General

Fuerzas armadas siglo XXI

Mar 15 2010

Por Alex Lebel (*)

Las guerras del siglo XX se desarrollaron según un eje Este-Oeste y sus principales combatientes, fueron potencias del hemisferio Norte: Estados Unidos, Alemania, Rusia, Francia, Japón y Gran Bretaña.

No nos atrevemos a predecir que las contiendas del siglo XXI vayan a tener el mismo eje, sino por el contrario pensamos que no sería descabellado pensar, que la tendencia de la nueva confrontación, sea en el sentido Norte- Sur, con y a pesar, del alto contenido económico , que sin duda, caracterizará cualquier conflicto en el futuro.

No todos los analistas, asignan al hemisferio Sur un protagonismo tal, como para verlo en guerra contra el rico hemisferio Norte. Quizás por eso, plantean como hipótesis mas probable, que la confrontación a nivel mundial, podría darse entre el mundo occidental y cristiano, contra el mundo islámico.

Para llegar a conclusiones más o menos valederas , respecto a las posibilidades de estar envueltos en un conflicto bélico ,les propongo algunas reflexiones, apoyándome -entre otras cosas- en que hace unos años atrás, tuve la oportunidad , de asistir a una conferencia en la ciudad de Paris , sobre: “LAS FFAA Y SU ROL EN LA SOCIEDAD FRANCESA“ . En esa oportunidad me llamó mucho la atención, la disertación de un Coronel del Ejército Francés, catedrático de la Sorbona y Presidente de la “Fundación de Estudios de la Defensa Nacional de Francia”, de nombre, Pierre Dabezies.

Este profesor, alertaba vehementemente acerca de los riesgos que representaba, “el no tener una respuesta militar creíble”
Decía Dabezies,…”ahora que el muro de Berlín cayó, comenzará un tiempo de reordenamiento geopolítico y reflotarán decenas de conflictos, que habían permanecido comprimidos… Y continuaba:”… aparecerán nuevos enemigos, para que el Imperio (refiriéndose a EEUU) tenga siempre un motivo de presencia y pretexto, para el ejercicio de la tutela mundial”.

Volviendo a Dabezies. A través de estas aseveraciones, el Coronel, justificaba porqué, “Francia, no quería demasiada presencia de la NATO en Europa” y agregaba que: … ” No le convencía en absoluto, la prédica de EEUU”, en el sentido de convencer a sus socios-aliados, para que el sobrante de poder de la Alianza Atlántica, fuera eventualmente traspasado al hemisferio Sur, creando una subsidiaria, que se llamaría SATO.

Curiosamente esta SATO (OTAS) había sido ya planteada durante la dictadura uruguaya, por el tristemente recordado Vicealmirante, Hugo León Márquez, aquél de coleccionadles discursos, quien infructuosamente invitó a la Sud África del “apartheid” y al Brasil a formar parte del emprendimiento.

El Coronel Dabezies decía : “ Nada de la NATO y mucho menos de la SATO, porque…. ¿cuanta complicidad agregaríamos a la oscura historia francesa , si apoyáramos la idea de , utilizar a los países del Atlántico Sur, para resolver temas, que son sólo para nuestro interés y beneficio ?“.

Sin duda, frases para reflexionar.

Si Francia, un país con potencial nuclear y altamente industrializado cuestiona seriamente las orientaciones político- militares de la NATO, particularmente la de los Estados Unidos, acaso será saludable y razonable, pensar seriamente:

¿Es conveniente para nuestro país, asociarse militarmente a los EEUU?

La respuesta sensata parecería ser: NO.

Por otro lado , ¿tendría algún beneficio político o estratégico , que en América Latina ,algún país, sintiéndose iluminado , interviniera y/o asumiera responsabilidades internacionales ,al nivel de potencia mundial, con una organización militar, claramente influenciada por los Estados Unidos, como hizo la Argentina de Menem ,enviando un buque a la guerra del golfo?
La respuesta es, otra vez….NO

¿Acaso no se correría el riesgo, de que ese país iluminado, tendiera a volverse el testaferro del Imperio, para tutelar a los demás?

