General

QUE ESTA PASANDO?

Ene 26 2006

Mumía Abu-Jamal

Cuando nos detenemos por un momento y respiramos profundo, nos preguntamos: «Qué está pasando en los Estados Unidos?» –o– «Qué ocurre?»

Las horrorosas consecuencias del huracán Katrina y otros eventos relativamente recientes han hecho que algunos de nosotros nos hagamos esas preguntas sobre el estado de la nación, y el mundo.

Qué es lo que todo éso puede significar?

Al comienzo, parecía que los vergonzosos eventos de Katrina significaban que alguna forma de cambio estaba por venir; una suerte de apertura política que indicara un cambio en la triste situación de los pobres de la nación. Pero parece que nada de *éso* no va a pasar.

En la raíz de las razones por las que *éso* no va a pasar, está la Raza.

Hace más de siglo y medio, el especialista en ciencias políticas e historiador francés, Alexis de Tocqueville escribió en su obra clásica, «Democracia en América» (1835), que al centro, en el mismo corazón de la vida política norteamericana está la hipocresía de cómo los Negros eran tratados. El concluyó que la esclavocracia del Sur de los Estados Unidos lleva más a la aristocracia y no a la democracia. Escribió algo mejor del Norte, diciendo a sus lectores cómo los votantes Negros en Pensylvania podían votar legalmente, pero que no lo hacían por temor a la violencia de las masas desenfrenadas. Preguntó de Tocqueville a su informante blanco, «Cómo es que en un estado fundado por Quáqueros y famoso por su tolerancia, los Negros no podían votar, de ese modo violando la ley?»:

«Porque la verdad es que, no es que los Negros no quieran votar, si no que tienen miedo de ser maltratados; en este país, la ley a veces no puede mantener su autoridad sin el respaldo de la mayoría. Pero en este caso la mayoría tiene prejuicios muy fuertes contra los Negros, y los magistrados no los pueden proteger en el ejercicio de sus privilegios legales.»

[de Tocqueville]: «Qué? Entonces la mayoría reclama no sólo el derecho de hacer la ley, *si no también el derecho violar la ley que ha hecho?*» [Alexis de Tocqueville, *Democracia en América* (N.Y.: Bantam Classics, 2004) (originalmente publicado en 1835), pp. 303-4, n.d.]

Claro, las cosas han cambiado. Pero quién puede negar que las leyes, generalmente promovidas por una opinión pública moldeada por las grandes corporaciones de los medios de información, encuentran blancos fáciles cuando se trata de los Negros?

El mundo vió a los Negros acusados de «saqueadores» cuando buscaban comida en los escombros, mientras los blancos que buscaban comida en las mismas aguas negras, en la misma ciudad, el mismo día, eran simplemente presentados como, «encontrando» comida.

En verdad, con todo respeto a de Tocqueville, la Francia de hoy no lo hizo nada mejor cuando jóvenes Negros y Arabes salieron con rabia varias noches a las calles y quemaron carros enfurecidos por la muerte de dos de los suyos en manos de la policía. Las historias (por lo menos en las traducciones en inglés) describían a los jóvenes como «immigrantes de segunda» o «de tercera generación.»

Cuando leí por primera vez esas palabras, se me clavaron muy dentro como se me clavó la descripción de las víctimas de Katrina por la prensa norteamericana, como «refugiados.»

*Refugiados. Tercera generación de immigrantes.*

Las palabras… La conciencia detrás de las palabras indica una verdad profunda, perdurable: en la Civilización Occidental, los Negros, incluso aquellos que han vivido aquí por siglos, por generaciones, con vistos como «extranjeros.»

Para muchos, para muchímas personas, ser «ciudadano» depende del color de la piel, y a veces hasta de la riqueza.

Ninguno de los más importantes partidos políticos parece querer tocar estos temas, sólo contentándose con apelar a los votantes blancos nacionalistas. Bill Bennett, Secretario de Educación [!] bajo Ronald Reagan, en verdad pidió el genocidio de bebés Negros por nacer; y cuando se le preguntó, dijo que sólo se trataba de un «experimento para pensar»!

Esos son los signos de los tiempos, y nos dicen que no todos la están «pasando bién».

Si nosotros, todos nosotros, no nos organizamos para cambiar éso, el futuro será peor!

Copyright 2005 Mumía Abu-Jamal