General

El FBI destruyó los archivos sobre Jorge Eliécer Gaitán

Ene 31 2005

Por: agencias/Gloria Gaitán

Un juicio entablado por el norteamericano Paul Wolf, a fin de que los servicios de inteligencia norteamericanos desclasificaran sus archivos relativos al líder popular colombiano Jorge Eliécer Gaitán, asesinado en Bogotá el 9 de abril de 1948, acaba de revelar el mes pasado que el FBI (Federal Bureau of Investigation) destruyó en 1972 la mayoría de los documentos que sobre Gaitán guardaba en sus archivos, mientras que la CIA manifestó que no los desclasificaría por razones de ?seguridad nacional?.

La CIA es uno de los principales sindicados de este magnicidio, de acuerdo a declaraciones formales hechas por su agente, John Mepples Spirito, quien confesó haber sido enviado a Bogotá en 1948 para preparar, con otros agentes norteamericanos y la policía colombiana, el complot que denominaron ?Operación Pantomima?, que tenía como objetivo asesinar a quien en ese momento era la figura central de la política colombiana e indiscutible futuro presidente del país.

El caso ?Wolf y CIA y FBI? fue radicado en abril del 2001 en la Corte Norteamericana del Distrito de Washington D.C.. Después de tres años de litigio, el FBI, finalmente, desclasificó aproximadamente 720 páginas que, en su gran mayoría no se refieren directamente a Gaitán. Allí mismo se indica que muchos de los documentos fueron destruidos en 1972, entre los que, según el FBI, estaban los clasificados bajo el título ?Situación política en Colombia ? asunto de política exterior? que, según el FBI, se referían a Gaitán y su movimiento político.

El abogado de Paul Wolf, el mismo investigador que logró la desclasificación de los archivos de la CIA con relación al asesinato de John F. Kennedy, adelanta en la actualidad una investigación para saber cuántas páginas fueron destruidos y si esa destrucción se hizo bajo parámetros legales, ya que bajo la norma norteamericana denominada ?Federal Records Act?, las agencias gubernamentales, como el FBI, no están autorizadas para destruir documentos sin la autorización de los Archivos Nacionales.

Los archivos del FBI están seriados, recibiendo cada documento un número secuencial. Las series desclasificadas incluyen seis archivos ilegibles, solo tres lo son: los clasificados bajo los números 737, 735,757, 811 y 817. En los documentos numerados entre el 737 y 817, solo parece que se salvaron 5, los otros 76 documentos parecen haber sido destruidos, quedando claramente a salvo documentos sin mucho interés.

Los años de la desaparición de esos archivos coinciden con la investigación abierta en esa misma época por el Senado de los Estados Unidos (la ?Church Committee investigation?), que ordenó la más significativa investigación de este tipo en los Estados Unidos sobre los crímenes de Estado perpetrados por la CIA, como fue el caso, entre otros, de Patricio Lumumba en Äfrica.

Paradójicamente, el Presidente Alvaro Uribe, incondicional aliado del gobierno de los Estados Unidos, ha ordenado, por conducto de un funcionario suyo, el periodista Hernando Corral, la destrucción de los archivos documentales sobre el 9 de abril, como aparece explícita y documentalmente en los inventarios de la liquidación del Instituto creado para honrar y resguardar la memoria de Gaitán y de su movimiento político, institución que ordenó liquidar el Presidente colombiano.

En su página web Paul Wolf comenta que ahora sólo hay que esperar que los documentos de la CIA aún existan.

Traducción y adaptación de Gloria Gaitán gloriagaitanj@yahoo.com