General

EEUU: Bienvenidos los estudiantes, pero no todos

Nov 4 2003

por Miriam Kagan

WASHINGTON, 4 nov (IPS) Por muchos años, estudiantes de todo el
mundo llegaban a universidades de Estados Unidos en busca de buena
formación, oportunidades profesionales y, en algunos casos,
libertades que no tenían en su país, gracias a un proceso ágil de
obtención de visa estudiantil. Ya no más.

El acceso de los estudiantes extranjeros se ha vuelto más
difícil, en especial para los procedentes de países islámicos,
concluyó un informe del Instituto de Educación Internacional, una
agencia educativa estadounidense sin fines de lucro,
administradora del programa de becas Fulbright.

Luego de cinco años de fuerte crecimiento, el número de
estudiantes extranjeros que asisten a institutos de educación
terciaria en este país sólo aumentó menos de uno por ciento entre
2002 y 2003.

En contraste, el número había crecido entre dos y 6,4 por
ciento entre los años 1997 y 2002.

De los 20 principales países de procedencia, 13 registraron una
disminución en la cantidad de estudiantes que viajaron para
estudiar en Estados Unidos.

La tasa de inscripción de los estudiantes de Arabia Saudita y
Kuwait cayó 25 por ciento en el último año, la de Emiratos Arabes
Unidos, 15 por ciento, la de Malasia, 11 por ciento, y la de
Indonesia, 10 por ciento. Todos estos son países de mayoría
musulmana.

En total, el número de estudiantes procedentes de Medio Oriente
cayó 10 por ciento en el último año, al pasar de 38.545 a 34.803.

En contraste, los estudiantes llegados de India aumentaron 12
por ciento a 74.603; los de Kenia, 11 por ciento a 7.862, y los de
Corea del Sur, cinco por ciento a 51.519.

Pese al enlentecimiento de la inscripción de estudiantes
extranjeros, «Estados Unidos mantiene sus puertas abiertas a los
hombres y mujeres de buena voluntad de todas partes del mundo, lo
cual es vital para el entendimiento mutuo y nuestro propio
bienestar», destacó Patricia Harrison, subsecretaria de Estado
para Asuntos Educativos y Culturales.

Allen Goodman, presidente y director general del Instituto de
Educación Internacional, sostuvo que la disminución de estudiantes
de países musulmanes y de Medio Oriente «refleja varios factores:
la débil situación económica en muchos países, las preocupaciones
de seguridad de los estudiantes y sus familias, y la creciente
competencia de otros países».

Pero Rabiah Ahmed, directora de comunicaciones del Consejo de
Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR), no opina lo mismo.

Según Ahmed, la razón de la disminución radica en las políticas
que Washington ha adoptado desde los atentados del 11 de
septiembre de 2001, que han intimidado o directamente impedido a
los estudiantes de países islámicos estudiar en instituciones
nacionales.

«Los estudiantes musulmanes no se sienten bienvenidos ni
seguros en Estados Unidos», dijo Ahmed a IPS.

Aunque las nuevas normas para la obtención de visa estudiantil
se aplican a todos, los procedimientos especiales aplicados a los
hombres musulmanes de ciertos países luego del 11 de septiembre de
2001 hicieron sentir excluidos o perseguidos a los estudiantes
islámicos, afirmó.

«Aunque los procedimientos de registro especial ya no se
aplican, nuevas políticas contribuyen a la percepción de que los
musulmanes son un blanco», dijo Ahmed.

Por ejemplo, el Departamento de Seguridad Interna anunció el
lunes la utilización de un sistema de alta tecnología para
rastrear a los extranjeros que ingresan al país, incluidos los
estudiantes.

Además, el argumento de que la competencia de otros países
impide a estudiantes musulmanes inscribirse en universidades
estadounidenses es cuestionable, porque no existe un límite
oficial al ingreso de estudiantes extranjeros, señaló Ahmed.

Además, pese a la crisis económica mundial, llegan estudiantes
en grandes números desde India, México, Kenia y China, cuyo
producto interno bruto por habitante es inferior al de la mayoría
de los países musulmanes y de Medio Oriente, añadió.

Las nuevas normas y restricciones de visa hacen que muchos
estudiantes de Medio Oriente elijan a Canadá o Europa como
destino, o simplemente se queden en su país.

«Todos quieren tener la oportunidad de estudiar y tener una
buena vida, pero hay una gran frustración entre los musulmanes en
Estados Unidos. Este país ya no les parece un lugar seguro»,
concluyó Ahmed.

La disminución de estudiantes extranjeros también podría
perjudicar a las universidades estadounidenses, dado que aquéllos
aportan cada año más de 12.000 millones de dólares a la economía
nacional, según el Instituto de Educación Internacional.
*****
+Instituto de Educación Internacional, en inglés
(http://www.iie.org/)
+CAIR, en inglés (http://www.cair-net.org/)
(FIN/IPS

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio