General

Abolición mundial a 49 países de distancia

Jul 24 2008

Por Petar Hadji-Ristic

ROMA, 24 jul (IPS) – Nueve países dieron importantes pasos en los últimos 18 meses hacia la abolición de la pena capital, pero resta convencer al último cuarto de naciones, según el informe 2008 de la organización Que Nadie Toque a Caín, divulgado este jueves.

«La tendencia mundial hacia la abolición registrada en la última década se confirmó en 2007 y en los primeros meses de 2008. Actualmente hay 149 países y territorios que, en distinto grado, decidieron renunciar a la pena de muerte», según el informe anual Pena de Muerte en el Mundo, presentado por la organización de derechos humanos en la capital italiana.

Cuarenta y nueve países mantienen el máximo castigo y 26 de ellos ejecutaron condenados el año pasado.

«Hubo muchas medidas positivas tendentes a abolir la pena de muerte en el transcurso de 2007 y los primeros seis meses de este año», confirmó a IPS Elisabetta Zamparutti, editora del informe.

«Nueve países, Ruanda, Kirguistán, Uzbekistán, Comoras, Corea del Sur, Guyana, Zambia, Islas Cook y Albania, tomaron distintas medidas tendentes a convertirse en abolicionistas», señaló.

Cinco de ellos, Albania, Islas Cook, Kirguisztán, Ruanda y Uzbekistán derogaron el máximo castigo para todos los delitos.

En África, Zamparutti mencionó iniciativas positivas que no llegaron a abolir el máximo castigo en Burundi, Gabón, Mali, República Democrática del Congo y Tanzania.

Hubo amnistías en Camerún, República del Congo, Ghana, Nigeria y Marruecos. En 2007, no hubo ejecuciones ni en Nigeria ni Uganda, pero sí se realizaron por lo menos nueve el año anterior.

«Registramos muchos avances positivos en África», subrayó.

Pero en el mundo, la cantidad de ejecuciones aumentó en 2007 a por lo menos 5.851, en comparación con las 5.635 del año anterior, señala el informe de Que Nadie Toque a Caín.

El hecho puede atribuirse al gran aumento registrado en Irán y Arabia Saudita, clasificados segundo y tercero en el «podio de inhumanidad» elaborado por la organización de derechos humanos.

El año pasado, Irán ejecutó a por lo menos 355 personas, un tercio más que en 2006.

Por su parte, Arabia Saudita, el país con mayor cantidad de ejecuciones por habitante, terminó con la vida de por lo menos 166 personas, cuatro veces más que en 2006.

«En Irán, la situación empeora día a día», apuntó Zamparutti. Al menos 127 ejecuciones se llevaron a cabo este año hasta fin de junio.

«En 2007 y los primeros meses de 2008 se confirmó que en Irán hubo condenas a muerte y ejecuciones principalmente por motivos políticos», según el informe.

Ese mismo año, la República Islámica también ejecutó a por lo menos siete menores, Arabia Saudita, tres, y Pakistán y Yemen uno cada uno.

La mayoría de las ejecuciones registradas en 2007, por lo menos 5.000, fueron practicadas en China, según el informe.

Que Nadie Toque a Caín subrayó que en algunos países como China y Vietnam se considera secreto de Estado a las estadísticas oficiales vinculadas al máximo castigo.

La prensa local y otras fuentes independientes llevan registros de las sentencias y las ejecuciones, pero «sólo reflejan parte del fenómeno».

De algunos países como Corea del Norte no se sabe nada.

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó en diciembre de 2007 una moratoria internacional sobre las ejecuciones, calificada de «logro histórico» por la organización de derechos humanos.

La propuesta fue aprobada por 104 votos a favor, 54 en contra y 29 abstenciones.

«La resolución pidió a los estados miembro que emplean la pena de muerte que comuniquen la cantidad de ejecuciones y condenas», señaló Zamparutti.

«Pero pedimos la creación de un enviado especial sobre pena de muerte. Pensamos que puede ser útil» para llevar un registro exacto, añadió.

La resolución fue el resultado de 15 años de trabajo de Que Nadie Toque a Caín, incluida una huelga de hambre realizada por su presidente Marco Pannella a fin de ejercer presión sobre el gobierno italiano para que su presentación de la propuesta ante el foro mundial fuera enérgica.

«El verdadero trabajo comienza ahora», remarca el informe. «Es necesario duplicar nuestros esfuerzos para que este logro no desaparezca ni se agote. Es necesario aprovechar la moratoria para lograr abolir del todo la pena de muerte».

El ex primer ministro italiano Romano Prodi recibió de Que Nadie Toque a Caín el premio Abolicionista del Año 2008 en reconocimiento por haber logrado someter la propuesta a consideración de la Asamblea General.

En la presentación del informe este jueves, la organización llamó a una moratoria sobre la ejecución de Tariq Aziz, ex viceprimer ministro iraquí, actualmente juzgado por la ejecución de un grupo de comerciantes en 1992 en Bagdad.

«Se trata de una importante iniciativa no violenta para nosotros», subrayó Zamparutti, quien se unió a Pannella y otros miembros de la organización hace cinco días para una huelga de hambre a fin de llamar la atención sobre el juicio «falso».

«No está claro lo que sucede. Pedimos al parlamento italiano que envíe una delegación a reunirse con Tariq Aziz para poder entender mejor», añadió.

La organización también colocó en su sitio de Internet el llamado para una moratoria sobre la condena a muerte de Tariq Aziz.(FIN/2008)