General

Parlamentarios piden sancionar a Birmania

May 28 2009

Por Marwaan Macan-Markar

BANGKOK, 28 may (IPS) – Parlamentarios de Asia sudoriental exigieron que el gobierno militar de Birmania fuera suspendido del bloque regional por el injusto trato que brinda a la líder pro-democrática Aung San Suu Kyi, premio Nobel de la Paz.

Estos pedidos añaden presión contra el régimen birmano desde dentro mismo de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean).

«Hubo llamados a que sea suspendida la membresía de Myanmar (nombre oficial dado por la junta birmana al país)», informó Charles Chong, quien ha sido legislador durante 21 años del gobernante Partido de Acción Popular de Singapur. «Esto refleja una creciente frustración con Myanmar».

Chong cree que el bloque regional, que después de 42 años de su formación acaba de transformarse en una entidad con más severas reglas internas, debería incluso manejar medidas punitivas. «La Asean tendría también que considerar hacer más. No debemos descartar sanciones», dijo durante una conferencia de prensa esta semana en la capital tailandesa.

Con él coincidió un legislador de la vecina Malasia. «La Asean debería considerar seriamente el tema de sanciones», afirmó Lim Kit Siang, del opositor malasio Partido de Acción Democrática.

Ambos legisladores son miembros de un grupo regional creado en 2004 para presionar por reformas políticas y democráticas en el régimen militar birmano. El Bloque Interparlamentario de la Asean por Myanmar (AIPMC) no escatima palabras para instar a lo gobiernos de la región a que actúen por cambios concretos en esa nación paria.

«Los parlamentarios de AIPMC exhortan enérgicamente a los países de la Asean a que dejen de proteger al régimen de Myanmar y en cambio lo expulsen del grupo hasta y a menos que Aung San Suu Kyi sea liberada y se pongan en práctica esfuerzos genuinos para iniciar una reconciliación nacional», señalaron los legisladores en una declaración esta semana.

«El AIPMC además insta a los estados miembros de la Asean a que consideren imponer sanciones contra los generales del régimen militar y su administración si siguen sin respetar la Carta del grupo y continúan oprimiendo a su pueblo», añadió.

El AIPMC cuenta con la representación de seis países de la Asean: Camboya, Filipinas, Indonesia, Malasia, Singapur y Tailandia. Los otros miembros del bloque regional son Brunei, con una monarquía absoluta, Laos y Vietnam, con regímenes de partidos únicos comunistas, y Birmania.

El llamado de los parlamentarios a suspender a Birmania de las filas de la Asean fue motivado por el juicio en marcha desde el 18 de este mes contra Suu Kyi en la infame prisión de Insein, en Rangún.

El régimen acusó a esta líder opositora de 63 años de violar los términos de su detención domiciliaria, que ya cumple 13 años. Si es hallada culpable, Suu Kyi podría ser sentenciada a cinco años más de prisión.

Las acusaciones de la junta militar fueron hechas luego de un extraño incidente que involucró a un ciudadano estadounidense que ingresó a la casa de Suu Kyi atravesando a nado el lago que la rodea y se quedó allí sin haber sido invitado a comienzos de este mes. John William Yettaw, un mormón y ex veterano de la Guerra de Vietnam de 53 años, también está siendo juzgado.

Además, son sometidas a juicio dos asistentes domésticas de Suu Kyi.

Observadores de la situación birmana coinciden en que el último esfuerzo de la junta contra Suu Kyi es un intento de impedir que el ícono democrático del país influya en las elecciones generales previstas para 2010.

La junta incluyó los comicios del año próximo en su supuesta «hoja de ruta hacia la democracia», aunque adoptó varias medidas restrictivas en la nueva Constitución aprobada el año pasado en polémicas circunstancias, incluyendo denuncias de fraude.

Estas reformas no han convencido a un creciente número de países preocupados por la realidad birmana. Cancilleres que participaron el martes en Hanoi de la Reunión Asia-Europa (ASEM) divulgaron una declaración que le daba escasa maniobra al régimen militar birmano.

En un comunicado de prensa, la ASEM (que paradójicamente integra Birmania) instó a la junta a levantar todas las restricciones a los partidos y liberar a Suu Kyi y a los más de 2.100 presos políticos.

Por su parte, el gobierno de Estados Unidos anunció que extendería un año más las severas sanciones económicas que impuso a Birmania. Mientras, el secretario general de la Organización de las Naciones Unida, Ban Ki-moon, anunció planes de visitar el país asiático.

«El régimen militar está al tanto de la creciente presión y siente el calor», dijo Soe Aung, portavoz del Foro por la Democracia en Birmania, integrado por activistas en el exilio. «Y esta presión es motivada por el propio régimen, nadie más», añadió.

«También hay un debate en la Unión Europea sobre las sanciones», añadió, y señaló que ese bloque podría endurecerlas.(FIN/2009)