General

Temor francés a quedar entre dos fuegos

Ago 29 2006

Por Julio Godoy

PARÍS, ago (IPS) – Expertos en cuestiones militares de Francia advierten que la misión de paz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), desplegada en el sur de Líbano, podría quedar de rehén ante un enfrentamiento entre el ejército israelí y el libanés Partido de Dios (Hezbolá), chiita y prosirio.

«Vamos ahí sólo a recibir tiros», dijo a IPS un general francés que pidió reserva. «Realmente no envidio a mis hombres destinados a ese lugar», añadió respecto del contingente que integrará la ampliación de la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en Líbano (Finul).

La Finul sigue siendo la «más peligrosa de todas las misiones de la ONU», indicó. «Desde su creación en 1978 mataron a 257 soldados, oficiales y funcionarios civiles sin haber obtenido casi ningún logro», indicó.

«¿Qué van a hacer (los soldados de la Finul) ante un posible enfrentamiento con soldados israelíes?, se preguntó. Nada, vamos a salir de en medio», se respondió. «Y Hezbolá no se va a quedar atrás».

«La siguiente pregunta aún permanece sin respuesta. ¿Cuándo ya quién le puedo disparar? En ese tipo de misiones, es muy común que tengas que disparar primero y preguntar después. Por el momento, los efectivos de la Finul sólo pueden tirar en defensa propia. Pero entonces ya es demasiado tarde», explicó.

El general francés a cargo de la Finul, Alain Pellegrini, describió la situación en Líbano, tras el cese del fuego acordado hace dos semanas, como «extremadamente frágil».

«Veo la situación general con gran aprehensión. La guerra puede volver a empezar sin razón alguna», dijo Pellegrini en entrevista con el diario francés Le Monde.

Pellegrini mencionó que Hezbolá sigue armado. «Todos conservan sus armas, simplemente por ahora no las están utilizando».

Francia y Estados Unidos son coautores de la resolución de la ONU que refuerza la Finul. Pero al principio, París sólo ofreció aumentar su contingente militar de 200 a 400 efectivos, en vez de los 5.000 hombres que se esperaba.

La Unión Europea (UE) acordó, finalmente en la reunión del 25 de agosto de Bruselas, reforzar la Finul con más de 7.400 soldados, respecto de los 2.000 que tenía antes. La ONU aprobó una fuerza de 15.000 efectivos en total.

Además de los 2.000 soldados franceses, los efectivos de la UE se completan con más de 3.000 italianos, 1.200 españoles y 1.200 alemanes.

Expertos militares sostienen que la reticencia de París a participar en la ampliación de la Finul se debe a las malas experiencias que tuvieron en la región. El 23 de octubre de 1983 fueron asesinados 58 soldados franceses en Líbano tras un ataque del que se responsabiliza a Hezbolá.

«El ejército francés nunca olvidó la matanza», dijo a IPS Frédéric Charillon, director del Centro de Estudios en Ciencias Sociales del Ministerio de Defensa de Francia. «Los soldados que participaron en esa misión de la Finul regresaron traumatizados», apuntó.

Además no fue la única experiencia negativa de Francia como integrante de las fuerzas de paz de la ONU. Más de 80 efectivos de este país murieron en una misión apostada en la antigua Yugoslavia.

«Esta misión de la Finul será tan difícil como aquellas», sostuvo Charillon. «Tienes que mandar efectivos experimentados a Líbano, pero el ejército francés tiene sus limitaciones, no es una fuerza superpoderosa».

El investigador Bruno Tertrais, de la Fundación para Estudios Estratégicos, dependiente del ejército francés y con sede en Paris, también expresó sus dudas al respecto.

«En las misiones más exigentes, el ejército francés necesita rotar sus soldados cada cuatro meses», explicó. «Eso quiere decir que necesitas 6.000 efectivos para una misión de un año compuesta de 2.000 hombres. Con el nuevo contingente, el ejército francés está exigiendo sus recursos al máximo».

Las autoridades francesas insisten en que la Finul no debe estar a cargo del desarme de Hezbolá. También pidieron una cadena de mando más restringida para evitar situaciones complicadas ante un caso de urgencia, manteniendo al general Pellegrini como comandante de la fuerza de la ONU.

Los expertos militares siguen considerando la misión como de alto riesgo para los franceses a pesar de esas garantías.

«En el marco de la resolución 1701, la Finul está condenada a ser rehén de las partes beligerantes», sostuvo Serge Sur, investigador del Centro Thucydide, especializados en relaciones internacionales, de la parisina Universidad de La Sorbona.

La Finul fue creada por la resolución 425 de 1978 del Consejo de Seguridad de la ONU para controlar el retiro del ejército israelí de Líbano y ayudar a Beirut a restaurar su autoridad en la frontera sur.

Pero ante los ataques de los grupos combatientes libaneses, Israel no retiró totalmente sus efectivos del territorio libanés, y en junio de 1982 se instala efectivamente y crea del lado libanés una «zona de seguridad» fronteriza para permanecer ahí hasta junio de 2000.

«Dadas estas circunstancias, la Finul no pudo cumplir con su responsabilidad dispuesta por la resolución 425», señala un documento interno de la ONU.

La resolución 1701, adoptada el 11 de agosto, amplió la misión de la Finul para vigilar el cese de las hostilidades, acompañar y apoyar al ejército libanés en su despliegue en el sur del país, asegurar que la población civil acceda a la ayuda humanitaria y controlar el retorno seguro y voluntario de los desplazados