General

FSM: UNA ESTRATEGIA DE COMUNICACIONES PARA GANAR LA BATALLA DE IDEAS

Mar 31 2011

Por Mario Lubetkin (*)

ROMA, Mar (IPS) Es paradójico que, mientras la historia le está dando la razón al Foro Social Mundial en algunos de sus postulados capitales, esto no sea noticia para la mayoría de los grandes medios de comunicación, los «hacedores de opinión pública». Esta sordina que se le aplica al FSM es claramente un obstáculo para su expansión y motivo de preocupación y de búsquedas de superación para muchos de sus innumerables organizadores y participantes.

Así la reconoce la declaración conclusiva de los Movimientos Sociales del FSM, del 10 de febrero, al decir que el FSM libra «una batalla de ideas, en la que no podremos avanzar sin democratizar la comunicación.»

Es curioso, que cuando hace un decenio se celebró en Porto Alegre el primer Foro, se precipitaran a cubrir sus debates centenares de periodistas de todo el mundo y el resultado fuera notable en términos de espacio en diarios y audiencia televisiva.

Puede aducirse que esto se debió a la novedad que representaba esta congregación de fervientes militares que proclamaban que «Otro mundo es posible» y que, el que estábamos viviendo desaprensivamente, se encaminaba hacia una crisis irreparable.

La sorpresa fue aün mayor cuando al año siguiente (2002) algunos miembros del FSM -aún más numeroso al igual que en los años siguientes- como el brasilero Luiz Inácio Lula da Silva, se transformaron en presidentes de sus propios paises.

Pero esa novedad, en apariencia, iba a contramano de la historía, ya que en esos mismos años y si exceptúan algunos tropezones como el estallido en el 2000 de la llamada «burbuja punto com» que entre ese año y el 2003 hizo quebrar 4.854 compañías de servicios en el marco de Internet, el capitalismo -especialmente el financiero- navegaba a toda vela: sometía a la economía real, aceleraba el Producto Bruto Mundial y el comercio internacional, lograba para sus empresas -bancos, especialmente de inversiones y compañías aseguradoras- ganancias fabulosas y aseveraba que la prosperidad no tendría fin

Con tenacidad y riqueza argumental el FSM denunció desde sus primeros años y hasta que se comprobó su «profecía», los errores de la ideología neoliberal, del Consenso de Washington que el Fondo Monetario Internacional imponía a los paises del Sur, de la liberalización a ultranza, de la fe ciega en el mercado como rector de la economía y el veto contra toda acción reguladora del mercado y especialmente de los grupos financieros que practicaban una especulación desbocada, llevarían a un desastre planetario. Así fue.

Esta parábola podría hacer suponer una acrecentada curiosidad periodística hacia los análisis, diagnósticos y previsiones de los que
es FSM es pródigo, pero ha sucedido exactamente lo contrario. En estos últimos años y más acentuadamente desde la gran depresión mundial comenzada en 2008 y aún lejos de haber sido superada, la presencia de los medios en los foros no ha hecho sino disminuir.

Quizá fue más lógica la paralela disminución de la atención periodística en relación las reflexiones del Foro Económico Mundial, ya que algunas de sus principales tesis, se demostraron equivocadas.

Naturalmente, en parte esta contradicción se deduce de las características y de errores del propio Foro Social Mundial. La evaluación de este tema es importante pues el FSM es, a escala mundial, el mayor momento de agregación de la sociedad civil. Entre los factores a considerar, cuentan los siguientes:

–La estructura de los foros consiste en numerosos encuentos temáticos simultáneos. Los periodistas, individualmente, tienen que
seleccionar los debates a los que asistirán y es difícil que puedan formarse una visión de conjunto. A esto se agregan defectos
organizativos, que fueron particularmente sensibles en el último Foro celebrado en Dakar En consecuencia, muchas de las
reflexiones, inclusive las más válidas sugerencias de soluciones a los problemas encarados se pierden a causa de la dispersa forma organizativa del FSM.

–En términos generales los periodistas que cubren los encuentros no están suficientemente capacitados. Es cierto que sólo profesionales particularmente calificados pueden seguir debates especializados sobre temas tan variados como ecología, finanzas, derechos relacionados como las distintas minorías y discusiones sobre temas filosóficos, políticos, teológicos, sociológicos, etcétera.

–El FSM ha carecido hasta ahora de una verdadera estrategia en el área de comunicaciones. No obstante la extraordinaria capacidad de convocatoria del FSM entre las organizaciones de la sociedad civil, su estrato directivo-organizativo es reducido y cuenta con
escasos recursos que lo limitan. Pero podría obtener mejores resultados si, precisamente. se comprendiera que la comunicación es un tema estratégico.

–El escenario de los medios de comunicación de masas se ha modificado en este decenio y obliga a repensar los métodos de comunicación ante nuevos y destacados actores como las diversas vías existentes por medio de Internet, las redes sociales, grandes medios alternativos como Al Jazeera y blogs como Huffington Post que han demostrado mucho interés en estas temáticas.

La coincidencia de la realización del Foro de Dakar con los movimientos que sacudieron los regímenes del Norte de África ha transmitido un vibrante y aleccionador estímulo a los debates y a todos los círculos vinculados al FSM al demostrar la eficacia y la potencialidad, para quienes se proponen edificar «Otro Mundo», de nuevas formas organizativas y de comunicación de los ciudadanos. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) Mario Lubetkin es el Director General de la agencia de noticias Inter Press Service (IPS).