General

El cambio climático acaba con el sueño de la ONU de reducir la pobreza para el año 2015

Dic 13 2007

EFE – YASMINA JIMÉNEZ

Piden a los países que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.

El informe ‘Con el agua al cuello’ revela los efectos del calentamiento global en el Sur

MADRID.- Al menos 150.000 personas mueren cada año como resultado directo del calentamiento global, según la Organización Mundial de la Salud. Siete organizaciones no gubernamentales se han unido para denunciar que el cambio climático afecta especialmente a los países en vías de desarrollo, aumentando la pobreza y convirtiendo en inalcanzables los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Mientras se celebra la Conferencia Mundial de la ONU sobre este problema en Bali, el informe desarrollado por estas ONG, ‘Con el agua al cuello’, recuerda que «una de las ironías más grandes es que las poblaciones empobrecidas, a pesar de ser las menos responsables de las causas del cambio climático, son las más afectadas».

Marta Arias, de Intermón Oxfam, ha explicado durante la presentación del documento que el calentamiento global «pone en peligro la producción de alimentos, los suministros de agua, la salud pública y los medios de subsistencia en los países» más pobres, sumiéndoles en una pobreza aún mayor.

El cambio climático se ha cebado especialmente con el continente negro. África se ha quedado, una vez más, fuera del sueño de alcanzar las metas marcadas por la ONU para reducir la pobreza antes de 2015. Alberto Casado, de Ayuda en Acción, ha explicado que las sequías están pasando factura a las comunidades agrícolas: «En el sudeste de Kenia, por ejemplo, los agricultores ya no saben predecir cuánto durarán las épocas secas -cada vez más largas- ni cuándo llegarán las lluvias -cada vez más violentas y abundantes- lo que genera la pérdida de las cosechas y una lucha entre comunidades por controlar los pozos».

Los datos del informe indican que el planeta sufre una crisis hídrica que empeorará con el calentamiento global. Actualmente, 1.200 millones de personas no tienen acceso a agua potable y 2.400 millones no disponen de los servicios sanitarios básicos. Se calcula que en 2025 la proporción de población en el planeta con graves problemas de acceso al agua pasará del 34% (1995) al 63%, es decir, unos 6.000 millones de personas, la cantidad total de habitantes del mundo hoy día. Desplazamientos forzosos

La falta de agua trae consigo otros problemas difíciles de controlas como el incremento de los brotes de enfermedades. África subsahariana es la más afectada por problemas como la diarrea, la malaria, la malnutrición, entre otras, y que a finales de siglo podrían causar la muerte de más de 182 millones de personas.

Las consecuencias del cambio climático, como los desastres naturales, la sequía, la pérdida de cosechas, entre otras, están provocando el desplazamiento de millones de personas. Sólo en 2005, hubo 25 millones de desplazados por catástrofes ambientales. Una vez más, las ONG coinciden en señalar que son los países pobres los menos preparados para hacer frente a las consecuencias del calentamiento global.

«Los refugiados ambientales ya están entre nosotros. Hay personas que se han visto forzadas a abandonar sus hogares e, incluso, a traspasar fronteras, principalmente por factores medioambientales como los fenómenos climáticos extremos, sequías y desertificación», asegura el informe.

La reunión de la ONU en Bali se está planteando como una esperanza para todas estas personas. Marta Arias, de Intermón, ha asegurado que «es necesario que los países industrializados reduzcan totalmente las emisiones de gases de efecto invernadero para mediados de siglo y así mantener el aumento de la temperatura media global por debajo de los 2 ºC, evitando que el calentamiento global y sus efectos perniciosos vayan a más».