General

Menos conflictos, más refugiados y desplazados

Jul 29 2008

Por Tarjei Kidd Olsen

OSLO, 29 jul (IPS) – La cantidad de conflictos violentos en el mundo cayó, pero no la de personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares. La actual magnitud de desplazamientos internos carece de antecedentes desde fines de la Guerra Fría.

En 2007, los desplazados (personas que, a causa de los conflctos, viven fuera de sus hogares pero sin abandonar sus países) llegaron a 26 millones, un millón más que en 2006, según un estudio del no gubernamental Consejo Noruego por los Refugiados (Flyktninghjelpen).

Además, otros 16 millones de personas vivían por la misma causa fuera de sus países de origen, unos 600.000 refugiados más respecto de 2006, según otro informe de la misma organización.

La cantidad de desplazados y de refugiados aumentó a pesar de que los conflictos armados disminuyeron de 35 a 31 en los últimos dos años.

La aparente contradicción se debe al aumento de desplazados y a la disminución de personas que retornan a sus hogares, explicó el responsable de información del Flyktninghjelpen, Rolf A. Vestvik.

«Es una situación complicada», subaryó.

«Una de las causas más importante es que los conflictos se vuelven más brutales, pues los bandos beligerantes apuntan cada vez más y de forma deliberada a desplazar personas como parte de su estrategia. La violencia y otros métodos de represión se vuelven más duros», añadió Vestvik.

«Así que, aun si la cantidad de conflictos disminuye, su intensidad y el grado de persecución aumenta», añadió.

Casi la mitad de los desplazados se ubicaron en África. También allí se registró la mayor cantidad de nuevas personas que abandonaron sus hogares por los conflictos en República Democrática del Congo, Somalia y Sudán.

Medio Oriente experimentó el mayor aumento relativo de desplazados a raíz de la guerra de Iraq, de la que unas 700.000 personas escaparon el año pasado.

Por su parte, Sudán tuvo la mayor cantidad de desplazados del mundo, unas 5,8 millones de personas y más de la mitad de todas las del mundo junto a Colombia, 4,0 millones, e Iraq, 2,5 millones.

Los desplazados tienen una situación mucho más precaria que las refugiadas, señaló Vestvik. En parte, eso se debe a que tienen menos protección legal.

«Una persona que cruza la frontera está automáticamente protegida por la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, un documento vinculante» adoptado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1951, remarcó.

«Eso le da a los refugiados una serie de derechos como educación, protección y demás. En cambio, los desplazados carecen de derechos formales y ninguna convención internacional, por lo que están mucho más desprotegidos», explicó Vestvik.

Los desplazados están amparados por un conjunto de normas conocidas como Principios Rectores de los Desplazamientos Internos, también de la ONU.

Flyktninghjelpen preferiría no tratar de incluir los derechos de los desplazados en la convención sobre los refugiados por el momento, señaló Vestvik, porque las negociaciones podrían terminar criterios aún más frágiles que los acordados en 1951.

«El documento de los Principios Rectores no es tan sólido como la Convención sobre los Refugiados, pero sí ha desempeñado un papel importante», apuntó Vestvik.

«Puede ser que cambiemos de opinión en un futuro y decidamos renegociar el Estatuto, pero por el momento preferimos usar los Principios Rectores como táctica para convencer a la mayor cantidad de estados posibles de que cumplan con sus deberes», sostuvo.

El hecho de que los conflictos se vuelvan cada vez más brutales también perjudica a los desplazados.

«Es cada vez más difícil tan siquiera llegar hasta ellos. Un ejemplo es Afganistán, donde hay 160.000 personas fuera de sus hogares, de las cuales varias decenas de miles están en áreas a las que no podemos, o no nos dejan, llegar por razones de seguridad», apuntó Vestvik.

«Lo mismo sucede en Somalia, partes de Sri Lanka y otros países», añadió.

Lo más preocupante es que la mayoría de las personas que ahora abandonan sus hogares huyen de sus gobiernos, como sucede en 21 de los 28 países con nuevas situaciones de desplazamientos internos. La acción insurgente es responsable de desplazamientos en 18 estados.

«El régimen de Sudán es responsable de desplazamientos en Darfur. Hay muchas situaciones similares en las que los gobiernos trasladan personas de forma deliberada o impiden que trabajen organizaciones humanitarias», señaló Vestvik.

Además, hay muchos conflictos «olvidados» a los que la comunidad internacional no presta mucha atención.

«La verdad es que hay pocos conflictos que concentran gran parte de la atención y muchos que no forman parte de la agenda internacional y que, por lo tanto, no atraen donantes para financiar tareas humanitarias que llevan adelante organizaciones como la nuestra que dependen de ellos», explicó.

«República Centroafricana es un buen ejemplo de ello», añadió Vestvik. (FIN/2008)