Washington el crédito que merece por su colaboración.

Sus afirmaciones también coincidieron con algunos intentos de
las autoridades de USAID de acercarse al sector privado en vez de
a las ONG para el trabajo en Iraq y en otros países en desarrollo.
La agencia también impuso reglas más severas a las organizaciones
civiles que aspiran a recibir su dinero.

En ese contexto, la conferencia de AEI podría ser considerada
como parte de un patrón de comportamiento problemático, según un
funcionario de una ONG que pidió no ser identificado. «Queremos
estar seguros de que esto no es más que una coincidencia», dijo.

El mensaje de la conferencia del miércoles fue que algunas ONG
como Amnistía Internacional, CARE, Oxfam y Amigos de la Tierra
Internacional han realizado un valioso trabajo en la promoción de
los derechos humanos, el desarrollo y la protección del ambiente,
pero que sus políticas, en particular la internacional, podrían
socavar los intereses de Estados Unidos y los principios de la
libre empresa.

Las ONG internacionales persiguen «una nueva y penetrante forma
de conflicto» contra las corporaciones multinacionales o «biz-war»
(del inglés «bussiness», negocios, y «war», guerra), sostuvo el
profesor de Ciencias Políticas de la Universidad George Washington
Jarol Manheim.

Las ONG, por ejemplo, trabajan con inversores institucionales
como fondos de pensión sindicales y eclesiásticas en el movimiento
denominado «de inversión social», que patrocina políticas
empresariales respetuosas del ambiente y de los derechos humanos
en asambleas de accionistas.

Esos esfuerzos, dijo Manheim, deben ser considerados «parte de
una campaña antiempresa mayor» que también incluye boicots y otras
medidas para influir sobre el comportamiento de las compañías.

Por otra parte, las empresas participan cada vez más en
proyectos conjuntos con ONG, apelan a asesores de ONG e incluso
contratan a empleados de ONG para protegerse contra la publicidad
negativa, según el experto.

Esa posición fue compartida por Entine, de AEI, para quien el
movimiento de inversión social es «un lobo disfrazado de cordero».
«Las ONG contrarias al libre mercado extienden su alcance hasta
las juntas de las corporaciones», dijo.

Por su parte, el profesor de Asuntos de Gobierno Jeremy Rabkin,
de la Universidad Cornell, cuestionó a las empresas que procuran
mantener buenas relaciones con las ONG. «Por supuesto, es un
programa de izquierda. Es global, es antinacional», afirmó.

Para Rabkin, la propia noción de organización no gubernamental
es un «concepto estalinista». (FIN/IPS

———————————————————————————
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan».
Roberto Savio