General

FORO SOCIAL BRASILEÑO: Dardos contra Washington

Nov 7 2003

por Mario Osava

BELO HORIZONTE, Brasil, 7 nov (IPS) El Area de Libre Comercio de
las Américas (ALCA) y la política imperialista de Estados Unidos
fueron este viernes blancos predilectos de las primeras
conferencias del Foro Social Brasileño (FSB) en la meridional
ciudad de Belo Horizonte.

Los títulos de las conferencias de este viernes, «ALCA, OMC
(Organización Mundial de Comercio) y dependencia externa:
estrategias económicas de dominación» y «Globalización armada y
militarización en América Latina» indican el tono de las
exposiciones, oídas por unas 3.000 personas.

La «estrategia de dominación» se basa en «tres ejes, comercio,
deuda externa y militarización», afirmó Sandra Quintela, dirigente
de la Campaña contra el ALCA en Brasil. Por eso Estados Unidos
promueve una articulación cada día más estrecha entre OMC, Fondo
Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial, acotó.

«Queremos una auditoría pública de la deuda y revisión de
contratos» con los organismos multilaterales, reclamó Quintela,
como forma de abrir camino al desarrollo del país.

Los 15.000 millones de dólares de superávit comercial de
Brasil entre enero y agosto de este año fueron apenas suficientes
para el pago de intereses de la deuda, las remesas de utilidades
de empresas extranjeras y otros servicios, argumentó.

En relación al ALCA, Quintela destacó el movimiento a favor de
un plebiscito en el que la población opine si Brasil debe seguir
negociando ese acuerdo.

La consulta debería hacerse el 3 de octubre de 2004,
coincidiendo con las elecciones municipales, según un proyecto de
ley que se tramita en el Senado.

Con el auspicio de Washington, 34 países de América, todos
excepto Cuba, negocian el ALCA, un plan de integración comercial
que debería entrar en vigor en enero de 2005.

El economista Luis Fernandes, de la Universidad Federal
Fluminense, con sede en Niteroi, advirtió que la actual estrategia
estadounidense es anterior al presidente George W. Bush, en el
poder desde 2001, y sufrió cambios desde el «colapso del campo
socialista» en 1989.

En los años 70, la supremacía de Estados Unidos sufrió golpes.

Por ejemplo, el surgimiento de Japón como gran potencia
económica, el fracaso militar en Vietnam, la Organización de
Países Exportadores de Petróleo elevando el precio de la energía,
el triunfo del movimiento sandinista en Nicaragua y el
fortalecimiento del Movimiento de países No Alineados, recordó.

En los años 80, Washington puso en marcha la «agenda
neoliberal», buscando recuperar su dominio del sistema
internacional.

Recurrió entonces principalmente a la liberalización financiera
y al poder del dólar, convirtiendo al FMI en instrumento de la
apertura económica de países en desarrollo, según Fernandes.

Se trataba de «reordenar el mundo usando a los organismos
multilaterales», añadió. Pero eso cambió en los años 90.

Las tensiones con sus aliados y la falta de consenso llevaron a
Washington a abandonar el multilateralismo, intensificando
acciones unilaterales, intervenciones y la militarización de las
relaciones, ignorando a la Organización de las Naciones Unidas,
observó.

Una «escalada de violencia, tensiones y conflictos» es la
consecuencia de esa estrategia, que va acumulando rechazo y
aislamiento en el mundo, opinó el economista.

El «desequilibrio en las relaciones internacionales», impuesto
por las armas, se extiende al comercio, con Estados Unidos
ampliando su proteccionismo mientras quiere abrir los mercados
latinoamericanos.

A juicio de Fernandes, Brasil resiste a ese «cinismo» en el
ALCA, pero enfrenta divisiones en su gobierno.

La resistencia es conducida por los negociadores diplomáticos,
pero las autoridades económicas practican políticas divergentes
para atender dictámenes del sistema financiero internacional.

Por eso la política externa de defensa de los intereses
nacionales necesita el apoyo de la sociedad movilizada, concluyó
Fernandes.

