General

HONOR AL PADRE DE LOS ESTUDIOS SOBRE LA PAZ

Dic 13 2010

Por Dietrich Fischer (*)

BASILEA, Nov (IPS) Johan Galtung, universalmente reconocido como “el padre de los estudios sobre la paz”, quien recientemente cumplió 80 años, ha sido distinguido en Corea del Sur con el Premio de la Paz DMZ 2010 por su “muy duradero trabajo por la paz mundial y la reunificación de Corea”. La ceremonia de premiación se hará en Seul el 7 de diciembre.

Ahora, cuando la tensión entre Corea del Sur y del Norte se ha agudizado, son más actuales y necesarias que nunca las propuestas que desde
hace años este académico noruego viene presentando para poner fin al conflicto.

La zona desmilitarizada entre los dos Estados coreanos (DMZ) ha sido una frontera plena de tensión desde el fin de la Guerra de Corea en
1953, pero debería ser convertida en una zona de paz, un lugar de diálogo, de comercio y de cooperación, según propone Galtung, quien desde
1972 trabaja persistentemente para promover la paz en la península coreana.

Sobre la base de los escritos de Galtung, señalamos algunos puntos clave de sus análisis.

Galtung enfatiza la necesidad tanto de una paz negativa –la ausencia de violencia- como positiva –cooperación para beneficio mutuo- para ambos Estados coreanos. La violencia es al conflicto lo que el humo para el fuego. Para librarse del humo es necesario extinguir el fuego y para evitar la violencia es necesario resolver el conflicto subyacente.

El Occidente describe la raíz del conflicto como el ataque de Corea del Norte contra Corea del Sur en 1950, al comienzo de una guerra que no ha terminado con un tratado de paz. Esa fue la primera vez desde 1812 que Estados Unidos no ganó una guerra. Pero esto fue precedido por el
Memorando Taft-Katsura de 1905 acerca de zonas de interés, que dio Filipinas a Estados Unidos y Corea a Japón; por la ocupación colonial japonesa de Corea (1910-1945); la partición de Corea en 1945 y el levantamiento de Jeju en 1948 contra la ocupación estadounidense, que fue brutalmente reprimida por tropas surcoreanas bajo comando norteamericano.

Es cierto que hay violaciones de los derechos humanos en Corea del Norte, pero lo mismo ocurrió en el Sur durante la dictadura militar. Corea del Sur cambió. Lo mismo ocurrirá con Corea del Norte, espera Galtung, siguiendo la senda de China y Vietnam, que han adoptado una combinación de capitalismo y socialismo con rápido crecimiento económico.

Galtung no prevé un colapso del gobierno norcoreano y una toma del poder por parte del Sur, como ocurrió en Alemania en 1989-90, sino
que aboga por un proceso gradual que comenzaría con una cooperación funcional (como ocurrió con la Comunidad Europea del Carbón y del Acero de 1951) que conduzca posteriormente a una cooperación más estrecha y a instituciones conjuntas.

El pueblo coreano debería unirse lo antes posible a través de viajes libres y cooperación económica entre el Norte y el Sur.

Galtung ve un potencial en una Asociación de los Países Budistas Mahayana, que tienen una cultura común: Corea Norte y Sur, China (incluyendo Hong Kong, Macao y Taiwán), Japón y Vietnam. Una asociación de ese tipo podría producir bienes con la calidad japonesa y surcoreana, a los precios de China, Vietnam y Corea del Norte.

Si la Unión Soviética hubiera adoptado lo que ahora en China es llamado “capi-comunismo” podría haber sobrevivido. Pero estaba demasiado presa del dualismo de Occidente, según el cual sólo hay un único sistema correcto. Los países del Este asiático comprenden que puede haber varias verdades y entonces eligen lo mejor de varias escuelas de pensamiento, incluyendo el budismo, el confucianismo, el taoísmo y el cristianismo. Por lo tanto también pueden combinar el socialismo y el capitalismo.

El principal conflicto no es entre Corea del Norte y Corea del Sur, sino entre Corea del Norte y Estados Unidos sobre la firma de un tratado de
paz y la normalización de las relaciones diplomáticas, a lo que Washington se ha opuesto hasta ahora. Es comprensible que Corea del Norte
busque tener una fuerza nuclear disuasiva mientras Estados Unidos mantenga armas nucleares estacionadas en Corea del Sur y se niegue a la
firma de un tratado mutuo de no agresión. Si Estados Unidos firmara tal tratado, normalizaría las relaciones diplomáticas y el deseo de Corea
del Norte de poseer armas nucleares perdería su fundamento.

Galtung también propone una Conferencia para la Seguridad y la Cooperación para el Noreste de Asia con todas las partes y todos los temas en la mesa, tal como fue la Conferencia de Helsinki (1972-75), que preparó el fin de la Guerra Fría en Europa. Esta conferencia podría crear una
organización para hacer frente a las cuestiones de seguridad y cooperación regionales.

El vasto conocimiento de Galtung, que ya medió en más de un centenar de conflictos internacionales a lo largo y ancho del mundo, le ha ayudado a ver soluciones que otros han pasado por alto. Por sus infatigables esfuerzos para promover la paz, no sólo en Corea sino también por todo el mundo, y habiendo ayudado a evitar varias guerras, no hay dudas de que mereció ampliamente el Premio de la Paz DMZ que le otorga Corea del Sur. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) Dietrich Fischer es el director académico de la World Peace Academy en Basilea y director de TRANSCEND University Press