General

LA INDIA APUNTA A LA SECRETARIA GENERAL DE LA ONU

Jul 27 2006

Por T.P.Sreenivasan (*)

NUEVA DELHI, Jul (IPS) – La decisión de la India de presentar como
candidato a la Secretaría General de la Organización de las Naciones
Unidas a un alto funcionario de la ONU de nacionalidad india, Shashi
Tharoor, dejando de lado a importantes políticos, testimonia su
tradicional modo de enfocar su relación con la organización. India no
ha buscado usar a la ONU como un instrumento de su política ni
procurado prebendas para sus políticos.

Desde la disputa sobre Cachemira en la época de su partición, India no
ha llevado a la ONU ningún asunto bilateral. Su mayor contribución ha
sido la resolución de diferencias y la construcción de consensos en
lugar de promover sus propias ideas. Sus propuestas en la ONU han
tenido como meta avanzar en áreas críticas de la legislación internacional.

India ha también sido moderada en presentar a sus nacionales como
candidatos para puestos importantes. Esta es la primera vez que aspira
al cargo más alto en la ONU aunque nunca hubo escasez de indios
calificados para ello en anteriores ocasiones.

Incluso el momento exacto de la designación de Tharoor como candidato
refleja el pensamiento tradicional de la India, ya que no se apresuró
a proponerlo tan pronto como se estableció que era el turno de Asia
para cubrir el cargo de Secretario General. Ni tampoco lo hizo cuando
otros candidatos de Asia parecían hacer progresos. India no era hostil
a los candidatos de ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste
Asiático), Surakiart Sathirathai de Tailandia, Ban Ki Moon de Corea
del Sur y Jayantha Dhanapala de Sri Lanka. Sólo después de que esas
tres candidaturas parecieron inviables fue que India entró en el juego.

El próximo Secretario General debe ser un buen administrador y un
fuerte reformista dado el estado de los asuntos en la ONU cuando Kofi
Annan se prepara para dejar el cargo. Para Estados Unidos ésta será la
verdadera cuestión. A Annan no le faltó entusiasmo por las reformas,
pero desafortunadamente el escándalo del programa Petróleo por
Alimentos erosionó su credibilidad. De todos los candidatos sólo
Tharoor ha trabajado a varios niveles en la ONU y conoce la
organización de cabo a rabo. Ha demostrado habilidades gerenciales y
visión para la reforma de la ONU, sobre lo que ya ha escrito.

Quienes están familiarizados con el trabajo de Tharoor son unánimes en
reconocer su sabiduría y sus habilidades diplomáticas. Cuando las
operaciones de mantenimiento de la paz estaban en su punto más alto,
Tharoor piloteó muchas de ellas, particularmente en la ex Yugoslavia.
El Departamento de Información Pública, por él encabezado ahora, no
estaba, antes de que él asumiera ese cargo, en condiciones de mejorar
la imagen de la ONU ya que tenía la peor reputación de todos los
departamentos de la organización. La condición de autor y comentarista
de Tharoor le ayudó no sólo a reconstruir su departamento sino también
a rehacer la imagen de la organización. Gracias a este trabajo, ya no
se escuchan comentarios despectivos sobre la ONU incluso de parte de
congresistas y senadores estadounidenses.

Al proponer a Tharoor, India parece haber hecho una concesión con
respecto a su propia candidatura a miembro permanente del Consejo de
Seguridad. Hubo una escuela de pensamiento en India según la cual, así
como los miembros permanentes no buscan el cargo más alto en la ONU,
India como aspirante también debería abstenerse de presentar un
candidato para la Secretaría General. Pero tal restricción debería
aplicarse solamente a las naciones con poder de veto. India ha ya
concedido que no está buscando el poder de veto. Por otro lado, si
existieran reservas sobre políticas y posiciones indias es bueno
señalar que Tharoor nunca fue un hacedor de políticas ni diplomático
de India. Nadie en la ONU puede atribuirle haber actuado de manera
partidista en asuntos de importancia para India.

Si Asia no se agrupa tras este candidato, que tiene razonables
posibilidades de éxito, existe el serio peligro de que otras regiones,
en particular Europa del Este, presenten sus propios candidatos. El
ingreso de Tharoor a las candidaturas ha abierto una oportunidad que
las naciones asiáticas harían bien en aprovechar. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) T.P. Sreenivasan, ex embajador de India en las Naciones Unidas
(Viena) y ex gobernador en representación de India en la Agencia
Internacional de Energía Atómica.