General

Obama evitará a toda costa guerra con Irán

Sep 17 2008

Por Bankole Thompson

DETROIT, Estados Unidos, sep (IPS) – De ganar las próximas elecciones de noviembre en Estados Unidos, el candidato por el opositor Partido Demócrata, Barack Obama, hará todo los esfuerzos para evitar una guerra con Irán, dijo a IPS su asesora en política exterior, Susan Rice.

En cambio, apostará a una intensa diplomacia para restringir el acceso de Teherán al poderío nuclear.

Rice dijo que Obama intentará ganar apoyo de la comunidad internacional para evitar que Irán desarrolle armas atómicas (algo que el gobierno de ese país niega procurar). Esa será una de sus principales prioridades en política para Medio Oriente, señaló.

«La opinión del senador Obama es que necesitamos endurecer nuestras sanciones colectivas y activar la diplomacia directa para hacer todo lo posible política y económicamente con el fin de evitar que Irán obtenga la capacidad de desarrollar armas nucleares, y así no recurrir a una guerra», explicó Rice.

A pesar del aumento de la retórica contra Teherán, documentos de inteligencia divulgados el año pasado contradicen las repetidas afirmaciones del presidente George W. Bush de que Irán procura fabricar armas atómicas. Un informe admite: «No sabemos si actualmente (ese país) intenta desarrollar armamento nuclear»..

«El senador Obama ha sido muy claro», dijo Rice. «Él cree que todavía tenemos tiempo para una robusta diplomacia respaldada por sanciones más severas. Pero además ha sido claro en que no podemos sacar ninguna opción de la mesa».

Al ser consultada sobre otras prioridades en Medio Oriente, esta ex directora de Asuntos Africanos en el Consejo de Seguridad Nacional durante el gobierno de Bill Clinton (1993-2001) subrayó la situación de seguridad en Iraq.

Rice dijo que Obama intentará retirar las tropas estadounidenses de forma «clara y segura», a la vez que «trabajar diplomáticamente con los iraquíes y con los países de la región con el fin de reunir apoyo para encontrar una solución política a la división entre chiitas y kurdos y ayudar a estabilizar» a ese país.

«Vitalmente importante y relacionado con eso está la necesidad de redoblar los esfuerzos para contrarrestar a (la red extremista islámica) Al Qaeda y al (movimiento islamista afgano) Talibán, que están resurgiendo en Afganistán y en Pakistán, y ayudar a estabilizar a Afganistán», indicó.

«Al mismo tiempo, trabajaremos efectivamente con las autoridades pakistaníes para erradicar a los renacientes elementos de Al Qaeda y del Talibán en las regiones fronterizas de Pakistán», añadió.

El analista Nazar Janabi, del conservador Instituto Washington para Políticas de Medio Oriente, dijo que era posible que un gobierno presidido por Obama redujera la brecha entre las facciones iraquíes, pero adelantó que tendrá problemas.

«El desafío será encontrar un terreno común entre esas facciones. Me parece que hallar el justo equilibrio sin sacrificar algunos de los intereses clave de Estados Unidos en Medio Oriente será muy difícil sin alguna forma de involucramiento o presencia a largo plazo», dijo Janabi.

«Dicho esto, me parece que Obama tiene una mejor imagen en Medio Oriente y es probable que tenga más credibilidad allí», agregó.

Janabi dijo que la posición de Obama de retirar las tropas estadounidenses de Iraq de una forma «responsable» era una muy buena idea. «Sin embargo, esto podría requerir mantener un importante contingente durante unos años. Los logros de seguridad en Iraq aún son frágiles», señaló.

En cuanto al conflicto palestino-israelí, Rice dijo que Obama apoyará a ambas partes «en sus esfuerzos por lograr una paz duradera basada en (la solución de) los dos estados, el judío y el palestino democrático viviendo lado a lado en paz y en seguridad».

Osama Siblani, editor del periódico Arab American News de Michigan –hogar de la mayor colectividad de descendientes árabes fuera de Medio Oriente–, dijo que el candidato demócrata tendrá mucho trabajo para convencer al gobierno israelí.

«No veo a Obama como un mediador. Necesita a un socio antes. Debes tener primero un socio que esté dispuesto a ceder y comprometerse, antes de hacer cualquier acuerdo de paz. Tienes que tener a un actor como Israel, que está violando el derecho internacional, dispuesto a participar», sostuvo.

Siblani dijo que está dentro de los intereses tanto de Israel como de Palestina alcanzar un acuerdo que permita la coexistencia de dos estados.

«Yo creo que la descuidada postergación del tema por parte del gobierno de Bush hace imposible que sea creado un estado palestino. El tema de los refugiados, el de Jerusalén, el de la falta de recursos en Gaza y el de la total pobreza deben ser atendidos. Debes tener las garantías para la paz y para la seguridad de ambos estados», sostuvo.

De todas formas, señaló que si Obama es elegido tendrá un gran apoyo debido a que «un presidente estadounidense tiene mucho peso» en Medio Oriente y contará con un Congreso legislativo dominado por los demócratas, lo que le facilitará las cosas.

Por otra parte está Pakistán. Tras la caída del hombre fuerte y aliado clave de Washington, Pervez Musharraf, asumió como presidente Asif Ali Zardari, viudo de la emblemática primera ministra Benazir Bhutto. Todavía no está claro cómo serán las relaciones entre Islamabad y Washington en la «guerra contra el terrorismo».

Obama «se opuso y objetó una política que ponía todos nuestros huevos en la canasta de un dictador –Musharraf­y a una política apoyada por George W. Bush y John McCain (el candidato por el gobernante Partido Republicano) que realmente afectó las aspiraciones demócratas para el pueblo pakistaní», dijo Rice.

«La postura de Barack Obama ha sido y sigue siendo que nuestro interés, el mejor a largo plazo, es que Pakistán sea una democracia estable y sostenible», agregó.

Musharraf, quien gobernó con mano de hierro ese país de Asia meridional desde el derrocamiento del primer ministro Nawaz Sharif en octubre de 1999, fue obligado a renunciar el 18 de agosto tras amenazas de juicio político. El momento más polémico de su gobierno fue cuando intentó convertir el sistema judicial en una herramienta política, despidiendo a los miembros de la Corte Suprema.

Rice dijo esperar que el gobierno de Zardari muestre más esfuerzos efectivos y concertados para combatir el terrorismo dentro de Pakistán, incluyendo a Al Qaeda y al Talibán. (FIN/2008)