General

Renuncia a presidencia de AMI

May 18 2006

Estimados amigos,

En primer lugar quisiera agradecer a todos aquellos que me han apoyado en
el conflicto entre AMI (Alma Mater Indoamericana) y el Ministerio de
Educación de la República Argentina. AMI, como les informé, es una ong
que se dedica a la recuperación escolar de los niños cartoneros, a través
de la creación de microempresas de las madres y a la alfabetización de
adultos.

Siendo Argentina mi otra patria, asumí la presidencia de AMI para
contribuir en lo posible a los esfuerzos de la sociedad civil del país.
Ha sido un apoyo mas simbólico que real, ya que no puedo visitar Argentina
más de una vez al año. He procurado apoyar a AMI en la comunidad
internacional, he prestado mi departamento en Buenos Aires, hecho varios
préstamos (aproximadamente 40.000 dólares) para que asegurar la
continuidad en del trabajo de campo de AMI.

No cabe duda que la implementación de todo éste proyecto es el fruto
exclusivo del abnegado grupo de voluntarios, casi todas mujeres, y en
especial de la directora ejecutiva, Karina González. Entre otros éxitos,
AMI ha logrado muchos reconocimientos en Argentina e internacionalmente, y
yo mismo he podido comprobar personalmente –lo que es aun más importante–,
el gran apoyo y la lealtad que los pobladores de los barrios pobres de
la provincia de Buenos Aires, tienen hacia esta ONG.

Como pude informarles, el Ministerio de Educación ha suspendido un
contrato con AMI. Según las autoridades del Ministerio la medida fue
determinada por no haber recibido los justificativos y comprobantes de
gastos según las exigencias y normas exigidas de los servicios técnicos
del propio Ministerio. AMI no solo impugnó esta posición sino que exigió
el pago de los fondos debidos por el Ministerio. Como medida extrema de
protesta, sus directivas comenzaron una huelga de hambre en la Plaza de
Mayo. Era toda mi intención viajar personalmente a Buenos Aires, pero
varios compromisos profesionales, en parte debidos a la formación del
nuevo gobierno italiano en estos propios días, me han impedido hacerlo.

Tras una primera conversación telefónica con el Ministerio y habiendo
encontrado un clima de dialogo, solicité que se aceptara un mediador para
encontrar una solución rápida al contencioso. Para ese rol de mediador,
he pedido la ayuda a un muy distinguido y conocido ciudadano
argentino, galardonado con uno de los máximos premios internacionales por su
reconocida trayectoria como defensor de los derechos humanos.

Lamentablemente la directiva de AMI consideró su gestión como parcial, a
favor del Ministerio, y su breve mediación se ha visto frustrada.

Entre varios ofrecimientos de amigos y amigas que me hicieron saber su
disponibilidad personal para encontrar una solución, he aceptado (y le
estoy muy agradecido), la oferta de una distinguida filóloga española,
que ha desempeñado cargos administrativos en organismos nacionales de
educación y cultura, la cual viajó hace tres días a Buenos Aires, con un
pasaje pagado por AMI, quién también había participado en la elección de
esa persona. La mediadora tenía plenos poderes de mi parte para encontrar
una solución que asegurara la continuidad del trabajo de AMI, y en la cual
no resultasen «ni vencidos ni vencedores».

A su llegada, esta persona visitó el Ministerio de Educación y ambas partes
acordaron la posibilidad de estudiar un acuerdo basado en tres puntos:

a)Un nuevo contrato con AMI que se ajustara a las especificaciones del trabajo de AMI, que tiene técnicas propias que no son corrientes en los proyectos de alfabetización de adultos;

b) El cierre del contrato pasado

c) Un mecanismo por el cual en el nuevo contrato se recuperaran las partes vitales (pago de los viáticos del personal) del crédito pendiente de AMI del proyecto anterior.

La mediadora recibió el apoyo de la directiva de AMI a las bases que esta había negociado con el Ministerio y se había fijado para ayer miércoles 17 de mayo a las 17.00 hora argentina, un encuentro entre todas las partes, en la sede del Ministerio, para discutir este marco de acuerdo. Inclusive se suspendió la huelga de hambre, que ya cumplía su decimosegundo día y con varias mujeres ya hospitalizadas.

A las 09:00 hora argentina de ese mismo día miércoles, mi asiste Lidia Peroni, recibe una llamada de la directora, Karina González, en la cual me solicita que renuncie a mi cargo de presidente de AMI, para que puedan nombrar a la mediadora como presidente. Pedido al cual accedí sin más tramite.

Lamentablemente con el correr de las horas este cuadro se fue descomponiendo y a las 12.00 de argentina, Karina González, me vuelve a llamar y me hace saber que consideraba el acuerdo que se estaba perfilando como un paso atrás y que ya había enviado su renuncia por carta certificada. Yo rechacé su renuncia, insistiendo que el camino de las negociaciones era el único lógico y viable.

A pesar de ello, horas después, AMI prácticamente expulsa del país a la
mediadora. Habiendo sido AMI quién comprara el pasaje, pudo fijar su
salida de Buenos Aires en un vuelo a las 21.00 hora argentina. Obviamente
nadie se presentó al Ministerio para la reunión que debía corroborar el acuerdo.

Este segundo rechazo de un mediador, en términos tan dramáticos, me
obliga a presentar mi renuncia irrevocable como presidente de AMI, ya que
no puedo desempeñar ningún papel útil en el conflicto, y no estoy en absoluto de acuerdo con la intransigencia demostrada por su directiva.

Estoy convencido que cuando se trata de solidaridad con gente victima de las
injusticias sociales y de amortiguar los tristes impactos de la
globalización neoliberal en argentina, hay que saber anteponer el
servicio a ellos, a intereses propios y orgullos personales.

Quiero agradecer nuevamente el apoyo de todos ustedes, y reafirmar que mi
compromiso con los niños cartoneros y los adultos de las zonas pobres de
Argentina sigue igual que antes, y que encontraré alguna fórmula para
dar continuidad a ese mismo compromiso, en otra institución.

Cordiales saludos,

Roberto Savio
18 de mayo de 2006.