¿Acaso esto no estuvo planteado por EEUU, durante décadas como destino final para la dictadura militar argentina, o su homónima brasileña, cuando se esgrimió la teoría del “Gendarme Privilegiado”?, o sea, aquel que resultara electo para cuidar los intereses de los EEUU en su “patio trasero”, sería agraciado con el grueso de la ayuda militar y económica.

La historia dice que Brasil ganó pírricamente las preferencias imperiales.

De todas maneras, brindemos otra oportunidad a nuestra duda, porque……. ¿Si acaso se participara de esa organización, se prepararía así, seriamente a los países latinoamericanos, para la defensa de sus intereses en la eventualidad de una contienda?
La respuesta es nuevamente …. NO.

Todo indica ,que de producirse un conflicto a escala mundial, o en el caso del manejo de las crisis , de los conflictos de baja y mediana intensidad , la decisión militar final , la tomarán los miembros de este club exclusivo, llamado NATO o los propios EEUU.
Aquí en este Club, no existe la democracia.

Ningún país Latinoamericano será consultado, ni siquiera escuchado.

No olvidemos, que la propia Organización de Naciones Unidas, ha sido desconocida una y otra vez y que la política exterior de los Estados Unidos, ha forzado a la NATO a asumir nuevas y controvertidas funciones, en medio de la creciente desconfianza de los socios, debido a la pérdida de prestigio internacional que les acarrea, porque son contrapuestos, los intereses de los miembros del club.

Frente a todo este panorama, es casi lógico, que los países, se sientan inclinados a incrementar sus propias medidas de protección, en lugar de desarrollar las tan publicitadas “Medidas para construir la confianza mutua”.

Demás está decir, que las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad, no hacen nada efectivo para modificar esta tendencia al armamentismo.

En el año 1995, el Consejo de Seguridad hizo un sorprendente”MEA CULPA” y reconoció, que: …”el exceso de capacidad de producción de equipos militares, de los países industrializados, alimentan en medida cada vez mayor, los mercados de armas del mundo en desarrollo“.

Efectivamente, la lista de los cinco mayores exportadores de armas del mundo, incluyen a las cinco naciones, miembros permanentes, del Consejo de Seguridad.

La cuestión, es que, dentro de los nuevos conceptos, de la diplomacia preventiva y al compás del rumbo, que impone Estados Unidos, el Consejo de Seguridad decrece en importancia y credibilidad.

Así vemos , que las misiones de preservación de la paz de las Naciones Unidas , se confunden ,con las de aquellas, que implican por sí y ante sí ,el derecho de injerencia del poderoso de turno , llevando a que las llamadas urgencias humanitarias, desdibujen sus propios límites, orillando peligrosamente las fronteras, de la legitimación por exceso de la coerción, violando claramente, una y otra vez , el principio de la no intervención.

Se debería exigir, a las Naciones, que integran el Consejo de Seguridad, que tengan más transparencia en sus procedimientos!
PERO!!

….¿. Quien se anima a hacerlo ?….

Son tiempos difíciles para las Naciones Unidas, su propia supervivencia está siendo cuestionada.

Sus intervenciones en misiones de paz, pocas veces logran el objetivo, y ya no resulta extraño, que las intervenciones militares de un país sobre otro, reciban la bendición legalizadora de la Organización de Naciones Unidas, después del hecho consumado.
No olvidemos, el lastimoso papel, de la participación complaciente, de países pobres, en misiones de “paz“.

En Irak, fue España, Polonia, Turquía y algunos países Centroamericanos, quienes para ello se prestaron.

Se ha proclamado una y mil veces, la finalización de la llamada “Guerra Fría”, que de fría no tuvo nada. Era la confrontación de la OTAN con el Pacto de Varsovia, que en los hechos, era una guerra caliente, de alcance global, que también nos involucró y nos dejo secuelas.

La llamada lucha contra el “ Marxismo Internacional “ , significó para nosotros la Dictadura Militar, conocida con el generoso nombre de “ proceso cívico-militar “. Que finalizó dejando profundas heridas en nuestra sociedad, que a pesar del tiempo transcurrido ,también deberán ser atendidas seriamente, por razones de estricta justicia y para evitar , en lo posible , que sigan siendo motivo de confrontación y debilidad en lo interior.

Los EEUU obtuvieron en nuestro país, su logro, al reorientar el rumbo del pensamiento de las FFAA, partiendo de la premisa de que “el enemigo estaba adentro y era un desviado ideológico, al servicio de otro país, enemigo por antonomasia (La URSS)”.
Dentro de esta lógica, no era necesario tener el armamento tradicional de un Ejército , sino uno, que se adecuara a la nueva concepción ,cuyo correlato era transformar la función militar en “ policial “ , es decir , al ejército en una Guardia Nacional ( aunque no lo dijeran abiertamente).

Así, poco a poco, todo, absolutamente todo el material y su doctrina de empleo, fue dirigida al “enemigo interno”.
Aparecieron créditos blandos y donaciones de equipos militares, destinados solo a los objetivos fijados por el Pentágono.
Recordemos, que mientras se promocionaban las victorias mediante comunicados y partes de guerra, en los enfrentamientos con el MLN, Brasil, silenciosamente ocupaba definitivamente un trozo de territorio Nacional y fundaba un pueblo, llamado Albornoz.

Para esta acción militar de agresión a nuestra soberanía, no hubo respuesta ni parte de guerra.

Hoy, a mas de treinta años, de estos hechos, seguimos constatando, que NO tenemos NINGUNA capacidad militar.

Nada de Nada.

Dejemos un momento nuestro país, para ver que ocurre en el panorama Internacional.

Decir que el mundo es más estable, porque se disolvió la antigua URSS, constituye un pensamiento infantil, porque en los hechos la caída del muro de Berlín, lo que hacía era dar comienzo a un período de realineación geopolítica.

Se suele perder de vista, que la Unión Soviética, creció a lo largo de más de mil años, de los cuales, solo los 75 últimos, fueron bajo las reglas de los soviet. Ya sea, bajo los zares, ya sea bajo los comunistas, ya sea en la actual democracia sui generis, Rusia en todo tiempo, ejerció una marcada influencia, diplomática y militar, que difícilmente cambie 180 grados, de un día para el otro, en los nuevos países independientes.

Como si fuera poco, además apareció China.

Una China, no del opio, ni del dragón de papel, ahora este dragón es una potencial económica de primer orden y además…NUCLEAR.

Muchos de estos países, (nuevos y viejos al mismo tiempo), con capacidades militares importantes, pueden sentirse tentados a reivindicar viejas aspiraciones de sus pueblos, a través de los instrumentos militares.

El desmembramiento de la URSS, nos ha llevado nuevamente a la situación, que imperaba al finalizar la Primer Guerra Mundial, cuando los imperios multiétnicos de Austria-Hungría y el otomano colapsaron.

Fueron los diplomáticos europeos, junto a los americanos, quienes dibujaron las nuevas fronteras de Europa del Este y del Oriente Medio, con total prescindencia de sus poblaciones.

La soberbia imperial, creó países y fronteras, con muy escasas nociones de la realidad de esos pueblos, desconociendo los límites étnicos y religiosos, que por siglos existían.

Había potenciales motivos de conflicto, que se habían mantenidos “debajo de la alfombra “gracias al equilibrio de fuerzas, del mundo BIPOLAR. Equilibrio, que se ha roto y ahí están las guerras en Irak, Afganistán y los Balcanes, que son solamente unos pocos ejemplos, de nuestra apreciación de la situación.

Otro motivo más, de preocupación, lo constituye la desigualdad de los países ricos versus los países pobres. La población mundial se duplicó desde la Segunda Guerra Mundial y las explosiones demográficas, van a ocurrir en el hemisferio Sur, allí donde la gente va a ver la luz, en sociedades dentro de las cuales, muy pocos tendrán oportunidad de triunfar por la escasa movilidad social hacia arriba.

