General

Brecha entre oferta y demanda de agua crecerá 40% hasta 2030

Nov 24 2009

Por Matthew Berger

WASHINGTON, 24 nov (IPS) – La demanda de agua en el planeta será 40 por ciento mayor a la oferta para 2030, por lo cual se debe adoptar cuanto antes un enfoque equilibrado que permita una administración eficiente del recurso, señaló un estudio conjunto del Banco Mundial y empresas internacionales.

El trabajo, elaborado por el Grupo de Recursos de Agua 2030 –integrado por la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial, la firma consultora McKinsey & Company y varias empresas de alimentos, como The Coca Cola Company y Nestlé SA— pronostica que el crecimiento poblacional y el desarrollo económico harán que un tercio de los habitantes del mundo sólo puedan acceder a la mitad del agua que necesitan diariamente.

«La conversación que se necesita entre los actores, entonces, es sobre las prioridades económicas y sociales de un país, sobre que se necesitará agua para satisfacer esas prioridades y sobre qué desafíos merecen la pena para tener esa agua disponible», señaló el heredero de la corona de Holanda, el príncipe Willem-Alexander, presidente de la Junta Asesora sobre Agua y Saneamiento de la Secretaría General de la Organización de las Naciones Unidas, en el prólogo del trabajo.

El informe subraya la necesidad de un enfoque que promueva un uso más eficiente del agua, y dejar de lado las «medidas tradicionales de suministro», como la desalinización y la mejora de la infraestructura subterránea.

«Algunas soluciones podrían requerir cambios políticos impopulares y la adopción de técnicas para ahorro de agua y tecnologías para millones de agricultores», alertó Willem-Alexander.

En sus recomendaciones, el informe, titulado «Charting Our Water Future: Economic frameworks to inform decision-making» (Trazando nuestro futuro con el agua: marcos económicos para informar a los que toman decisiones) fija un precio para cerrar la brecha del agua.

Si se adoptaran solo medidas concentradas el suministro, se necesitaría una inversión anual de 200.000 millones de dólares al año para cerrar esa brecha, en tanto que un enfoque que equilibre la demanda y el suministro costaría entre 50.000 y 60.000 millones de dólares al año.

El actual gasto en provisión de agua es menor a 50 millones de dólares al año, indica el informe.

Este podría ser un precio pequeño para asegurar el más necesario recurso de la humanidad, y parece aun más pequeño cuando se pone en un contexto económico mundial. Los 60.000 millones de dólares al año representarían apenas 00,099 por ciento del producto interno bruto mundial (PIB) de 2008, que fue de 60,6 billones de dólares.

«No le damos valor al más precioso recurso que tenemos en la Tierra», dijo el presidente de Nestlé, Peter Brabeck-Letmathe, en una charla sobre el informe realizada en las oficinas del Banco Mundial el lunes. El empresario señaló que las personas tienen derecho al agua, pero indicó que es necesario impedir un consumo excesivo que desperdicie el recurso.

Es importante destacar que Nestlé y Coca Cola son importantes actores en la industria del agua embotellada, repetidamente acusada de producir una gran cantidad de desechos para vender el producto más básico del planeta a precios innecesariamente elevados. Estas cuestiones no fueron directamente abordadas en el informe.

El estudio explica que la brecha pronosticada no es entre las necesidades proyectadas para 2030 y la cantidad de agua dulce del planeta, sino entre las necesidades proyectadas y el «accesible, confiable y ambientalmente sostenible suministro» del líquido, que es mucho menor que la cantidad absoluta bruta de agua disponible en la naturaleza.

Los autores del reporte consideran el agua un asunto local que requiere de necesidades específicas al contexto.

El informe señala las diferencias en cuatro lugares representativos: China, India, Sudáfrica y el estado brasileño de Sao Paulo. Juntos, esos cuatro países representan 40 por ciento de la población mundial, 30 por ciento del PIB y 42 por ciento de la demanda proyectada de agua para 2030.

«No hay una sola crisis del agua», subraya el estudio. «Diferentes problemas, incluso en la misma región, afrontan problemas diversos, y las generalizaciones son de poca ayuda». (FIN/2009)