La amenaza del ALCA fue subrayada por el argentino Carlos
Juliá, de Jubileo Sur, movimiento por la cancelación de la deuda
externa.

Su país, «alumno modelo del neoliberalismo en los años 90» es
un claro ejemplo de los daños de acuerdos como el ALCA, que
favorecen al capital y a empresas trasnacionales, sostuvo.

Esa historia negativa argentina data de 1956, cuando un primer
acuerdo con el FMI llevó a modificar la Constitución de 1949, que
prohibía las privatizaciones de empresas del Estado. «Perdimos la
Constitución, las instituciones y la soberanía», lamentó Juliá.

El ALCA ampliaría «la dominación a toda América Latina», opinó.
Ojalá que Brasil, «un líder regional», no siga el ejemplo
argentino, dijo Juliá.

El uso del poder bélico y otros mecanismos violentos del
«imperialismo estadounidense» fueron destacados por Maria Luisa
Mendonça, dirigente de la Red Social de Justicia, una organización
de derechos humanos, y por el periodista José Arbex, de la agencia
brasileña Carta Maior.

Estados Unidos está multiplicando sus bases militares en
América Latina, especialmente en áreas estratégicas donde hay
«petróleo, agua, minerales y biodiversidad», como México, América
Central, la Amazonia y el extremo sur del continente.

El pretexto de combatir el narcotráfico para justificar la
presencia militar en Colombia, cae por tierra cuando se sabe que
Afganistán, ocupado por Estados Unidos desde octubre de 2001,
volvió a ser el mayor exportador de opio, dijo Arbex.

Brasil fue humillado al ser obligado a adoptar una legislación
para permitir la siembra y venta de soja transgénica, ante el
hecho consumado de que decenas de miles de agricultores la
produjeron a partir de semillas contrabandeadas de Argentina.

Según el periodista, detrás está una única empresa
estadounidense, Monsanto, que «convenció a los agricultores» y
obligó el gobierno a cambiar la legislación nacional, en un
ejemplo de la política estadounidense de imponer los intereses de
las corporaciones.

Otra preocupación de los panelistas fue la Base Aeroespacial de
Alcántara, en el norte de Brasil, que el gobierno busca consolidar
como centro de lanzamiento de satélites nacionales y extranjeros.
Un reciente acuerdo permitirá a Ucrania hacer lanzamientos desde
esa base.

La construcción de la base, iniciada hace 21 años, se hizo sin
consulta a la población local y representó la expulsión de miles
de familias que perdieron sus bienes, sus fuentes de ingreso y el
acceso a la playa, según Sérvulo Borges, representante de la
Asociación de Comunidades Rurales de Alcántara y de un movimiento
de afectados por el proyecto aeroespacial.

Las familias fueron empujadas a «la pobreza y el hambre», dijo
Borges.

El FSB se prolongará hasta el domingo, con otras cuatro
conferencias y más de 500 seminarios, talleres y actividades
específicas, promovidas por organizaciones sindicales, de
campesinos, de mujeres, indígenas, educadores y variadas
organizaciones no gubernamentales.

«No al ALCA» fue también una consigna muy presente en los
estandartes de la marcha que inauguró el foro en la tarde del
jueves, reuniendo a casi 10.000 manifestantes en las calles
céntricas de la ciudad, capital del estado de Minas Gerais, según
estimó la policía local.

Con banderas y carteles del gobernante Partido de los
Trabajadores, otros grupos de izquierda y movimientos diversos,
fue una alegre manifestación con música y danzas indígenas.

El secretario de Estado de Derechos Humanos, Nilmario Miranda,
representó en el FSB al presidente Luiz Inácio Lula da Silva, de
visita esta semana en cinco países africanos.

La gira de Lula por Africa es importante para ampliar la
«coalición internacional por una mejor redistribución del poder y
el conocimiento» en el mundo, dijo Miranda, destacando el papel
del Foro Social para la necesaria «organización y movilización de
la sociedad».

*****

+ Foro Social Brasileño, en portugués (http://www.fsb.org.br)

+ Foro Social Mundial, en español, inglés, francés y portugués
(http://www.forumsocialmundial.org.br)
(FIN/IPS/

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio