General

Unidos por el gas

Jul 21 2006

Por Marcela Valente

CÓRDOBA, Argentina,, 21 jul (IPS) – Sumada Venezuela al Mercosur, los presidentes de los países del bloque celebraron este viernes la incorporación de Bolivia, Paraguay y Uruguay a un proyecto de interconexión gasífera que correrá a lo largo de América del Sur.

La iniciativa venezolana del Gran Gasoducto del Sur, que recorrerá unos 8.000 kilómetros desde la cuenca del mar Caribe hasta el Río de la Plata, había sido pactada con Argentina y Brasil, y ampliada este jueves para incluir a los otros tres países, tras protestas expresas de Asunción, La Paz y Montevideo en los últimos meses.

De esta manera, el gas no fue solamente un motivo de discordia entre los mandatarios reunidos este viernes en la XXX Reunión Cumbre del Mercosur (Mercado Común del Sur, del que son parte Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela) en la mediterránea ciudad argentina de Córdoba, en el norte del país.

El mandatario anfitrión, Néstor Kirchner, recibió a sus pares Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, Nicanor Duarte, de Paraguay, Tabaré Vázquez, de Uruguay, y Hugo Chávez, de Venezuela, y a los presidentes de dos miembros asociados, el boliviano Evo Morales y la chilena Michelle Bachelet.

También estuvo presente en la Cumbre el jefe del gobierno de Cuba, Fidel Castro, con el cual el bloque firmó un acuerdo de complementación económica.

Desde que Bolivia nacionalizó sus hidrocarburos el 1 de mayo, Argentina se vio obligada a renegociar el precio del gas que le adquiría y trasladó ese aumento a sus ventas a Chile.

También Brasil discute con autoridades bolivianas el valor del hidrocarburo que importa y las nuevas condiciones de los negocios de explotación y refinación que sostiene su consorcio estatal Petrobrás en Bolivia.

La presidenta Bachelet –que se enteró este mes por la prensa del aumento de precios del gas argentino–, dialogó con Kirchner sobre esa medida adoptada por Buenos Aires como una transferencia del 56 por ciento aplicado por Bolivia a sus ventas gasíferas a Argentina.

«Lo que pedimos es mayor previsibilidad», minimizó este viernes Bachelet.

Los presidentes también aceptaron la propuesta argentino-venezolana de crear un banco de desarrollo del Mercosur, que en principio podría operar con un fondo de reservas monetarias de los países miembros, a fin de mantener una mayor independencia financiera respecto de los organismos multilaterales de crédito.

Los acuerdos fueron parte de las decisiones adoptadas por los mandatarios en el marco de esta XXX Cumbre y reunión ministerial del jueves y este viernes en Córdoba, capital de la provincia homónima, 800 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

Al encuentro asistieron ministros de otros países asociados al bloque, como Colombia, Ecuador y Perú, además de México, que está negociando una membresía similar.

En su declaración final, los representantes del bloque saludaron la incorporación de Venezuela como un «hito histórico», pues «reafirma su carácter de instrumento para promover el desarrollo integral, enfrentar la pobreza y la exclusión social», afirmaron.

Además, apoyaron la candidatura de Venezuela a ocupar un asiento no permanente del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas para el período 2007-2008.

No fue aceptada una iniciativa de Uruguay de incorporar a la declaración una referencia a sus diferencias con Argentina.

Las dos naciones mantienen un conflicto por la posible contaminación que ocasionaría la instalación de dos fábricas de celulosa en territorio uruguayo sobre un río limítrofe. Vázquez y Kirchner mantuvieron un breve encuentro en el que acordaron que el camino a seguir «es el diálogo», según dijo el segundo en el plenario.

Los presidentes del bloque expresaron su satisfacción por la inminente puesta en marcha del Parlamento del Mercosur, que deberá estar funcionando antes de fin de año en Montevideo. «Su puesta en marcha será un hito fundamental para consolidar la integración», señalaron.

El parlamento regional funcionará con 18 representantes por cada país miembro, elegidos por el Poder Legislativo de cada nación, y se reunirá periódicamente en la capital uruguaya para atender y debatir legislación relativa al bloque.

Además, los mandatarios se congratularon por la realización de una reunión paralela de organizaciones sociales y económicas del bloque, y propusieron mantener esa iniciativa en las próximas cumbres.

«La participación social es central para profundizar el proceso de integración», sostuvieron.

En la Cumbre hubo el compromiso de redactar en el próximo semestre el código aduanero del Mercosur y de seguir trabajando en los mecanismos para la distribución de la renta aduanera dentro del bloque.

Otro asunto que continúa pendiente es la aprobación parlamentaria de algunos estados miembros del Fondo de Convergencia Estructural, destinado a respaldar las economías de los países más pequeños del bloque.

Dicho fondo, dotado de 100 millones de dólares, beneficiará principalmente a Uruguay y a Paraguay. En la reunión de ministros del jueves se acordó establecer un plazo de 60 días para que estos dos países presentaran proyectos concretos.

No se incorporó al documento final la invitación argentina y venezolana a participar en la emisión de bonos a partir de septiembre, a fin de comenzar un sistema de financiamiento regional alternativo.

Tampoco se fijó un compromiso por escrito sobre la propuesta de la ministra argentina de Economía, Felisa Miceli, de llevar una posición común a la asamblea del Fondo Monetario Internacional que se realizará en septiembre en Singapur.

Los mandatarios del Mercosur acordaron con los estados asociados (Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú) intensificar el proyecto de la Comunidad Sudamericana de Naciones «a partir de la integración de los bloques preexistentes».

Esa fue una referencia expresa a la vigencia de la Comunidad Andina de Naciones, CAN, a la que pertenecen Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, y de la que acaba de retirarse Venezuela.

Los miembros plenos y asociados destacaron además la firma del Acuerdo Marco sobre Cooperación en Materia de Seguridad Regional, para la represión del narcotráfico, el terrorismo internacional, el lavado de dinero, el tráfico de armas y de personas.

Finalmente, los gobernantes del bloque firmaron un acuerdo marco de comercio con Pakistán y manifestaron su compromiso de proseguir negociaciones comerciales con Israel.

Los mandatarios reunidos en Córdoba expresaron su «extrema preocupación» por la «dramática situación» de violencia en Medio Oriente y «por la gravísima crisis humanitaria de la cual es víctima la población civil de la región», en referencia a la ofensiva de Israel contra el Líbano y los territorios palestinos.

Los presidentes hicieron «un llamado al inmediato cese del fuego» e instaron «a las partes involucradas a retomar en forma urgente las vías de diálogo y la negociación con vistas a una solución justa y definitiva del conflicto».