General

Miente…que algo queda

Jul 23 2008

Martín Guédez

La insoportable cultura de lo efímero hace el resto…

Corrían los difíciles días para la Revolución Bolivariana -¿Cuándo no lo han sido?- del año 2005 cuando un titular a 8 columnas y letras rojas del diario caraqueño 2001 aterraba a quienes lo vieran con esta leyenda: «MISILES CON CABEZA NUCLEAR DE IRÁN A VENEZUELA». Luego del natural sobresalto se impuso la lectura en letra menuda de la noticia. En el desarrollo de la sensacional noticia un periodista del Bloque de Armas afirmaba que «por fuentes confiables que pidieron no ser identificadas supimos…» ¿Qué fue lo que supo el calenturiento periodista?, pues nada menos que ya había llegado al puerto de La Habana un carguero con misiles armados de cabeza nuclear que enviaba Irán a Venezuela.

A los pocos minutos el País de España, Mercurio de Chile, Comercio de Lima y por supuesto la cadena de televisoras y radioemisoras privadas del continente rebotaban la noticia. ¿Variación en el tema?: la fuente. Mientras para 2001 la fuente era «confiable» para el resto de rotativos era «la prensa independiente venezolana». A la semana de esta noticia el comandante en Jefe del Comando Sur de los EE.UU., John Carddock, expresaba en rueda de prensa la «preocupación profunda del Comando Sur ante la información confirmada por la prensa mundial de la posible existencia en Venezuela de misiles dotados de cabeza nuclear» ¡Listo!, ¡arreglado el paquete!, un invento Pentium de un periodista acaso entre los vapores de un buen güiski 18 años convertido en verdad incontrovertible.

El sociólogo francés Pierre Bourdieu definió esta máquina casi perfecta de fabricar verdades sobre la más peregrina mentira como «la circulación circular de la información», algo así como la irrupción de un fast thinking en la vida de la humanidad como contaminación de todo lo real. Una forma de apoyarse en la inmensa maquinaria de producir noticias que impide pensar, reflexionar o escoger entre la verdad y la mentira. Cuando superada la «noticia» por la siguiente «información» esta desaparezca del primer plano, el efecto habrá logrado su objetivo.

Ayer fue el mundo testigo de esta cínica forma de preparar a la humanidad para un brutal zarpazo del aparato militar al que sirve la maquinaria informática. El Presidente de la República, Comandante Hugo Chávez, ofreció una rueda de prensa en Moscú con motivo de su visita a Rusia. Como ocurre con las ruedas de prensa de Chávez se habló de lo humano y lo divino; entre otras cosas anunció un plan de inversiones conjuntas, la necesidad de seguir dotando a la Fuerza Armada Venezolana de medios de defensa, etc., etc.

Al término de la rueda de prensa, basados en una supuesta información obtenida de una fuente rusa, «Venezuela, compraría 30 mil millones de dólares en armamento a Rusia» y por otro lado «Venezuela ofrecía su territorio para instalar bases militares rusas». Ambas «noticias» fueron desmentidas por las autoridades venezolanas apelando a: 1) por la trascripción de la rueda de prensa, y 2) por la inobjetable prueba del vídeo. Sin embargo, no se apresuraron en desmentir el guiso, antes por el contrario lo dejaron rodar; aún en la mañana del día de hoy (miércoles 23 de julio) los programas de opinión de la televisoras privadas ofrecían la noticia como si nada y apenas señalaban (gestos, silencios y guiños de por medio) que habían sido «desmentidas por el ministro Izarra».

Definitivamente los pueblos del mundo tienen que poner a priori en duda todo cuanto se diga o escriba en esos medios, comenzando por la fecha, será la única forma de ponernos a salvo de semejante manipulación. ADVERTENCIA: Se ha demostrado que leer, oir o ver estos medios es nocivo para la salud. alainet