General

Encuentro cercano de telepredicadores y musulmanes

Jul 30 2007

Por Bill Berkowitz*

OAKLAND, Estados Unidos, jul (IPS) – La sola realización de una reunión entre líderes cristianos evangélicos estadounidenses y diplomáticos de Medio Oriente fue toda una hazaña. Pero que el organizador fuera un controvertido sanador que predica la fe por televisión la volvió mucho más notoria.

Esta reunión histórica duró dos horas y fue a puertas cerradas en la embajada egipcia en Washington, informó Julia Duin, del diario local The Washington Times. El responsable de la iniciativa fue el evangelista pentecostal Benny Hinn.

«Fue extremadamente productiva. Los líderes cristianos que se reunieron con los embajadores y asesores de Medio Oriente representan a muchas corrientes, desde evangélicos tradicionales hasta pentecostales y desde educadores hasta políticos», dijo Hinn, un pastor muy conocido por sus cruzadas internacionales de sanación.

«El propósito del intercambio fue alentar la continuación del diálogo entre cristianos evangélicos y líderes árabes. Yo verdaderamente siento que fue el comienzo de una nueva era de abrirle una puerta al Evangelio en Medio Oriente», añadió.

Según informes de prensa, la reunión, que se realizó a comienzos de este mes, se centró en dos asuntos. La delegación de Estados Unidos hizo foco en la necesidad de la libertad religiosa en los países musulmanes, mientras que los embajadores árabes quisieron saber si los cristianos podrían volverse más «equilibrados» en su apoyo a Israel.

Pero otros líderes cristianos criticaron este encuentro. «Fue una reunión extraordinariamente inusual», dijo a IPS el reverendo Barry Lynn, director ejecutivo de Estadounidenses Unidos por la Separación de la Iglesia y el Estado.

«Fue muy llamativo que los delegados del mundo islámico se reunieran con algunos sectores de la cristiandad estadounidense», agregó.

«Si querían tener un diálogo serio sobre las relaciones musulmano-cristianas deberían haberse reunido con líderes de los presbiterianos, metodistas y de la Iglesia Unida de Cristo, y no con estos personajes marginales», dijo.

Aunque hubo asuntos serios sobre la mesa, la reunión, que tuvo lugar en la residencia en Washington del embajador egipcio de Nabil Fahmy, también sirvió como fiesta de presentación para los hijos de los evangélicos ricos y famosos.

Entre los estadounidenses estuvo presente Jonathan Falwell, director de Asuntos Espirituales de la Universidad Liberty, fundada por su padre, el reverendo Jerry Falwell, el tele-evangelista fundamentalista recientemente fallecido principal representante en las últimas décadas de la derecha religiosa de gran influencia en el gobierno de George W. Bush.

También participaron Gordon Robertson, hijo del tele-evangelista Pat Robertson y vicepresidente de medios de Internet de la Christian Broadcasting Network (CBN, red de transmisiones cristianas), Paul Crouch y su hijo de igual nombre, máximos responsables de la Trinity Broadcasting Network (red de transmisiones Trinity).

Otro líder cristiano que concurrió fue Ralph Reed, ex director ejecutivo de la Coalición Cristiana, actualmente presidente de Century Strategies.

Reed, consultante político de larga data del gobernantes Partido Republicano, es tal vez la figura más prominente de la derecha cristiana que estuvo cercanamente asociado con su correligionario Jack Abramoff, ahora preso.

Ninguna mujer estadounidense se hizo presente en la reunión.

Además de Fahmy, fueron parte de la reunión los embajadores Farid Abboud, de Líbano, Hussein Hassouna, de la Liga de Estados Árabes, Nasser Al Belooshi, de Bahrein, Amine Kherbi, de Argelia, Alí Aujali, de Libia, y Samir Sumaid’ie, de Iraq.

También el vicepresidente de la misión de la Embajada de Kuwait, Nabil El- Dakheel, y sus pares Abdel Hakim Al-Eryani, de la embajada de Yemen, Mahmoour Al- Hinaei, de Omán, y Ashraf Salama, de Egipto, así como la consejera de la embajada de Marruecos, Laila Alaoui.

Según Richard Cizik, de la Asociación Nacional de Evangélicos, la reunión se llevó a cabo totalmente en inglés, y fue supervisada por Hinn, nacido en la occidental ciudad israelí de Jaffa y que habla árabe.

«Benny lo organizó. Aparentemente conocía a todos los embajadores. Recorrió la mesa y saludó a todos. No es tanto el hecho de que haya ocurrido como quién hizo que ocurriera y quién estaba allí», dijo Cizik al diario local The Washington Times.

«Muchas fronteras teológicas fueron cruzadas», señaló Cizik, quien agregó que le habían pedido que organizara una segunda reunión.

«Ahora más que nunca, los cristianos necesitan llegar con amor y compasión al pueblo de Medio Oriente. Yo me uno al pastor Hinn en alcanzar a Israel con un brazo y a las naciones árabes con el otro», expresó Gordon Robertson, de la CBN.

El reverendo Jonathan Falwell apuntó que esta reunión fue apenas el primer pequeño paso en lo que vio como un largo proceso.

«En efecto, muchos de estos líderes de la derecha religiosa no comprenden realmente el concepto de libertad religiosa. Yo no espero que esto vaya muy lejos», opinó Barry Lynn, de Estadounidenses Unidos.

«Hemos leído con interés informes (elaborados) por los cristianos evangélicos que asistieron, especialmente lo que pareció ser su reconocimiento de que el sionismo cristiano –‘favorecer a Israel’, como ellos dicen– esté dificultando su ingreso al mundo árabe», dijo a IPS Jane Hunter, codirectora del sitio web JewsOnFirst.

El sionismo cristiano, abrazado por muchos destacados líderes evangélicos de Estados Unidos, es la creencia de que el moderno Estado de Israel es el cumplimiento de la profecía bíblica del «fin de los tiempos» y que por lo tanto merece apoyo político, financiero y religioso.

«También vemos interesante el debate de Jonathan Falwell y Benny Hinn sobre ‘libertad religiosa’ en el mundo árabe desde su acostumbrada posición ventajosa, más que como un pluralismo que podría beneficiar a las sociedades árabes. Pero ¿por qué debería sorprendernos eso, dada la falta de interés de la derecha cristiana en el pluralismo aquí, en casa?», planteó Hunter.

(*) Bill Berkowitz es un connotado observador del movimiento conservador estadounidense. Publica periódicamente la columna «Conservative Watch» en la revista electrónica WorkingForChange.org.

(FIN/2007)