General

LA CORRUPCION MATA

Dic 14 2004

Por Peter Eigen (*)

BERLIN, Dic (IPS) – El 9 de diciembre de 2003 es una fecha que vale la pena recordar. Ese día se realizó en Mérida, México, la primera ceremonia de firma de la Convención de la ONU contra la Corrupción. Desde entonces, 113 países firmaron la Convención, un instrumento ampliamente reconocido como una piedra miliar en los esfuerzos internacionales para frenar la corrupción. Para subrayar la importancia de esa convención, la Asamblea General de la ONU designó al 9 de diciembre como Día Internacional de la Anticorrupción, que se celebra a partir de este año. La decisión de celebrar el Día Anticorrupción, un deseo largamente acariciado por Transparencia Internacional (TI), fue otro importante acontecimiento en los esfuerzos para elevar la conciencia sobre el problema de la corrupción y el hecho de que ella es prevenible a través de reformas.

Ahora, cada vez más gobiernos del mundo, así como el Banco Mundial y la ONU,
se dan cuenta de que las Metas de Desarrollo para el Milenio, que buscan
reducir a la mitad el número de personas que viven en extrema pobreza antes
del 2015 son alcanzables sólo si los gobiernos combaten seriamente contra la
corrupción.

El nepotismo, el clientelismo y la corrupción no sólo impiden el desarrollo
y profundizan la pobreza: también frenan el crecimiento del sector privado y
privan a las nuevas generaciones de la educación y el cuidado de la salud
que necesitan para participar en el proceso económico.

La corrupción no sólo desvía fondos públicos hacia los bolsillos de
individuos bien conectados sino que además aumenta el endeudamiento nacional
en perjuicio de las futuras generaciones. Según las estimaciones, el
aumento de costos en las actividades económicas que implica la corrupción
equivale a más de un tercio de la carga de la deuda en el mundo en
desarrollo. Proyectos antieconómicos y desechables generan costos periódicos
y son a menudo pobremente puestos en práctica porque las licitaciones son
asignadas a postores que pagan sobornos en lugar de adjudicárselas a quienes
honestamente ofrecen calidad y valía en la ejecución.

La Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) sitúa los
gastos gubernamentales en adquisiciones en todo el mundo en 3,5 billones de
dólares. Según una estimación conservadora, el monto de las
pérdidas en esas adquisiciones causadas por el soborno asciende a unos
400.000 millones de dólares.

Es por eso que las organizaciones nacionales de Transparencia Internacional
estarán subrayando la celebración del Día Anticorrupción con un esfuerzo
para aumentar la conciencia sobre los peligros de la corrupción y urgirán a
sus gobiernos para que firmen y/o ratifiquen la Convención de la ONU. Al
mismo tiempo, estamos instando a los gobiernos que integran la OCDE para que
provean fondos para reforzar la aplicación de la Convención Anti Soborno de
la misma organización, que proscribe el soborno a funcionarios públicos
extranjeros y que está en vigor desde 1999.

Como fue confirmado por el Barómetro Global sobre Corrupción de
Transparencia Internacional, en todo el planeta la ciudadanía está
exasperada por la profundidad de la corrupción política y por la amplitud de
las distorsiones que la corrupción provoca en las decisiones políticas tanto
en los países desarrollados como en desarrollo.

Tal como han mostrado los ciudadanos de Georgia y de Indonesia durante los
últimos 12 meses, y ahora en Ucrania, un nuevo consenso se ha formado acerca
de cómo la corrupción desvía fondos destinados a servicios públicos
esenciales como los de educación y salud, e impide el desarrollo de negocios
honestos. De ese modo, la corrupción les roba el futuro a los niños,
alimenta conflictos y desconfianzas e incluso desata guerras. La corrupción
mata.

Para un creciente número de gobiernos alrededor el combate contra la
corrupción es una prioridad, aunque persisten enormes desafíos. Los países
desarrollados y las corporaciones multinacionales tienen una importante
responsabilidad. Hasta que la Convención Antisoborno de la OCDE no entró en
vigor en 1999 las elites políticas y económicas del mundo desarrollados
toleraban el soborno practicado en el extranjero por parte de sus
exportadores. Y en algunos países, los sobornos eran deducibles de los
impuestos.

La Convención de la ONU da una nueva esfera de acción para una efectiva
asistencia legal mutua entre los países y de ese modo facilita el retorno de
los fondos robados por dirigentes corruptos.

La cada vez mayor conciencia del impacto de la corrupción ha creado un clima
maduro para la acción. Organizaciones empresariales y de la sociedad civil
se han unido alrededor de un consenso global, lo que se refleja en la
adopción en junio pasado de un principio anticorrupción por parte de más de
1.500 corporaciones de todo el mundo que son signatarias del Pacto Global de
la ONU.

Si combatimos conjuntamente contra la corrupción podemos hacer la
diferencia. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) Peter Eigen es Presidente de Transparencia Internacional.

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio