General

Crecimiento XL

Ago 24 2010

Editorial – El País

Moderación salarial y contención del paro con estímulos públicos son las claves del PIB alemán

24/08/2010 .El registro de crecimiento de la economía alemana en el segundo trimestre del año, 2,2% interanual, ha sorprendido favorablemente a propios y extraños: el propio Bundesbank se ha visto obligado a revisar de forma significativa el comportamiento previsible para el conjunto del año. Frente al 1,9% previsto hace apenas dos meses, el banco central anticipa para 2010 un ritmo de crecimiento del 3%.

Un crecimiento «XL», como lo ha clasificado el propio ministro de Economía alemán, que ha tenido en el dinamismo de sus exportaciones su principal apoyo y en los bajos tipos de interés un cómplice muy activo de la recuperación de la salud financiera de las empresas. Tampoco hay que descartar el clima de entendimiento laboral en un país en el que la combinación entre gasto público para sostener el empleo y contención de costes salariales, fortaleció la capacidad competitiva de las empresas.

Este despegue se ha producido a pesar de un sistema bancario débil, necesitado de apoyos adicionales, como ha reclamado el presidente del Bundesbank, Axel Weber, al margen de los órganos de gobierno del BCE para el conjunto de los sistemas bancarios de la eurozona. Weber reclama continuidad de la disponibilidad ilimitada de liquidez a los bancos al menos hasta bien entrado 2011.

El horizonte que cabe anticipar para el resto de las economías de la eurozona no es ni mucho menos equivalente. El Gobierno francés acaba de advertir de la revisión a la baja de sus previsiones de crecimiento del PIB en 2011, desde el 2,5% al 2%, al tiempo que las economías consideradas periféricas, de forma destacada la española, se mantendrán significativamente rezagadas. Y mientras no se registren ritmos de crecimiento aceptables, las posibilidades de crear empleo se alejan y, con ellas, las de un saneamiento sostenible de las finanzas públicas.

Si la expansión alemana se prolongara suficientemente podrán salir beneficiadas algunas de esas economías de la eurozona hoy más deprimidas. La española tiene a la alemana como su principal socio. Pero solo aquellas empresas capaces de aprovechar con exportaciones suficientemente competitivas (servicios de turismo incluidos) podrán sacar partido de esa singular bonanza germana, sin llegar en todo caso a compensar el estancamiento con el que el conjunto de la economía española aborda el final del año.