La poca o ninguna educación, es un freno a sus necesidades más elementales. Entre China y la India suman más de 2400 millones de seres, que presionan más y más. A las que Latino América, agrega 400 millones adicionales.

A la hora de pensar , en la necesidad de tener o no tener una Institución Armada, aquí en el Uruguay o en cualquier país del mundo,( independientemente de la voluntad más firme , de evitar las guerras ) , se debe hacer un análisis serio ,de las posibles amenazas , antiguas , presentes y potenciales.

Debemos pensar, si es probable, que nuestra supervivencia como Estado soberano, sea cuestionada, entre otras cosas, por amenazas armadas.

Es elemental, que si la nación carece de credibilidad, en cuanto a una capacidad mínima de respuesta militar, un cuestionamiento deja de ser una entelequia, para convertirse en una negra perspectiva y estaremos asumiendo un riesgo, que más que importante, es suicida!

Analicemos algunos hechos del pasado, para afirmar este pensamiento:

* En los años 70, con la llamada operación “Celeste “, Brasil estuvo a 24 horas de invadir Uruguay (preveían hacerlo en solo 30 horas), si ganaba las elecciones el Frente Amplio.
* Durante la Guerra de Malvinas, los buques de “Su Majestad Británica“, se abrogaron el derecho de autorizar el ingreso y salida de los buques del Rió de la Plata. . El Foreign Office, ordenó a la Armada Uruguaya a mantenerse en Puerto.
*Para las ultimas operaciones Unitas , los EEUU impusieron al Uruguay , la realización de determinados ejercicios , fundamentalmente de asalto anfibio, sobre nuestras costas ( ensenada del potrero ) y paralelamente , dispusieron que equipos especiales de “marines” realizaran “estudios” , abriendo nuevos pozos de agua potable “ para beneficio de los agricultores”.
* En todas y cada una de estas operaciones combinadas, concurren a nuestro país buques de operaciones estratégicas, con armamento y/o propulsión nuclear.
También en el resto del continente sudamericano, hay situaciones de potenciales conflictos bélicos, que son alentados o bajados de nivel, por decisiones, que nos vienen de afuera, a saber:
* La presencia de tropas norteamericanas en Colombia, (las bases con mas de 4000 infantes, que incluye aviones y helicópteros de combate) con la excusa de su lucha contra el narcotráfico.
*Las disputas limítrofes de Bolivia, Ecuador, Perú y Chile.
*La situación colonial de las Islas Malvinas y de la Guayana Francesa, con su desproporcionado despliegue militar.
*Las apetencias de poderosas multinacionales, por el petróleo Venezolano, los minerales de Bolivia, la madera de la Amazonia y nuestro acuífero Guaraní.

Si sigue siendo válido, aquello de que: “Plantear correctamente un problema, es casi resolverlo”.

Comencemos a plantearnos, que FFAA necesitaremos en el siglo XXI.

HOY, no tenemos ninguna capacidad de disuasión militar.

Para terminar, recordemos algunas posturas de estrategas universales:
*Decía el General Andre Beaufre (1902-1977): “La disuasión es en definitiva, el elemento que tiende a impedir, que una país tome la decisión de emplear sus armas, para imponer su razón a otro “
*Decía el Mayor General Kart Haushofer (1869-1946): “En la vida Internacional, como en ningún otro campo, vale la expresión: la necesidad no conoce la ley “y agregaba “el derecho en la tierra y en el mar significa relativamente poco, cuando las potencias saben, que sus intereses vitales peligran “
El análisis de algunos de estos hechos, serán capitales al momento de evaluar la necesidad de “tener que”, y poder, “mostrar los dientes”.

No podemos esperar más, hace ya mucho tiempo, que estamos sin dentadura.

(*) Capitán de Navío. Uruguay. Artículo publicado en «Bitácora» de Montevideo.